ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE MARZO (I): ANTONIO DÍEZ MARTÍN, RESPONSABLE DE bodegas martín berdugo @martinberdugo

En la primera semana de este mes de marzo, tenemos las palabras de unos de los responsables de las Bodegas Martín Berdugo, Antonio Díez Martín. Una bodega donde el corazón se encuentra en la familia Martín Berdugo, en la localidad de Aranda de Duero.

Olga Maderuelo nos enseña la Bodega MARTÍN BERDUGO y nos explica el proceso de elaboración.

Hemos conocido a esta entrañable familia gracias a José Joaquín Gomá, Inspector Jefe de la Policía Nacional, quien desde que nos conoció en nuesto segundo aniversario, cuando asistión a nuestro espectáculo "MIENTRAS TANTO", no ha dejado de colaborar con nosotros ofreciendonos realizar conciertos soliarios con la Coral Cantoría e incluso proponiéndonos como causa para donar el donativo que los antiguos alumnos de la Policía Nacional de Ávila recaudaron con la Lotería de Navidad en 2018.

Bodegas Martín Berdugo colabora con la CARRERA SOLIDARIA VIRTUAL CINCO PALABRAS en apoyo al PROYECTO DE ALFABETIZACIÓN en nuestra lucha contra la MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA, obsequiando a los primeros 120 inscritos con una botella de vino de su cosecha. El objetivo de la carrera virtual es llegar desde Madrid (España) hasta Nairobi (Kenia), ayudando por el camino a crear conciencia contra la Mutilación Genital Femenina, apoyando a todas las niñas que se escapan de ser cortadas y apoyando a las ONGs o asociaciones que trabajan para esta causa.

8937 km Madrid - Nairobi

¿Nos ayudas a sumar kilómetros?

Inscríbete e indícanos la actividad deportiva con la que sumarás tus kilómetros. Fecha de inscripción del 1 al 21 de marzo.

(PARA RELLENAR)

(*) KILÓMETRO CERO ¿No puedes realizar ninguna actividad pero quieres colaborar? ¡Ésta es tu categoría! (Asociación de Escritores Solidarios Cinco Palabras IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336).

UNA VEZ INSCRITO ADQUIERE AQUÍ TU

DORSAL

LAS PALABRAS DE LA SEMANA

El proyecto vitivinícola se relanzó cuando Josefina Martín Berdugo plantó nuevas vides, con la ayuda y apoyo de su esposo Enrique y sus tres hijos Antonio, Bruno y Pepa. Antonio es el responsable de las operaciones del día a día. Enrique se retiró tras toda una vida dedicada a la medicina. Bruno es un diseñador exitoso cuyo talento es visible en toda la bodega. Josefina, cuya inversión en sus tierras ancestrales ha hecho realidad nuestros vinos, es la energía detrás de esta empresa familiar. Pepa, la más joven, divide su tiempo entre actividades profesionales y visitas a la bodega.

 "Nuestros viñedos han alcanzado la edad de 30 años, realizando en este punto una transición a su madurez. Esto significa que nos encontramos en un momento en el que los expertos coinciden que la vid consigue extraer minerales que producen sabores y aromas excepcionales y distintivos, que hacen nuestros vinos cada vez más interesantes", apunta Antonio Díaz Martín.

Las palabras del empresario del vino Antonio Díez Martín para los Escritores Solidarios de Cinco Palabras:

HIJAS
ADVERSIDAD
VINO
TIERRA
PIEDRAS

Olga Maderuelo nos enseña la Bodega MARTÍN BERDUGO y nos explica el proceso de elaboración.

Los viñedos han alcanzado la edad de 30 años, realizando en este punto una transición a su madurez. Esto significa que la Bodega Martín Berdugo se encuentra en un momento en el que los expertos coinciden que la vid consigue extraer minerales que producen sabores y aromas excepcionales y distintivos, que hacen de sus vinos cada vez más interesantes.

Antiguos documentos descubiertos en los archivos familiares muestran que nuestra finca de orientación sur, situada a orillas del río Duero, al este de la villa de Aranda, se ha utilizado para estudios detallados sobre el cultivo de la vid desde hace al menos 200 años.

Las actuales plantaciones comenzaron a fines de la década de 1980. Para el año 1990 nuestras 87 hectáreas de viñedo propio de un solo pago habían tomado forma. Hoy en día, después de 30 años, ha llegado un momento en el que la edad del viñedo comienza a pagar dividendos de calidad, según coinciden todos los expertos. PARA LA COMPRA ON LINE.

CAUSA DEL MES DE MARZO

La causa de este mes de MARZO es AMIGOS DE NYUMBANI (AdN) que nos llegó a través de Bárbara Perconig, compañera de Iberia de la presidenta Mar Olayo, quien colaboró en el última Cena Anual de Cinco Palabras donándonos obsequios de PORTOROSE  y BARBERÁ CLINIC junto a Julia Barberá.

Amigos de Nyumbani (AdN) es una Organización no gubernamental y  sin ánimo de lucro creada en 2007, con el objetivo de apoyar desde España la labor iniciada en Kenia por el Jesuita Ángelo D’Agostino,  fundador de la ONG keniata “Nyumbani”,  dedicada íntegramente a los niños huérfanos por causa de SIDA. Amigos de Nyumbani centra sus esfuerzos en desarrollar proyectos orientados al beneficio y crecimiento intelectual, social y emocional de estos huérfanos, así como la captación de fondos, actividades de información, sensibilización y gestión del voluntariado en Kenia. (www.amigosdenyumbani.es )

Nyumbani Kenia (COGRI) es la ONG beneficiaria,  fue fundada en el año 1992, por el ya fallecido Padre Ángelo D’Agostino,  Jesuita de la Universidad de Georgetown y Doctor en Urología y Psiquiatría, destinado en Nairobi, (Kenia) en los años 90.  Father D'Ag, como  le llamaban sus allegados,  luchó por los niños huérfanos del SIDA hasta el final de sus días.  Creó un orfanato, donde acogió a  muchos niños  seropositivos que habían sido abandonados, aportó la conciencia de la orden en la educación de los huérfanos basados en los valores cristianos.  Fue el primero en luchar por los derechos de los niños al acceso  a la educación, apelando al sentido común y social de políticos y gobernantes para la readmisión de estos huérfanos en centros estatales que hasta esa  fecha eran rechazados por miedos fundados en  la ignorancia y desconocimiento de los mecanismos de trasmisión de la enfermedad. Finalmente esta lucha fue recompensada, y el Padre D’Agostino, ganó la batalla legal contra el gobierno de Kenia y consiguió la admisión de los huérfanos en la escuelas públicas. La lucha y los valores cristianos de Father D’Ag, han sido reconocidos ampliamente por muchas organizaciones dedicadas a la filantropía, denominada su labor como una inversión en espíritu, dignidad y calidad humana.   (Global Philanthropy and Remittance, 2011

PROLOGUISTA MARZO

Amor Sola Menéndez, presidenta de Amigos de Nymbani y bióloga mariana.

Además Amor Sola nos quiere invitar a conocer más sobre su ONG. "Si queréis saber algo mas de la labor de Nyumbani en Kenia , y de su fundador, voy a dar una conferencia vía zoom al club de Antiguos alumnos de Georgetown este miércoles día 3, a las 7.30 pm. A las que os apetezca verlos, aquí os adjunto la invitación y el link por si os queréis conecta".

https://georgetown.zoom.us/j/8645204465

TERTULIA DE CINCO PALABRAS DESDE EL CONFINAMIENTO CON LOS ESCRITORES SOLIDARIOS

Juan Antonio Tirado, periodista, jefe de informativos de Onda Cero Sierra y Director de La voz de la Sierra, ha comenzado su iniciativa “TERTULIAS SOLIDARIAS de CINCO PALABRAS”, para dar a conocer a los Escritores Solidarios y todos aquellos que han colaborado en estos siete años de andadura y siguen colaborando.

En esta primera tertulia participan los siguientes escritores solidarios y colaboradores de Cinco Palabras:
Gracia Olayo
Soledad Olayo
Javier Olayo
Marga García Calvo
África Sánchez
Claribel Aránega
Lili Del Riego
Alicia Manzanares
Gabriela Vázquez

Visita nuestra tienda solidaria para adquirir la pulsera de Cinco Palabras PINCHA AQUÍ: Tienda On Line

Normas de CINCO PALABRAS para escribir un relato solidario:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.
*Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.

*Si quieres mandar un audio con tu relato solidario leído por ti, envíanoslo a contacto@cincopalabras.com


NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

NORMAS DE CINCO PALABRAS

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

BANKIA

IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336.

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Para cualquier sugerencia: contacto@cincopalabras.com

19 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE MARZO (I): ANTONIO DÍEZ MARTÍN, RESPONSABLE DE bodegas martín berdugo @martinberdugo”

  1. ¿Por qué no puede tener hijas, la adversidad? Quien sabe, la adversidad puede ser una magnífica oportunidad para reinventar el rumbo, si es acompañado de un buen vino, muchísimo mejor.
    La madre tierra, de vez en cuando se encarga de que nos encontremos piedras en el camino, a veces desconozco porque su tamaño es inmenso que nos oculta hasta la claridad del momento, ya podemos encontramos en un buen momento que si aparece una piedra, nos puede hacer caer, hasta la más profunda tristeza y de nuevo saludar a la sinrazón, la misma que nos enreda y nos confunde mucho.

  2. Como hijas de la adversidad, las tormentas estallaban día a día, destrozando mis sueños de vino y rosas. La tierra respondía a ellas desnudando sus piedras, convirtiendo mi campo en un pedregal inhóspito. Y yo no podía hacer otra cosa que levantar mis brazos, con gesto peripatético, implorando el perdón de los cielos.

  3. ¿Dónde están las hijas que sufrieron la más cruel adversidad? Los hombres las tenían entre muros de creencias y razones. Construyeron altos castillos que prohibían los jardines… ¡No a la libertad natural! ¡No a lo que brota de lo más íntimo! ¿Quién viajó más allá de aquel lugar donde no crecían las flores? Era difícil escuchar alguna sonrisa entonces, alguna sincera y que fluyera como ríos de agua dulce… La uva de la juventud nunca dio vino ni embriagaba corazones, cuando se extinguió la inocencia la tierra se quedó áspera y con polvorientas piedras. Entonces los hombres…
    Destruyeron sus castillos.

  4. 8937 km MADRID – NAIROBI

    Hijas de la adversidad
    de la tormenta y del miedo…
    hay Almas que os están mirando.
    Con sus manos abrirán
    caminos de azules pétalos,
    que a las mujeres liberen
    del ancestral sufrimiento.
    Siniestra mutilación,
    proscrita frente a un futuro
    donde no haya más gorriones
    de enjaulada voluntad,
    y con sangre entre sus alas.
    Roto y exhausto caerá
    el velo de la ignorancia
    que a los cuerpos profanó.
    Son madres, hijas… mujeres
    siguiendo el hilo de Ariadna,
    una sola voz serán
    achicando las distancias.
    Uniremos nuestras copas
    con el vino de la tierra,
    de arcilla, de arena y piedras
    festejando libertad.

  5. Cuidaba de las cepas como si fueran sus hijas. Siempre luchó contra todo tipo de adversidad: el clima, los precios del mercado y la maldita “cenicilla” que pudría la uva en su mejor momento. El vino era su vida, sangre que recorría su interior ofreciendo un nuevo renacer, la euforia de cada brindis. Sentía la tierra como su alma, la madre de un todo, un presente donde prevalecían los valores de esfuerzo y creación. Por eso, aunque llovieran piedras del cielo, hizo añicos el millonario cheque con el que pretendían comprar sus tierras para construir adosados.

  6. Y llegó la etapa del envero.
    Y vi a las hijas verdes en las parras madurar creando el néctar de los dioses.
    Se hicieron cuerpos robustos, concentrados, preparados para la adversidad y dispuestos a compartir juntos momentos inolvidables.
    Vinos con Alma, recuerdos de la niñez, de trabajos en la bodega y el campo. Tierras pobres, llenas de piedras, pero con buen drenaje.

    Y…para beberlo…

    ¡¡¡Ayyyy, para beberlo…!!!

    “Levantad la copa al cielo
    ¡Qué maravilla!
    Arrodillaros, que este caldo…
    ¡hay que beberlo de rodillas!

  7. Y llegó la etapa del envero.
    Y vi a las hijas verdes en las parras madurar creando el néctar de los dioses.
    Se hicieron cuerpos robustos, concentrados, preparados para la adversidad y dispuestos a compartir juntos momentos inolvidables.
    Vino con Alma, recuerdos de la niñez, de trabajos en la bodega y el campo. Tierras pobres, llenas de piedras, pero con buen drenaje.

    Y…para beberlo…

    ¡¡¡Ayyyy, para beberlo…!!!

    “Levantad la copa al cielo
    ¡Qué maravilla!
    Arrodillaros, que este caldo…
    ¡hay que beberlo de rodillas!

  8. Desde su silla de ruedas la anciana contemplaba la torre que energía de las aguas.
    A sus noventa y tantos había cruzado media España gracias a una de sus hijas, a la que hoy no hablaba de adversidad y desdicha.
    Emocionada hablo de aquel valle que daba vino y aceite, de los huertos junto al río, del pueblo, de las fiestas y de su gente, de su casa que de tierra y piedras rivalizaba con cualquier palacio.
    Lágrimas de alegría recorrían su rostro, parece que fue ayer, dijo cuando cerró los ojos, quien sabe si por última vez.

  9. Apareció en el doble fondo de un cajón.
    El documento atestiguaba que las cepas del viñedo sur eran hijas de aquellas otras, centenarias, que dieron origen al actual imperio vinícola.
    Sobrevivieron a la adversidad, vencieron a las inclemencias atmosféricas, los sabotajes de la competencia, las enfermedades naturales…
    Hoy presentamos a la prensa especializada una obra de arte, un nuevo vino, sangre de una tierra de la que algunos, incrédulos, no esperaban nada, pero que una vez más se ha entregado generosamente ofreciendo su tesoro, su riqueza.
    ¿Quién, tiempo atrás, hubiera apostado por ello en un terreno invadido por las piedras?

  10. ABLACIÓN

    No podemos quedar impasibles ante las hijas de la adversidad, la superstición, la falta de cultura y el machismo existente en países que aún maltratan a las criaturas por el hecho de nacer mujeres. Nos afecta a todos. No se puede permitir la tortura de por vida, por el hecho de haber nacido mujer. “Se entiende en otras épocas,” cuando contaban que vino un chamán a decirles que era necesario para que la tierra fuera fértil y no se convirtiera en piedras, pero ahora; ya es cuestión de que todos clamemos: ¡Basta ya! ¡Digamos que se trata de humanidad!

    1. (Disculpad que vuelva a enviar el relato, me he equivocado y he mandado uno que no estaba corregido. Espero que no importe que lo vuelva a enviar. No he podido eliminarlo. Muchas gracias).

      ABLACIÓN

      No podemos quedar impasibles ante las hijas de la adversidad, la superstición, la falta de cultura y el machismo existente en países que aún maltratan a las criaturas por el hecho de nacer mujeres. Nos afecta a todos. No se puede permitir la tortura de por vida. “Se entiende en otras épocas,” cuando contaban que vino un chamán a decirles que era necesario para que la tierra fuera fértil y no se convirtiera en piedras, pero ahora; ya es cuestión de que todos clamemos: ¡Basta ya! ¡Digamos que se trata de humanidad y mirad con honestidad!

  11. Historias

    Mi padre, era un buen contador de historias. Ésta, se nos quedó grabada en la memoria.
    Su cuñado, hombre machista, nacido en un pequeño pueblo y padre de tres hijos varones, se regodeaba de ello, pues pensaba, que, las mujeres, no servirían para trabajar los campos que fue atesorando.
    Cuando se hizo mayor, se quedó solo, y comenzó a echar de menos, las hijas que nunca tuvo; sintiéndolo, como una triste adversidad.
    Con una copa de vino en la mano, observaba la tierra convertida en un pedregal.
    Sus lágrimas cayeron sobre las piedras. Ellas, no se inmutaron ante su soledad.

  12. CAÍDAS DEL CIELO
    Algunos dijeron que eran hijas de la adversidad porque llegaron el día de la gran tormenta. El pastor fue el único que no huyó al verlas, aunque pensó que se había pasado con el vino cuando asomaron, cubiertas de tierra, tras las piedras que separaban la iglesia del cementerio. Aparecieron como dos espectros entre rayos y truenos, pero curiosamente, el tiempo que permanecieron en la aldea sembraron alegría y serenidad. Cuentan que la última vez que las vieron, se alejaban cogidas de la mano y dejaban tras de sí una estela de risas y margaritas.

  13. Son mis hijas mi grito
    cuando camino,
    son ellas mi lucha
    para derrotar a la adversidad,
    son mi sustento
    cuando arrastrado en la pena ,
    no me puedo levantar,
    son la sangre
    que me da la vida,
    como el vino
    que nace de la tierra,
    baña y alegra
    las gargantas heridas.
    Son mi vida
    mi sustento
    mi sangre
    mi alegría,
    son el corazón
    que vuelve a latir,
    cuando soy piedras.

  14. Si pensáramos en el otro…

    Con el viento en sus capas y aire resignado, parte de las hijas, envueltas en una aureola de bonanza, de la nueva era, van a contemplar de lejos, cómo otras que tampoco han conocido la adversidad, pasearán por las calles, al grito de libertad, la bandera multicolor de sus derechos. Y verán cómo brindan con el vino de la reserva que si sufrieron intolerancia e incomprensión.
    Se sueñan líderes de la tierra que pretenden conquistar, y la imaginan sin piedras. Lo lograrían, si no fuera por la escisión, encubierta por el virus, que ha provocado un discurso monopolista y monocolor.

  15. No podía parar de llorar.
    Siempre vió a las vides como a sus propias hijas.El destino le había dejado sólo,sin familia.
    La adversidad le había vuelto a visitar.
    Se había dedicado,en cuerpo y alma,a crear el mejor vino de su zona.
    La tierra era generosa,su esfuerzo de titanes…pero llegó el granizo,el viento y la nieve.Todo fuera de fecha.
    Una vez más las piedras del camino pensaba demasiado.
    Demasiados surcos en su rostro, demasiados callos en sus manos, demasiado peso a su espalda.
    Ojalá mañana,luzca un nuevo rayo de esperanza para volver a empezar.

  16. Cuidaba de aquellas uvas doradas como a sus hijas. Las mimaba y protegía ante la adversidad de la climatología y de las dichosas plagas de la zona para obtener un vino espléndido, capaz de competir con los mejores caldos del país. En cada temporada, removía la tierra y limpiaba como un minucioso orfebre todas las piedras que pudieran entorpecer el crecimiento de las raíces de las cepas. Ganar el primer premio suponía ese diploma que se le otorga a un miembro de la familia, reconociendo así su minuciosa labor y su esfuerzo para conseguir ese exquisito sabor en paladar.

  17. LA UVA Y EL VINO

    Hijas son de la paciencia
    las semillas y la siembra,
    en la adversidad,
    el tiempo relativiza todo suceso
    y la calma acaricia
    de la fermentación el proceso
    en el que el vino queriendo ser,
    necesita sentirse cubierto de sombrero
    y de visita,
    fluyendo a la vida antes de madurar,
    sometiendo a los tiempos
    el necesario aclareo,
    y al alba de los días, con el mimo necesario,
    en el descanso del roble,
    madera que de la tierra noble
    la mano del hombre fabrica,
    duerme el tinto en las barricas
    de crianza a la reserva
    en maridaje de piedras.

  18. Secándose el sudor, apareció en el escenario con el aplomo esperado por los espectadores, controlando los nervios bajo sus zapatos. Los aplausos mitigaban sus latidos de odio. Sentado ante el piano, rozó las teclas con la dulzura con la que acaricia la piel de sus amadas hijas. Miró su pie al posicionarlo sobre el pedal de resonancia, intentando pensar en las palabras de su padre: “La adversidad es ocasión de virtud”, pero los recuerdos de vino y navaja, sangre en tierra, dolor y venganza, convirtieron sus dedos en piedras inmóviles, como el cuerpo inerte de quien violó a sus pequeñas.

Escribe tu relato