ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE NOVIEMBRE (III): EMILIO PINEDA, PERIODISTA @EmilioPineda_

En esta tercera semana del mes de noviembre, nos llegan las Cinco Palabras del periodista, Emilio Pineda. Un profesional que lleva veinte años dedicado al periodismo en diferentes medios, aunque en los últimos años está al frente de Madrid Directo en Telemadrid, donde trabaja desde el 2015.

Hoy queremos dar las gracias a radio Labarandilla.org y a la Asociación La Barandilla por invitarnos a la Feria del libro y la diversidad, y por esta entrañable entrevista con Claribel Aránega y Mar Olayo.

Claribel Aránega, "hablar de salud mental sin prejuicios, prevenir el suicidio, luchar por normalizar las enfermedades mentales y ayudar a estos enfermos. Eso es lo que hacen desde la Asociación La Barandilla. Ayer me entrevistaron en su emisora de radio, una herramienta estupenda y una terapia fundamental al igual que la escritura y la lectura".

Claribel habló de sus libros, EN MUCHOS SITIOS EN UN SOLO LUGAR y EL SUSURRO DEL TRIGO

Durante la entrevista, tuvimos la visita sorpresa de Adelina Costumero, voluntaria de la Asociación Accede a Respiro, a quien conocimos en Onda Cero Sierra con Mónica Rodríguez.

PERIODISTA MADRILEÑO

Emilio Pineda comenzó su carrera en televisiones locales. En 1996 empezó su andadura en "Madrid directo", en Telemadrid, hasta 2004. Después fichó por Telecinco para presentar los programas "El buscador de historias" y "Está pasando" hasta 2009. Más tarde volvió a Telemadrid para recalar de nuevo en "Madrid directo" en 2010 con Yolanda Maniega y Jaime Bores. Luego fichó por Castilla-La Mancha TV y en 2015 regresó a Telemadrid para conducir, junto a Inmaculada Galván, "Madrid directo". Actualmente presenta junto a Francine Gálvez la emisión de "Madrid directo" de lunes a viernes. 

EMILIO, UN FAN DEL UN, DOS, TRES...

En el teléfono móvil de Emilio Pineda tiene como melodía de llamada la sintonía del histórico programa de Televisión Española de la década de los año setenta, 'Un, dos, tres', de Chico Ibañez Serrador.

Emilio Pineda es tan fan de aquel programa que sus amigos le regalan la mascota del Un, Dos, Tres... la conocida 'Ruperta' y cuando habla del director Chicho Ibáñez Serrador y de la presentadora Mayra Gómez Kemp lo hace con un cariño que no deja lugar a dudas.

Emilio ha contado en entrevistas cómo era el recuerdo infantil que tenía "cuando era chaval ya podía tener la fiesta más grande los viernes, que me daba igual. Ese día era para ver la tele. Como castigo, mis padres me amenazaban con no dejarme ver el concurso y alguna vez lo hicieron. Pero yo me las ingeniaba para escucharlo por la radio», por este motivo hace hoy televisión.

Continúa diciendo lo siguiente: "Yo había ido varias veces de público al programa y una vez le escribí una carta larguísima en la que me ofrecía para hacer cualquier cosa que necesitaran, rematar decorados, lo que fuera... Me planté en su oficina y fue tanto lo que le insistí a su secretaria que al final me dieron una caja de regalos del programa que aún conservo y es intocable. Después, ya de adulto, tuve la oportunidad de entrevistar a Chicho y fue realmente emotivo. También trabajé con Mayra y no paraba de hablarle del programa», comenta el madrileño".

Su infancia también quedó marcada por otra serie de su niñez, Verano Azul... "guardo un cariño entrañable de 'Verano azul', que marcó mi infancia y mi juventud. No ha habido otra serie que cause la sensación que causó aquella. Cuando oigo 'El final del verano' me sigo emocionando. Es una serie que recuerdo con mucha nostalgia», recuerda en esas entrevistas Emilio.

Este apartado sobre la historia de la tele española sirve para explicar sus palabras de hoy a nuestros escritores solidarios.

LAS PALABRAS EMILIO PINEDA

Las Cinco Palabras de Emilio Pineda son las siguientes para que nuestros escritores solidarios se remonten a aquellos años dorados de los setenta de la televisión española. Así que señores y señoras, escritores y escritoras solidarios por Cinco Palabras, respondan otra vez...

RUPERTA 
SACACORCHOS
CHANQUETE 
SUPERMAN 
ESPERANZA

PRÓLOGO DEL MES DE NOVIEMBRE: LUCÍA ARÁNEGA

Lucía Aránega es piloto de largo radio de la compañía aérea Iberia, además de escritora. Su afinidad con la compañía aérea le viene de su madre, que era delineante en Iberia. Trabajaba en el taller de motores de La Muñoza y no tuvo otro trabajo a lo largo de su vida. Entró en Iberia con 19 años, hasta su jubilación. 

Lucía tiene un interesante blog llamado 'Aviones y tacones'.

Lucía Aránega

CAUSA DEL MES DE NOVIEMBRE: ASOCIACIÓN ACCEDE A RESPIRO

Esta semana tenemos a la Asociación Accede a Respiro formada íntegramente por voluntarios de diferentes profesiones que pretende dar un respiro a las familias de niños con trastornos del espectro autista creada en el municipio madrileño de Móstoles.

Nace en el municipio de Móstoles, en la Comunidad de Madrid, en el año 2008 por el arrojo de una mujer como Presentación Abellán, después de graduarse en Educación Social por la UNED.

Con el objetivo de proporcionar respiro a los padres y madres que tienen hijos con Trastorno generalizado del desarrollo, orientándoles en el proceso de integración y ofreciéndoles la puesta en común de sus inquietudes y experiencias.

Además de ofrecer un espacio estructurado a personas con Autismo, en el que disfruten y puedan mejorar sus habilidades adaptativas básicas.

Para favorecer la búsqueda y el disfrute de los espacios de ocio existentes en la comunidad, además de ayudarles a estructura el tiempo que dedican a ello

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Proyecto de Alfabetización de Cinco Palabras

Apoyamos el último curso universitario de Daphine dentro del Proyecto de Alfabetización de Cinco Palabras.

TERTULIA DE CINCO PALABRAS DESDE EL CONFINAMIENTO CON LOS ESCRITORES SOLIDARIOS

Juan Antonio Tirado, periodista, jefe de informativos de Onda Cero Sierra y Director de La voz de la Sierra, ha comenzado sus “TERTULIAS SOLIDARIAS de CINCO PALABRAS”, para dar a conocer a los Escritores Solidarios y todos aquellos que han colaborado en estos siete años de andadura y siguen colaborando.

En esta primera tertulia participan los siguientes escritores solidarios y colaboradores de Cinco Palabras:
Gracia Olayo
Soledad Olayo
Javier Olayo
Marga García Calvo
África Sánchez
Claribel Aránega
Lili Del Riego
Alicia Manzanares
Gabriela Vázquez

Visita nuestra tienda solidaria para adquirir la pulsera de Cinco Palabras PINCHA AQUÍ: Tienda On Line

NORMAS DE CINCO PALABRAS

Normas de CINCO PALABRAS para escribir un relato solidario:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.
*Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.

*Si quieres mandar un audio con tu relato solidario leído por ti, envíanoslo a contacto@cincopalabras.com


 Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación Cinco Palabras:

CAIXABANK

IBAN ES62 2100 5920 2513 0024 6905

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Para cualquier sugerencia: contacto@cincopalabras.com

20 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE NOVIEMBRE (III): EMILIO PINEDA, PERIODISTA @EmilioPineda_”

  1. El susto

    No me hables de RUPERTA. Aún recuerdo su atragantamiento con una espina mientras comíamos pescadito frito y bebíamos unos rebujitos en la terraza del Puerto. No me hables. Suerte que había un SACACORCHOS en la mesa y Marifé, pudo desatrancarla con él. No sé cómo lo hizo ni cómo se apañó. Pero ahí quedamos todos pasmados al descubrir que se había tragado el CHANQUETE entero. Menos mal que no hizo falta llamar a SUPERMÁN y que ella sigue respirando llena de ESPERANZA. Aunque los demás nunca olvidemos el susto que nos pegó que ya nunca más pude comer pescao.

    1. Pues mi vecina, que también se llama RUPERTA, subió a pedirme un SACACORCHOS, celebraban su cumpleaños y no sabía dónde lo habían puesto sus nietos, y de paso me invitó a que pasase a su casa. No sé cómo estaría lo demás, pero el CHANQUETE que cogí del plato de fritura que me ofreció, tiraba para atrás al mismísimo SUPERMAN. Con mucha discreción pregunté por el servicio y allí me deshice de él. Con la ESPERANZA de que nadie se hubiera dado cuenta me despedí muy educadamente y me fui a casa.

  2. Otra semana que acaba.
    Suena la melodía que lo indica:
    1 2 3… aquí estamos con usted otra vez.
    Se volvieron a llevar a Ruperta.
    – otra vez-
    Dejaron de lado el sacacorchos que destacaba la botella
    con la nota:
    Destapa una botella de cava
    en el apartamento de Torrevieja. Alicante.
    Tampoco les tocó el chanquete gigante
    que trajo el grupo de baile
    desde Málaga.
    Ni la televisión de última gama
    que traía el traje de Supermán.
    No perdieron la esperanza
    hasta que la calabaza
    hizo de nuevo, su aparición estelar.

  3. A ver Ruperta, dime ¿qué quieres que haga con un sacacorchos? Puedes sacar corchos, al igual que hacia Chanquete en su barco en alta mar, cuando solamente se sentía acompañado por las criaturas marinas.
    Leer la palabra “Superman”, en Cinco Palabras, es como si hubiese leído mi nombre con rumbo a la esperanza. Si, ¡Que importante es encontrarnos en el momento! Ciertamente un momento te cambia la vida. Desde hace algunos años, la palabra “Superman” gracias al destino, esta palabra se convirtió en una especie de talismán en mi vida. Un talismán que llego sin buscarlo, acompañado de la felicidad.

  4. La llamaban Ruperta por su cabeza.
    En Octubre bromeaban con rellenarla de caramelos pero ella les enseñaba un sacacorchos y decía: “¿Y si os saco el serrín a vosotros qué tal?”
    En verano corría a ver a Chanquete y cuando los niños se burlaban de ella el pescador cantaba en su viejo barco “Aquí no subirán” y así aprendía la pequeña niña.
    Un invierno se fue a New York con su familia y dijo:
    – ¿Papá, puedo ver a Supermán…?
    -¿Por?
    – Por unos idiotas.

    Ella no perdió la esperanza durante su infancia… de mayor no le hizo falta…
    Era Wonder Woman

  5. LA RUPERTILLA PODRIDA

    Estaba la última ruperta bañada
    en saprófitos muy crueles,
    que ningún sacacorchos sofisticado
    podría extirpar.
    La mirábamos acobardadas,
    sin dejar de observar
    el solitario chanquete que bailaba
    en medio de la bandeja
    llena de aceite que nadie se atrevía
    a untar con el fabuloso pan de centeno,
    rupertilla seguía intacta en la olla.
    Esperábamos que alguna
    se sintiera superman,
    o lince boreal,
    o quizás un atrevido perro callejero
    saltara a la mesa a devorar
    sin miramientos ,
    la descolorida calabaza
    y el pescadillo triste,
    nosotras habíamos frenado la ingesta
    de repente,
    sin la esperanza de salir indemnes
    del atracón fiestero.

  6. Mientras los niños jugaban con el móvil, los padres charlaban mientras compartían un café.

    Comentaban sus juegos de juventud.

    El chinchón con las cartas.
    El monopoly comprando y vendiendo casa.
    El un, dos, tres con la calabaza Ruperta.

    Mientras los niños seguían mudos con sus móviles, uno de los padres, con un sacacorchos, abría una botella para continuar la conversación.

    Siguieron hablando de sus personajes de televisión:

    Chanquete en Verano Azul.
    Los superhéroes Batman, Mazinger Z o Superman.

    En un momento de silencio, miraron a sus hijos. Todavía tenían la esperanza fueran niños como ellos fueron por primera vez.

  7. Acababa de llegar a este mundo una preciosa niña y discutían en la familia que nombre la pondrían.
    – Que opinen los abuelos, dijo el padre. Y la abuela soltó.
    – Llamémosla RUPERTA, es un nombre precioso.
    El abuelo, siempre hermético,(había que sacarle las palabras con SACACORCHOS), se quitó la pipa de sus labios y sonriendo dijo:
    – ¡Ay! abuela que ocurrencias.Me acuerdo del otro día cuando me dijiste que ibas a rellenar de gambas un CHANQUETE. Tú “coco” ya no funciona bien. A veces dices que soy tu SUPERMAN.
    – ¡ Silencio!.La niña se llamará ESPERANZA, como su madre.

  8. Le había dado más que calabazas, aquello fue un portazo en el rostro acompañado de un “NO” ensordecedor, vamos una Ruperta de doscientos kilos. No recordaba cuantas veces había usado el sacacorchos, por lo que tuvo que torear la cerradura del patio intentando atinar, para mayor desgracia, sus llaves cayeron por una alcantarilla. Tan puesto iba que las oía cantar, “del barco de Chanquete, no nos sacarán…”. Intentó levantar la rejilla, pero ni Superman lograría moverla. Mientras mantenía la esperanza de que llegara algún vecino, solo tuvo un pensamiento: “¡me cago en el amor!”

  9. Ruperta busca el sacacorchos para abrir la botella del Valdepeñas que últimamente le da fuerzas para aguantar los días.
    Odia su nombre, cosa de su padre, para que nadie olvidara que su nacimiento fue un mal regalo. Aunque se pareciese a Chanquete nunca tuvo nada de bondad, en el infierno debe de tener una habitación especial.
    Harta y agotada solo piensa en huir, en escapar de esta vida que la esta matando.
    Nunca ha tenido suerte con sus hombres.
    Su marido, aquel Superman que la tenía que ayudar a volar, terminó cortándole las alas, arrebatándole la ilusión y la esperanza.

  10. Como cada día, Lucía entraba en la sala y se sentaba en la mesa junto a Julia. Abrió una libreta y comenzó con el juego.

    – Julia, responde con lo que primero que se te ocurra a mis palabras.

    – Tenedor… comida
    – Ruperta… Televisión (sonrisa de Julia)
    – Cuchara…. Sopa
    – Sacacorchos… el vino de mi Juan (sonrisa de Julia)
    – Chanquete…. Pescadito en Malaga. (sonrisa de julia)
    – Amor… mi Juan
    – Superman … mi Juan (sonrisa de julia)

    Lucía miro a Julia. En el brillo de su sonrisa estaba la esperanza de superar el Alzheimer de su madre.

  11. CALABAZAS

    Que te dé calabazas una mujer llamándose Ruperta tiene su punto, no cabe duda. Que te afecte hasta el extremo de sacarle humo al sacacorchos como para irse al otro barrio, lo mismo habría que hacérselo mirar. No podía evitarlo estaba hecho polvo. Se sentía como un chanquete boqueando fuera del agua. Él que siempre se creyó un supermán se descubría ahogándose sin esperanza.
    La llave giró en la cerradura. Mejor se escondía para no asustarla. Jamás se apartaría de ella, pero mejor que nunca lo supiera. Si no le quiso vivo, fácil que de muerto le hiciese más ascos.

  12. DE REGRESO A LOS OCHENTA

    El un, dos, tres comienza
    con RUPERTA, dando la bienvenida.
    Un SACACORCHOS para la comida,
    CHANQUETE ocupa la tarde
    y para la cena, no puede uno perderse
    la película del canal
    donde han puesto SUPERMAN.

    La ESPERANZA está servida
    somos de los ochenta y
    felices recordamos esos años
    donde nuestra vida era feliz
    y sencilla.

    Barrio sésamo ponemos a nuestros hijos
    y nos sorprendemos con la avería bruja
    El cinesin está roto y
    las bestias de combate destrozadas,
    pero siempre podemos confiar
    en que a nuestros hijos
    les guste Mazinger Z y
    pechos fuera.
    Ups.
    ¡Viva los ochenta!

    @Noviembre 2022 Ibán J. Velázquez
    Autor de Fuegos Fatuos, antología de lo Increíble.

  13. LA CASA ENCANTADA

    Era fascinante la casa de tía Ruperta y sus colecciones de objetos extraños. Lo mismo nos mostraba una culebra conservada en formol, que un sacacorchos de Enrique VIII, la saya de Juana la Loca, o la llave del cielo. La mitad de lo contado no lo creíamos, pero eran alucinantes los objetos y los cuentos que relacionaba. Más tarde, nos deleitaba con un almuerzo a base de calamares fritos, algún chanquete que otro y para culminar, su pócima mágica que nos convertía en Supermán. Las chicas tenían la esperanza de obtener su propio brebaje. Querían ser Cleopatra, Frigga o Perséfone.

  14. En lo alto del mueble estaba la pequeña Ruperta tan bonita y con ese color tan característico que nos evoca recuerdos tan mágicos y tan inolvidables que solo me dan ganas de sacar el sacacorchos y brindar por todos aquellos momentos vividos, momentos en los cuales nos juntábamos a ver el barco de
    Chanquete, una serie mítica de los años 80, también era la época de Superman…
    Era muy típico reunirse todos en el salón disfrutando de una televisión tan mágica, solo teníamos un canal, pero era mas que suficiente para llenar de alegría y de esperanza todos nuestros hogares.

  15. 1,2,3 …¡¡despegamos, con todo incluido !! ; )

    La calabaza RUPERTA del Un, dos , tres… siempre resultaba más simpática que cuando en ese concurso los pobre participantes se iban con un simple SACACORCHOS para casa, que hasta el pobre CHANQUETE se hubiera quedado con cara de tonto si le toca uno, salvo que viniera envuelto en un billete para volar a los EEUU enavión supersónico, haciendo la competencia a SUPERMAN con la ESPERANZA de que el premio incluyera todos los gastos pagados y no solo… billete, hotel y desayuno ; )

    Un fuerte abrazo!!
    Mi visita aquí sieempre es de la mano de ASUN, ella aquí me hace de líneas aéreas supersónicas ; )

    Mil gracias a vosotros por vuestra labor y a ella, por la propaganda que os hace !!!

  16. La azotea del edificio se pierde en el húmedo abrazo de las nubes.
    Abajo, a cota cero, un letrero anuncia “Holding Ruperta, fábrica de sueños”
    Sostengo firmemente la carpeta y entro en el hall. Un amplio directorio comunica la ubicación de las diferentes empresas. Encuentro mi objetivo “Sacacorchos, planta 40”
    Es la nueva plataforma de animación, top-ten en el mundo del comic.
    Me recibe Chanquete, el director. Estudia mis diseños, escucha mis explicaciones y dirigiéndose a su asistente dice:
    Superman, acompaña a Esperanza a Creaciones Artísticas, ha traído lo que tanto andábamos buscando, la nueva heroína ¡que comience el espectáculo!

  17. SENTIRNOS CERCA
    Pon una RUPERTA en tu vida. Un punto de reunión, de asamblea, de estar juntos. La melodía del “Un Dos Tres” me levanta el ánimo, llevándome a la noche de los viernes, unida toda la familia en torno a un televisor. Reíamos y nos emocionábamos, atentos escuchábamos las respuestas que a veces tenían que sacar con SACACORCHOS a los concursantes. Se sumaron después, CHANQUETE y SUPERMÁN. Hoy con tanto personaje, tanta red social y aparato electrónico, en multitud de ocasiones, quedamos divididos, separados. Procuraos una Ruperta, una ESPERANZA para haceros un ovillo en el sofá y sentiros cerca, muy cerca.

  18. Ruperta
    Odiaba aquel mítico concurso con su calabaza Ruperta, mientras destapaba con el sacacorchos aquella botella que había aguardado demasiado tiempo en su vieja despensa, y brindaba por la muerte de Chanquete en su memoria. Eran los problemas que conllevaba ser un friki de la nostalgia ochentera mientras se debatía en el recuerdo de lo mierda que quedó SUPERMAN IV en manos de aquellos chapuzas de Golan-Globus, y su obcecada obsesión por abaratar costes a toda costa. Eso sí, quedaba siempre la esperanza de un posible remake que pudiese poner las cosas en su sitio, lo cual ya era un imposible.

  19. Mundo mágico

    Se mece entre los recuerdos hasta la extenuación: cuando RUPERTA llenaba las pantallas y cría que los marcianos habían llegado a la tierra con aquel color de naranja gigante. Acude a su mente el barco donde nunca encontraban el SACACORCHOS de CHANQUETE. Pero lo que tenía magia de verdad era SUPERMAN, al que intentaba imitar y lo hubiera conseguido sin la atenta mirada de su madre.
    En la recámara, una ESPERANZA; que la niña que lleva dentro se revele y alcance las estrellas para colgarse de la Osa Mayor…, Aunque, tiene que burlar a otros cuidadores que también la vigilan.

Escribe tu relato