ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE JUNIO (I): CON LOS NIÑOS DE TANZANIA SMILE (@SmileComsTZ)

Daniel Schaefer, fundador de Tanzania Smile

Comenzamos el mes de junio con una nueva causa, un nuevo prologuista y con las palabras muy especiales de los propios niños de Tanzania a los que va dirigida la causa del mes de junio... Los niños de Tanzania Smile con Daniel Schaefer, fundador de Tanzania Smile nos hacen un regalo muy especial enviando sus palabras desde Arusha, Tanzania.

Éstas fueron las Cinco Palabras de los niños de Tanzania Smile para nuestros escritores solidarios:

ALEGRÍA 
EDUCACIÓN
IGUALDAD
TANZANIA
ASANTE
(Derivado del Kiswahili asante, que significa GRACIAS)

La historia de Tanzania Smile empieza a crearse con un viaje, con mucha pero mucha ilusión y aún más ganas de ayudar a los niños. Su lema es que con muy poquito podemos hacer un gran cambio.

Es una ONG fundada solo por 4 personas y varios colaboradores. Están convencidos que creando proyectos más modestos pueden ayudar a muchos niños y niñas en Arusha .

En los tiempos que corren saben que es difícil creer una ONG y que la gente confíe en ellos, pero están seguros que, sí los conocéis un poquito más, veréis que por muchos motivos pueden confiar en ellos:

1.Tanzania Smile no tiene intermediarios. Vuestras donaciones, llegarán al 100%. Vuestra ayuda, por lo tanto está garantizada.

2. Tanzania Smile apuesta por ser 100% transparentes en todo y podéis seguir desde la web a que proyecto va vuestro dinero e incluso cuánto dinero tenemos como ONG.

3. Tanzania Smile no tienen salario para ninguno del grupo como miembros de la ONG.

4. Tanzania Smile está en Madrid, pero con la supervisión diaria de los proyectos por su compañero Salim desde Arusha -Tanzania.

5. Tanzania Smile invita a quien quiera a viajar a Arusha para poder visitar y colaborar en persona con la construcción de los proyectos.

Esta causa nos llega por una colaboradora de Tanzania Smile, Carmen García Hoya que nos cuenta cómo surgió la colaboración con Cinco Palabras:

Carmen García Hoya, colaboradora Tanzania Smile.

"Nos conocimos en el cielo, no puede haber un sitio mejor. En un vuelo de Panama a Madrid conocí a Mar, que con ese afán de difundir su magnifica obra y buscar nuevas causas me habló de Cinco Palabras. Yo inmediatamente compartí con ella nuestro proyecto en Arusha ¡¡ Tanzania Smile !!, nos dimos el teléfono y este es el momento en el que Cinco Palabras nos da la oportunidad para ser la causa de este mes. Qué felicidad pensar que se va a conocer este pequeño pero gran proyecto de la escolarización y acogida de niños y niñas que tanto lo necesitan . GRACIAS, CINCO PALABRAS”

Proyecto en Arusha, Tanzania

Arusha es una ciudad donde el desorden es total y el sistema está montado de manera que siempre los niños son los mas desfavorecidos.

En Tanzania al menos 250.000 niños mueren cada año por enfermedades menores debido a las bajas defensas que la malnutrición provoca en su sistema inmunológico.

El 29 % de las muertes son en los niños de entre 0 y 5 años de edad. Las principales causas de muerte son el VIH/SIDA, la neumonía, la malaria o la anemia.

Los niños necesitan escuelas, comida, ropa, higiene, … mires donde mires en la ciudad ves que hay algo que puedes hacer para ayudar a los demás. Lo más complicado es decidir por dónde empezar. Desde el momento que sales del centro de la ciudad ves como hay una cantidad tremenda de niños huérfanos que viven en la calle, entre otros motivos por que sus padres han muerto de SIDA, lo que significa que en muchos casos también estos niños están enfermos.

De ahí que surgiera el primer proyecto, crear un pequeño orfanato para salvar la vida de 12 de estos niños: Igualdad House.

Tras conocer a distintos niños de las escuelas que su compañero Salim dirige en Arusha, se dieron cuenta que había niños que teniendo VIH no podían pagarse el tratamiento (el tratamiento cuesta 20.000 Chelines Tanzanos que al cambio equivale menos de 10€). Por lo que este sería el segundo proyecto de su asociación: Ayudar a los niños sin recursos a poder pagarse sus tratamientos.

Empezaron en junio del 2018 con estos dos proyectos y en febrero del 2019 han comprado un poquito más de tierra para empezar a construir un centro de día para niños sin escolarizar.
¿Les ayudas?

Tanzania Smile . +34 680 26 72 32
tanzaniasmiles@gmail.com

"Cuando con pequeños actos conseguimos hacer grandes cosas"

Así definen sus proyectos desde Tanzania Smile:

CASA DE ACOGIDA: Salvar la vida a 12 de los muchos niños de 3 a 5 años que actualmente viven en la calle en Arusha es una de nuestras prioridades. Para ello estamos construyendo nuestro orfanato. ¿Nos ayudas a conseguirlo?

NIÑOS CON VIH​: Con solo 10 € al mes podemos pagar el tratamiento retroviral para salvar la vida de un niño. Con solo 10 € al mes le damos una oportunidad real para salir adelante como los demás niños.

CENTRO DE DÍA: Construyendo este Centro de Día damos la oportunidad a muchos niños de tener un espacio para aprender a leer y escribir, con clases diarias de matemáticas, de inglés o dibujo.

Radio de Cinco Palabras

RADIO CINCO PALABRAS
Equipo de RADIO CINCO PALABRAS.

Ir a descargar este audio de RADIO CINCO PALABRAS

BIOGRAFÍA DEL PROLOGUISTA

Daniel Schaefer

Mi nombre es Daniel Schaefer , tengo 41 años y soy el creador/director de Tanzania Smile.

Mi currículum se resume fácilmente: estudié artes escénicas (teatro y danza). Tras esto he sido durante varios años profesor de baile y la danza es algo que nunca he podido dejar completamente.

Actualmente trabajo en una empresa seleccionando a personas para distintas firmas de ‘travel retail’ y formándolas para ser los mejores profesionales posibles.

Como podéis leer en el blog, Tanzania Smile surge de una forma muy espontánea: con un viaje como voluntario, con la energía, la alegría y la ilusión de muchísimas personas que,  aportando lo que tenían en ese momento, han hecho posible que hagamos juntos cosas muy grandes.

No podemos cambiar lo mal que está organizado el mundo, pero mi lema en la vida es que si todos nos ponemos a ello con mucha ilusión y trabajo, aún podemos ayudar a mucha gente y hacer grandes cosas juntos.

Y con esta filosofía arranca este proyecto Tanzania Smile.

NORMAS DE CINCO PALABRAS

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Para cualquier sugerencia: contacto@cincopalabras.com

Anuncios

36 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE JUNIO (I): CON LOS NIÑOS DE TANZANIA SMILE (@SmileComsTZ)”

  1. Al saltar de la valla al suelo, lloraba desconsoladamente, no por los dolores que brotaban junto a su sangre de las heridas en manos y piernas.
    Lloraba de alegría, por fin estaba en Europa, desde que empezó su educación en la misión había soñado con aquella tierra de libertad.
    Lloraba por su lejana Tanzania, por su madre, por su familia y sobre todo por sus amigos que se habían quedado en el camino porque sin ellos nunca lo hubiera conseguido y grito ¡ Asante! mil veces prometiendoles a sus espíritus que se sentirán orgullosos de el.

  2. Supongo que habrá habido, en todo este tiempo que llevo escribiendo en Cinco Palabras, alguna otra semana que empezará por la palabra, Alegría, uno de los sentimientos positivos que el ser humano tiene la capacidad de sentir.
    Observó un gran tono de positivismo en el resto de las palabras de esta semana. ¿Qué seriamos sin educación? Seguramente no podemos encontrar una verdadera igualdad, que llegase hasta Tanzania para poder escuchar hasta a los niños decirnos “asante” que su significado es “gracias”.
    No puedo encontrar otro sentimiento más agraciado que el agradecimiento, desde el amanecer diario ya tenemos que estar agradecidos.

  3. “Hay viajes que hay que realizar… Los niños deberían tener alegría, educación e igualdad, sea en el sistema solar o en cualquier otro rincón del universo que hemos visitado. Nos vamos hasta…”
    El ser verde de grandes antenas miró el visor y dijo a su compañero: “Lugar: Tanzania. ¡Descendamos hasta allí!”
    Al aterrizar la gente alucinaba, entre ellos científicos de todo el mundo que querían estudiar su avanzada tecnología. Al salir los extraterrestres fueron directamente hasta unos niños marginados dándoles… ¡Extraños alimentos supernutritivos! Estos, felices, dijeron: “Asante”
    Nadie entendía nada.
    Entonces subieron con ellos a la nave y… ¡Se fueron!

  4. VIAJE NO TURÍSTICO
    Lo que más me sorprendió de aquellos niños era su contagiosa sonrisa y la alegría permanente que siempre les acompañaba. Era difícil hacerles llegar una educación al estilo europeo, ya que su vida transcurría de forma instintiva, espontánea y sin reglas ajustadas. Libremente, como los animales que les rodeaban, y como ellos, consideraban a sus semejantes en un elevado grado de igualdad y respeto.
    Aunque esto era en el interior de Tanzania. La costa, sobre todo ocupada masívamente por el turismo, era una amalgama de culturas, excesos y niños mendigando, cuya palabra más frecuente era asante.

  5. El poder del viento

    Aquellas canciones en suajili llegaban con el fuerte viento kusi hasta el Gran Valle. Eran voces infantiles, palabras en inglés, tablas de multiplicar, gramática, poesía… Provenían de Arusha.
    Alegría de vivir y afán de ser libres.
    La educación como una herramienta más para conquistar la tan ansiada igualdad de oportunidades, simiente para el desarrollo personal, punto de partida hacia la libertad.
    El viento, enérgico, sopló esta vez hacia el Kilimanjaro:
    -Tanzania, sonríe! Ten esperanza!
    -Asante sana!, se escuchó.
    Sería el eco, el viento… o los niños en aquel Centro?

      1. Claro que sí Dani!
        Enhorabuena por tu dedicación y el gran trabajo que realizas!
        Asante sana!

  6. ALEGRÍA EDUCACIÓN IGUALDAD TANZANIA ASANTEN

    No podía creerme que el campamento montado en Tanzania fuera tan celebrado.
    Adultos y niños rebosaban de ALEGRÍA. A demás de atención medica, tener comedores, iban a recibir EDUCACIÓN básica, leer, escribir y matemáticas. Recibirían una formación en IGUALDAD. Clases mistas.
    Les gusto a todos el proyecto y al caer la tarde, el pequeño pueblo de TANZANIA, nos abrió su corazón, sin dejar de reír ni bailar y brincar . Montaron una fiesta para celebrar el trabajo de un deseo común.
    Solo puedo decir; ASANTE. Por esta gran acogida y felicidad desbordante. La música, sus cánticos, fue una velada perfecta, inolvidable.

  7. LA (OTRA) LLAMADA DE ÁFRICA

    Tierras infinitas, sabana africana latiendo a nuestros pies embrujándonos con sus sonidos, sus acacias y su vida salvaje. Exuberante explosión de la naturaleza, paraíso donde impera la ley del más fuerte; donde la lucha por sobrevivir se cebará con el más débil.
    Un simple trozo de pan y unos niños junto al camino gritan con alegría: ¡Asante…!
    Familia, medicinas, acceso a una educación en igualdad; todo eso les falta, pero se muestran agradecidos.
    Mientras tanto, la vida en Tanzania ruje bajo las ruedas del jeep de un safari turístico. Y agazapados tras disparos fotográficos, el afligido recuerdo se repetirá: ¡Asante…!

  8. EL VALOR DE LA VIDA
    Hay personas que tienen la alegría incrustada en cada poro de su piel. Suelen ser auténticas como las piedras que ruedan en el río. Su educación es tan íntegra como una hogaza de pan. Tienen valores tan honestos como la igualdad que nace del respeto que se profesan. Tuve la oportunidad de comprobarlo cuando viví con ellos en Tanzania. Ellos comienzan el día con una palabra que es el verdadero impulso de sus vidas: “Diariamente pronuncian asante a la salida del sol y del mismo modo se despiden para seguir agradeciendo todo lo vivido

  9. AGRADECIMIENTO
    Ahora que la alegría
    puebla los corazones infantiles,
    ahora que la educación
    es semilla de futuro,
    horizonte de igualdad,
    ahora, en las pequeñas
    escuelas de Tanzania,
    los niños nos dan una lección
    cantando y agradeciendo
    a coro: ¡Asanté!

  10. Comienzo nuevo

    Ella lloraba en silencio, no quería que nadie supiera que era de alegría. Por fin tenía en sus manos los preciados libros de texto y el acceso a la educación que tanto añoraba. Ser pobre y mujer en algunos países deja claro que la igualdad no es para todos. Había llegado aquí desde su adorada Tanzania, y esta nueva familia le estaba entregando cariño, cuidados y la posibilidad de una vida mejor. Solo podía decir ¡asante!

  11. Erase una vez un chico lleno de sensibilidad y bondad que tomó la decisión de iniciar un proyecto para llenar de ALEGRÍA la vida de unos niños que estaban faltos de ella.
     Él no soñaba con lujos.
    Su sueño era llevar su arte y su buen hacer a 12 niños y poder sacarles de las calles de Arusha, TANZANIA.
    Para lo cuál invirtió todo su esfuerzo y dedicación en crear una casa de acogida y una escuela para dar EDUCACIÓN tanto a niños como a niñas para que hubiese IGUALDAD para todos.
    Y por eso, Daniel, te damos las gracias, ASANTE.

  12. Recordad

    NORMAS DE CINCO PALABRAS

    Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

    No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

    El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

  13. La alegría vive donde juegan la inocencia,la lealtad,la igualdad,el respeto,el humor y el amor. Donde el Arte es una prioridad, la música es cerrar los ojos y dejarte llevar… Bailar…
    No sé dónde terminaré mis días,si en España o en Tanzania…pero sé que lo haré bailando,bailando al ritmo de Cristy’s Team y al de Cinco Palabras…
    Asante,siempre!!! Y punto.

  14. UN AÑO DESPUÉS

    Tomo tierra en el aeropuerto de Madrid. Ha sido un año especial, sabático productivo. No se bien por qué fui, si por mí, por el abuelo, por el proyecto, por aprender o por dar, pero necesitaba hacerlo. Ha sido duro, nadie dijo lo contrario, pero junto al trabajo y las precauciones ha despuntado la ALEGRÍA por haber ofrecido un poco para quien tanto necesita luchar por su derecho a la EDUCACIÓN y a la IGUALDAD.

    Una parte de mí siempre flotará en TANZANIA Smile y ellos por siempre estarán en mí.
    El mundo no ha cambiado; yo sí.
    ASANTE Arusha.

  15. REGALO.

    No puedo disimular la alegría que me invade, hasta en el trabajo todos notaron un brillo especial en mis ojos; ni siquiera la mala educación de algunos, pudo desconcentrarme de la felicidad que siento. Ahora, en el aeropuerto, se que no hay igualdad de condiciones, por qué cuándo se abran esas puertas yo recibiré el mejor regalo.
    Después de seis meses, por fin regresa mi amor. Sé que vuelve con equipaje emocional y tan solo trae medio corazón, la otra parte la dejo en Tanzania.
    ¡Ya le veo!
    Me lanzo a cobijarme en su abrazo y después de un largo beso me dice: “asante” la palabra que más le regalaron sus niños favoritos.

  16. La alegría invadía su pequeño cuerpo.
    Por fin regresaba a sus origenes. Los recuerdos de su niñez se agolpaban y no podia casi respirar.
    Vino a Europa de joven para recibir una buena educación. Su agradecimiento a la familia que la encontró triste, desnutrida y sin ganas de vivir, era inmenso.
    Aún recuerda sus palabras, ” todos merecemos lo mismo, igualdad. Te ayudaremos a estudiar y a ganarte la vida honradamente.”
    Hoy, treinta años después y una familia maravillosa que ha creado junto a John, vuelve a su lugar de nacimiento, para enseñarles a sus hijos de donde proceden, Tanzania. Siempre estará allí. Asante.

  17. Salvando las distancias pero con la misma alegría que hiciera Don Julio (mi educación no me permite tutear al genial Verne) les invito a sumergirse en el continente africano por la sin par -aunque icono de la lucha por la Igualdad desde su independencia- Tanzania. Si la verniana “Cinco semanas en globo” nos descubrió la privilegiada ubicación del país a orillas del Índico, con Cinco Palabras y Tanzania Smile descubriremos la satisfacción de la aventura solidaria. Asante.

  18. Llévale mochilas cargadas de ALEGRÍA que sequen los ríos que fluyen por sus ojos. Es solo una niña.
    Dale pan, dale agua, que sonría. Es solo un niño.
    Cúbrelos con EDUCACIÓN, rocíalos con respeto e IGUALDAD, lograrás que tu mundo y el suyo sean mejores.
    Allá en TANZANIA, la casa de colores, acoge huérfanos enfermos: aprenden a ser héroes, respetan, son respetados, ayudan y son ayudados a construir un edén de supervivencia.
    Cuando el sol les visita por las mañanas, ya disfrutan una nueva jornada.
    Dan las gracias: ASANTE.-

  19. De libro

    Su manual lo especificaba muy claro. La primera regla, la más importante: «Salir a la calle, adonde quiera que fueses, siempre con ALEGRÍA»… Normas básicas de EDUCACIÓN, que había redactado, con ellas se conducía, e intentaba transmitir a sus alumnos. A los nuevos y a los antiguos, a los masculinos y a los femeninos, todos medidos por un mismo rasero. El de IGUALDAD.
    Cuando llegó a TANZANIA, pudo ponerlo en práctica y al cabo de un tiempo, escribió al rectorado un amplio y largo folio donde solo escribió: ASANTE.

  20. LA MEJOR DE LAS PALABRAS

    En aquel viaje descubrí por vez primera que los contrarios coexisten sin oponerse. Descubrí que una mano vacía puede estar llena de riqueza. Descubrí que la alegría puede brotar, como la flor en el muro, entre la tristeza. Descubrí que la educación no es un manual al uso, sino improvisación certera. Descubrí que la igualdad no lleva sello ni marca y reside en ser persona. Fue tanto lo que recibí en aquel viaje a Tanzania que solo puedo resumir mis impresiones en una palabra nueva que también me enseñaron: Asante.

  21. Es difícil de entender, pero siento una alegría inmensa.
    Hace semanas, con una educación y amabilidad exquisitas el médico diagnosticó cual, con toda probabilidad, sería mi final.
    Mi vida era dolor y esta igualdad no iba a cambiar, sin embargo, sí podría hacerlo mi actitud.
    Decidí emprender un viaje hacia ese cambio buscando la sanación espiritual, que no la física, que no tenía remedio.
    Fui a Tanzania. Lo experimentado allí me abrió los ojos del alma y sus sentidos.
    Aunque el sufrimiento sigue pegado a mis carnes, mi lucha es bien distinta.
    Amigos, guardad de mí sólo una palabra ASANTE..

  22. Y reunidos allí, en torno a la mesa, éramos personas sin más. Sentí la alegría de reencontrar nuestras viejas almas cansadas.
    Atrás dejamos la buena educación y los modales, que solo disfrazaban nuestros miedos y taras. Nos deshicimos de la carcasa, dura y esquiva, que ya no nos servía de nada.
    Seres en igualdad, emocionados ante la congruencia de tantos espacios y huecos que nos delatan. Pudimos rozar tenues, nuestros duelos, con el respeto que da la amistad improvisada.
    Por todo ello, como dicen en Tanzania, “asante” por compartir el momento, la cercanía y el coraje de lo auténtico.

  23. Vivir

    Su vida no le traía, precisamente, alegría, pero estaba entrenado, desde niño, para no pedir sino la luz del día. En su lejana escuela le dijeron que la educación lo era todo, y él se aplicó. Nunca pretendió la igualdad, aunque siempre tuvo la esperanza de no pagar por sus diferencias. Llegó desde Tanzania hacía ya diecinueve años y hablaba el idioma sin ningún acento, pero no tenía un trabajo fijo y, en el barrio, menos la quiosquera, todos se referían a él como “el negro”, aunque repetía, incansable, que su nombre era Asante. Algún día todo cambiaría. Estaba seguro.

  24. NUNCA MÁS

    Mi mente no pensaba en otra cosa, las vejaciones y los golpes, ya me resultaban tan insoportables, que tomé la decisión.
    Tenía que huir tan lejos, que le resultara casi imposible encontrarme. Saqué el pasaje para el primer vuelo que salía. No tuve miedo, nada podía ser peor que continuar a su lado.

    Sonreí de alegría, al aterrizar en un país totalmente distinto, al que había dejado atrás. Supe al instante, que allí, mis conocimientos y experiencia serían de gran utilidad.

    Comencé a dar clases de educación en igualdad. Tanzania me devolvió la vida. Asante es ahora mi palabra favorita.

  25. Falta alegría e esta sociedad, por la crisis, sin duda. Menos mal que alcancé mi posición a pesar de las penurias sufridas desde mi tierra. Allí la educación es un milagro, aquí una obligación evaporada. Aquí se lucha por la igualdad de sexos, en mi país por la de la raza humana. Me llaman “Negrito”. Si supieran que tras las dos guerras mundiales les dimos caña a alemanes e ingleses, más blanco me verían. ¡Ignorantes! Si supieran que Freddie Mercury era de Tanzania… Todavía se me escapa algún “asante” cuando vendo algún llavero, entonces se ríen cuando traduzco. ¡Gracias!

  26. Había una vez una escuela llena de alegría y muy diferente, donde cada niña y niño era un proyecto educativo. Allí se observaba a cada estudiante con atención y se potenciaban las facultades específicas que iba mostrando. Dentro de ese entorno de respeto e igualdad lo normal era ver las diferencias como algo que nos enriquece. Esa escuela estaba en Tanzania y había servido de modelo a muchas escuelas sucesivas. Las antiguas alumnas y alumnos daban las gracias en el idioma Kiswahili; repetían esta palabra al acordarse de su infancia “asante” “asante”…

  27. Compartir la alegría

    Visitará otra escuela la alegría,
    porque la educación siempre es la meta
    que ayuda a la igualdad y que nos reta
    a aprender sobre todo a ser humanos.

    En Tanzania, Argentina, China, España,
    la distancia no importa, sí las manos
    que construyen futuro en las paredes
    con colores, palabras, y sonidos,
    poemas, movimientos o pinceles.

    La sonrisa el sentido recupera
    y decimos gracias,thank you, merci, asante…
    ¡El idioma qué importa! lo importante
    es convertir el muro en medianera…

  28. NIÑOS ALMA, TAN BELLOS!!

    Con la luz de sus miradas,
    la alegría de sus cánticos,
    mi cárcel se desmorona,
    y mis quejas sin sentido,
    cambian cuando les miro,
    la educación que reciben
    con lo justo y lo divino,
    esa igualdad en sus risas
    sus bailes, sus movimientos,
    la esperanza en sus silencios,
    esa mano que me piden
    para darme mucho más
    de lo que de mí reciben,
    esta semana en Tanzania,
    me ha hecho al fin libre.
    Asante por vuestros besos,
    Asante por recibirme,
    Asante por la enseñanza
    que dais con vuestro ejemplo
    niños alma,
    bellos, bellos, tan bellos…

  29. Quién se encarga de fabricar la alegría, quién diseña la tristeza.
    Quién decide a quién dar educación. Quién corta las cabezas para que exista una igualdad descerebrada.
    Quién con su dedo indica dónde crecerá la pobreza, Kenia, Sudáfrica, Tanzania, o entre los mendigos que vemos todos los días camino al trabajo y miramos a otro lado por falta de tiempo (o de moral).
    Quién es quién para humillar al inocente. Quién oculta la verdad para vivir en la misera ignorancia.
    Dame un empujón que quiero seguir mi camino sin permitir que las preguntas me paralicen.
    Asante sana, amigo, sigamos caminando.

Escribe tu relato