ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE ABRIL (I): ROKO(@RokoOficial), cantante y actriz

Como os comentábamos en la CAUSA, este mes de abril deberíamos estar celebrando nuestro Aniversario, pero las circunstancias exepcionales que estamos viviendo no lo podremos conmemorar como en años anteriores. La crisis del Corononavirus o COVID-19 ha trastocado, no sólo nuestros planes, sino los planes de todo el planeta. La pandemia nos obliga a poner de todos nuestros esfuerzos para intentar combatirla. Nuestro primer lema es #QuédateEnCasa, pero además queremos hacer visible todas las labores que se hacen de forma voluntaria desde muchas empresas o personas individuales: JUNTOS VENCEREMOS AL CORONAVIRUS

Toda la información sobre la pandemia la puedes seguir en La Voz de la Sierra que dirige Juan Antonio Tirado.

Esta semana envía sus palabras la cantante, compositora y actriz de teatro musical, Roko, que fascinó a los telespectadores de 'Tu cara me suena' de Antena 3 Televisión.

Mar Olayo ha conocido a Rocío Pérez Armenteros, Roko, a través de nuestra escritora solidaria Nani Canovaca.

Éstas son las Cinco Palabras que nos dio la cantante y actriz Roko, desde su hogareño confinamiento para vuestros relatos que estos días estarán marcados seguro por los acontecimientos presentes:

CRECIMIENTO
SERENDIPIA
PLANETA
CAMINO
RAÍZ

(*) Escribid el relato solidario con tres premisas:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.


UNA ARTISTA COMPLETA

Cantante, compositora y actriz. Licenciada en interpretación musical. Se da a conocer al gran público gracias a su participación los programas musicales “El Número Uno” y “Tu cara me suena” convirtiéndose en la ganadora de este último en la segunda edición del formato líder de audiencia en Antena 3.

En cuanto a su faceta musical comienza su carrera a los 14 con diversas formaciones. “Saudades Chill” es su primer álbum editado, formación con la giró junto al compositor y productor Antonio Ferrara. En 2014 edita su primer álbum en solitario “3,2,1: Roko”. Posteriormente ha girado con varios proyectos musicales y diversas formaciones.

Da el salto a la ficción nacional como una de las protagonista de la serie “Vive Cantando” compaginando desde aquí su carrera musical y como actriz.

Sus primeras incursiones en el cine llegan como actriz de doblaje en los largometrajes de animación “Meñique” y “Jack y la mecánica del corazón”. Posteriormente participa en “El Principito”, donde pone voz a la versión española de su tema principal (Sígueme) y en la película “Sin Rodeos” de Santiago Segura, también en su banda sonora.

En teatro musical ha protagonizado la obra “La Gatita Blanca “ en el Teatro de la Zarzuela de Madrid y en el montaje musical de “Nine” en el papel de Luisa Contini en el Teatro Amaya de Madrid. Actualmente da vida a la Hermana Milagros en la exitosa gira nacional de “La Llamada”.

PROLOGUISTA DE ABRIL

Gonzalo de Gálvez Aranda
Presidente de la
Fundación Un Colegio Para Todos

Arquitecto de profesión, dedicado a las construcciones escolares desde hace 23 años al servicio de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. En el año 2007 inició el compromiso de llevar a cabo proyectos educativos y construcciones escolares a zonas desfavorecidas del planeta a través de la Fundación Un Colegio Para Todos de la que es presidente y fundador. Nacido en Málaga en 1962, está casado y tiene 4 hijos, se confiesa creyente y agradecido de la vida, lo que le lleva al siguiente reto: “ningún niño sin colegio” para así conseguir una sociedad más justa.

LA CAUSA DEL MES DE ABRIL: JUNTOS VENCEREMOS AL CORONAVIRUS

Con la contribución de los socios de Cinco Palabras compraremos máscaras para enviarlas allí donde nos lo pidáis. Henbea ya ha enviado este material a hospitales de Granada, Aranjuez, Collado Villalba.

Si queréis colaborar, solo son 3€ por máscara, ya que HENBEA, no cobra mano de obras, solo el coste del material.

Aquí tenéis la cuenta de banco: ASOCIACIÓN CINCO PALABRAS Asunto: Máscaras contra el coronavirus BANKIA: IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336

Hace unas semanas Mar Olayo se emocionó con la iniciativa de Cristina Marín Campos, donde pedía cartas de apoyo y esperanza para los pacientes de los hospitales. Mar, siguiendo las directrices de Cinco Palabras, propuso escribir nuestros relatos solidarios para todos los enfermos del coronavirus aislados en los hospitales y las personas que lo están pasando mal confinadas en sus casas.

Con lo relatos y los audios que recibe de los escritores solidarios, Mar está editando videos para que las personas que no puedan leerlos los puedan escuchar en las voces de sus autores. Por esta razón ha creado en Youtube la página ´JUNTOS VENCEREMOS AL CORONAVIRUS´ #ParaTiauquenoteconozco, donde todas las personas pueden compartir los relatos solidarios a quienes lo necesitan en estos dramáticos momentos.

Junto con los relatos, que enviamos a los hospitales todas las semanas, van nuestros audios solidarios. Mónica Rodríguez, desde Onda Cero Sierra, nos ayuda a difundir nuestros buenos deseos, esperanza y fuerza:

PARA TI AUNQUE NO TE CONOZCO. (Semana 1)

PARA TI AUNQUE NO TE CONOZCO (Semana 2)

NORMAS DE CINCO PALABRAS

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

BANKIA

IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336.

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Para cualquier sugerencia: contacto@cincopalabras.com

Anuncios

62 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE ABRIL (I): ROKO(@RokoOficial), cantante y actriz”

  1. CONEXIÓN
    Era una gran sacudida y el momento exigía poner en práctica lo aprendido en todos los años de crecimiento. Las experiencia vividas, ya fueran buscadas o surgidas de una serendipia, éstas sobre todo en lo relativo al amor, la habían convertido en la persona que hoy era. De niña soñaba con un planeta infinito, en el que se perdía por un camino que no tenía final, y ahora anhelaba encontrar la raiz que la devolviera a lo que pertenezcía, al conjunto del que todos formamos parte.

  2. El crecimiento de su amor por ella, así lo expresaba él, en términos tan matemáticos, no se debía a ninguna fórmula o predicción, no se ajustaba a ninguna curva, pese a que toda su vida había sido de ciencias, su mayor descubrimiento fue cuando chocó un día con ella, por serendipia, y aquel libro de Shakespeare cayó al suelo por la parte “Es amor bien pobre el que puede evaluarse” El planeta pasó a ser un lugar habitado por cosas mágicas. Su pensamiento cuadriculado se volvió… un camino de sentimientos. Y al hacer la raíz cuadrada obtuvo… ¡La inconmensurable hiedra!

  3. Hacia muchísimo tiempo que no decidiera poner las Cinco Palabras todas juntas como: Crecimiento, serendipia, planeta, camino y raíz. En esta ocasión el termino “serendipia”, no me ha resultado sencillo de encontrar una definición que logase encontrar una gran historia.
    Hace tres semanas que el crecimiento del planeta se ha detenido y le está costando encontrar elegir un nuevo camino para llegar hasta la raíz y hallar el remedio para la epidemia mundial en la que nos encontramos. En cierta medida este encierro que estamos viviendo, de alguna manera y desgraciadamente ha marcado un tiempo de la humanidad haciendo historia

  4. El confinamiento dio sus frutos en las ramas de los edificios, infinitos aplausos brotados como símbolo de unidad frente al enemigo. La serendipia fue el valor humano, enterraba fantoches de capa y cómic, enalteciendo a aquellos que se jugaban la vida en un mundo real, cuesta arriba, donde un micro bicho ahogaba vidas por miles. Aprendimos sin duda la lección; otro planeta es posible dejando atrás el camino de nuestros egos, emprendiendo la senda solidaria y apartando rocas de avaricia para ser feliz.

  5. Tiempo de azahar

    Los casos comenzaron a disminuir justo al tiempo que el crecimiento de las semillas plantadas comenzó a hacerse notar. Esperanza era la palabra que su hija había utilizado desde el hospital para nombrar la increíble serendipia del bendito error de Juan. La solución más barata y al alcance de todo el planeta había allanado el camino para cortar el mal de raíz. Multitud de naranjos, cual farolas anaranjadas, fueron llenando los parques, las aceras y hasta las macetas de todos los balcones de la ciudad.

    MVF©

  6. No hace falta que los PAÍSES alcancen un alto CRECIMIENTO, ni que los individuos sean más o menos cultos, para que aparezca una SERENDIPIA oportuna que mejore las condiciones del PLANETA.
    Hay muchas cosas que necesitamos los humanos que aún no han sido descubiertas,
    pero, ojalá que en momentos cruciales como el que estamos viviendo, sepamos tomar el CAMINO oportuno para actuar correctamente y podamos así destruir de RAÍZ el virus nefasto que nos ha invadido.

  7. El crecimiento de mi creatividad es directamente proporcional a mis deseos de tu pronta recuperación. Para ti, aunque no te conozco, escribo en alas de serendipia, para que mis palabras lleguen a tus ojos, a tus oídos, a tu corazón.
    El más valioso hallazgo fue saber que existes, que deseas seguir siendo parte de este planeta azul, donde todos somos uno en un mismo camino. Te mando mi mayor tesoro, el que me hace respirar cada día, el ARTE, para que extraiga de raíz el mal que nos aflige y llene de oxigeno y esperanza los pulmones de este mundo.

  8. Llevo tiempo embarcada en la búsqueda de ese yo que todos llevamos dentro.
    Poco a poco voy dando con él y lo que encuentro aumenta exponencialmente mi CRECIMIENTO personal.
    Para mi sorpresa, por mor de la SERENDIPIA descubro que, aún sin conocerte, tú eres clave en este proceso; tú y tantos como tú en todo el PLANETA. Que mi CAMINO de vida no puede entenderse si no cuento contigo. Que el árbol de mi existencia no crecerá bien si su RAIZ no se entrelaza con tus raíces.
    Que si en algún momento llego a ser será porque tú existes. A.M.

  9. La idea de Cristóbal Colón tuvo su crecimiento,
    Haciéndose a la mar para alcanzar su objetivo.
    La angustia y el miedo invadieron los sentidos…
    Sin imaginar la serendipia que le aguardaba.
    Qué hallazgo tan grande!
    Descubrir un mundo nuevo!
    La redondez del planeta!
    Y la vida de su tripulación salvada!

    Cuántas lecciones nos da la vida!
    Para luchar por los ideales,
    Sin importar los obstáculos del camino,
    Siempre la esperanza nos sostiene.

    En esta lucha contra la muerte
    El Hijo de Dios y su tripulación son uno!
    Volverá a echar raíz abajo
    Y dará su fruto arriba!
    No seremos vencidos!!

  10. UN HALLAZGO AFORTUNADO

    Reflejo repetido en las horas del reloj.
    Tiempo monocorde y rígido.
    Afligido crecimiento
    de esta escena de parálisis;
    ofuscada irrealidad que nos envuelve.
    Vulnerables cual barco a la deriva,
    hambrienta la incertidumbre del desánimo.
    Casi agotados de esperanzas
    sucede un efecto maravilloso…
    Serendipia… ese hallazgo afortunado
    entre tanto dolor acumulado.
    ¡Cómo no supimos verlo antes!
    Oculto a incrédulos ojos,
    buscando en el lugar equivocado.
    Hilo conductor uniendo a la humanidad.
    Que el planeta es nuestro hogar
    y el camino se traza con el amor
    de quien sirve en solidaridad.
    Mas la raíz está en buscarnos…
    aplaudiendo juntos a la vida.

  11. LA CIUDAD DEL SOL

    En el crecimiento convexo de sus pupilas celestes antes del abrazo encontró lo cálido de unas manos a distancia. Manos extrañas pero, cosas de la serendipia, tiernas amigas desde aquel balcón blanco. Y así descubrió que su planeta lloroso y cerrado a cal y canto aún conservaba un trozo de camino sembrado de esperanza, pues aquellas palmas a compás eran un ejército invencible. Y en cada maceta de cada balcón brotaba una diminuta raíz en flor, en vida. Y en cada lágrima de cada rostro esperábamos al sol, para que se calentara envalentonándola y hacer de su inevitable caída un acto de fe encendido, un abrazo a mil manos.

  12. Estemos enfermos o confinados tenemos tiempo para pensar, para meditar, puede convertirse en un buen momento de crecimiento personal, aunque sea por serendipia, podemos reencontrarnos con nosotros mismos o de convertirnos en las buenas personas que por naturaleza somos.
    La enfermedad nos iguala a todos, nos hace comprender que lo más importante que podemos poseer en el planeta es la salud, sin ella ¿de qué sirve el dinero
    o los bienes?
    Nos hace olvidar envidias y rencores, nos muestra el camino. Todas esas cosas nos debilitan, dejémoslas atrás y fortaleceremos nuestra raiz y creceremos. Daremos frutos y muchas primaveras, como decía la canción.

  13. Esperamos a diario las noticias sobre esta pandemia maldita. Pero que decrezca no será fruto de la serendipia. Al contrario. Hay que ponerse las pilas y aguantar estoicamente. Estamos confinados en nuestra casa, en nuestro país, en nuestro continente, en nuestro planeta, al que no acabamos de cuidar como se merece. Jugar a ser Dioses nunca se nos ha dado bien. Y para arreglar esto el único camino que nos queda es llevarlo con paciencia y tener esperanza. ¿La raíz de nuestros males? La mayoría lo tenemos claro. Pero ahora lo que importa es salir de ésta, pensando en positivo.

  14. HABLEMOS UN RATO

    ¿Sabes qué? No nos conocemos. Y te voy a contar algo: no me gusta la palabra crecimiento. Me recuerda a las matemáticas. Seguramente has leído mucho la palabra serendipia últimamente. ¿Sabes qué significa? Es un descubrimiento que haces de manera inesperada; por ejemplo cuando los científicos descubren un planeta en el que hay vida. O cuando vas andando por la calle y en el camino encuentras algo que no esperabas encontrar. La raíz de todo esto es distraerte un rato de los problemas, así que no busques sentido al texto, olvida un momento lo malo y disfruta de la lectura.

  15. Después de la contención, el miedo y la resiliencia, se debate con fuerza el crecimiento, emergiendo desde lo más profundo de nosotros mismos, cual brote que perpetua verde tras la nevada tardía…
    Como serendipia, nos encontraremos en este maravilloso planeta, cada cual sobre su camino. Dibujado en nuestros rostros, el aliento que te ofreció leer estas letras, y el que a mí me ofreció escribirlas.
    Seremos raíz del mundo, viajeros incansables que aunque exhaustos, portaremos por fin la bandera del respeto sobre nuestros hombros, para convertirla en livianas alas blancas y así persistir.

  16. BUSCANDO LA VACUNA
    Mientras limpia los cristales percibe que sus lágrimas se hermanan a las que hoy derrama el cielo. Piensa que si la situación actual no sirve de crecimiento humano, el dolor de tantos seres no tendrá sentido. Por mucha serendipia y estudios en laboratorios para hallar el remedio que el planeta necesita, si el ser humano no encuentra un camino único y arranca de raíz tanta falsedad e hipocresía, de nada habrá servido esta locura que habita en el mundo entero. Ni blanco ni negro, puede ser multicolor y respetarlo, será la vacuna.

  17. Teníamos un CRECIMIENTO, cada vez mayor, de personas contagiadas por un virus.
    Todos esperábamos la SERENDIPIA, aunque fuera fortuito, para sanar y todos mejoraran, para sacarles de cuidados intensivos.
    El PLANETA padecía una epidemia y nadie tenia claro cómo encontrar un CAMINO acertado para pararla.
    Los médicos, enfermeras, científicos, todos, estaban desbordados, faltaban mil manos y los voluntarios llegaban de todos los rincones.
    La RAÍZ de la nefasta enfermedad era como un mal sueños del que todos queríamos despertar.
    En cautiverio dentro de nuestros domicilio, era una apuesta intentar parar los contagios y que el porcentaje de infectados descendiera.
    Nuestro lema. #yomequedoencasa.

  18. La esperanza en la mano

    Tal vez esto se trate
    de un crecimiento humano
    inesperado…

    Un ejemplo acabado
    de serendipia
    que le quita al planeta
    su estereotipia,
    le cambia los rituales
    y el movimiento.

    (Casual descubrimiento:
    somos mortales).

    Sí, todas las ciudades
    son parecidas
    en cuarentena:
    con la misma condena,
    se miran confundidas
    en busca de verdades.

    Pero a veces les nace,
    un brote insospechado
    por el camino,
    aunque un virus cretino
    -cruel rey deshilachado-
    las amenace.

    En medio de la noche,
    silenciando su grito
    y sin dejar cicatriz,
    arranca de raíz
    cada viejo reproche,
    tu abrazo por escrito…

  19. y de repente, empezó el crecimiento de solidaridad entre el vecindario, los vecinos empezaron a ayudarse unos a otros realizando todo tipo de encargos, los más jóvenes iban al supermercado, panadería, farmacia y los adultos fabricaban materiales con lo que tenían en casa. Se corrió la voz y la iniciativa propuesta por el ayuntamiento se hizo viral, llenando de amor los corazones de los vecinos de la ciudad, causando un gran serendipia en el ayuntamiento. El alcalde desconocía el carácter de sus vecinos y este evento les Unió más. El planeta fue más feliz y se crearon más caminos llenos de esperanza y paz. Y se acabó el dicho con la antigua raíz, que decía que las ciudades eran más egoístas que los pueblos.

  20. Busco entre las flores
    un elixir que renueve,
    un crecimiento del alma
    que traiga paz.
    Por lucho o por pura serendipia
    descubriremos la luz
    que limpie e ilumine el planeta.

    Nos queda un largo camino
    para llegar al entendimiento,
    pero cuando echemos raíz
    en la tierra fértil ,
    solo quedará brotar de nuevo.

  21. LA LUZ QUE VOLVERÁ

    En estos tiempos adversos considera su encierro como una etapa de crecimiento personal. Es su forma de enfrentarse al infortunio. Y no es por serendipia que esa misma actitud se extiende por todo el planeta.
    Cuando vuelva la luz, los seres humanos encontrarán un nuevo camino por el que transitar, más humildes, más conscientes de lo que les une, porque habrán extirpado de sí mismos la raíz del odio y del egocentrismo.

  22. Tenemos una salida

    Cruzamos fronteras, surcamos mares, conquistamos los vientos para llegar al infinito. Nos creímos capaces, nos sentimos con fuerza. Perdimos el control en pleno crecimiento.
    La naturaleza se ha sublevado, ha atacado con fuerzas invisibles, desconocidas. No ha sido una serendipia, sino una causa efecto de esta Torre de Babel.
    El planeta ha dejado de rotar. La humanidad no entiende que un “bichito” invisible haya colapsado el sistema y dado la vuelta a nuestra vida, como si de un calcetín se tratara.
    No temas, tenemos una salida, un camino que compartiremos desde nuestras ventanas, para acabar con el intruso de raíz.

  23. Aquella plaga de egoismo y deshumanización no paraba de aumentar, el crecimiento humano se veía abocado a una parálisis permanente.Nada nos importaba más que nuestro ego.
    El antídoto nos llegó en forma de serendipia, un virus maligno que nos hizo espabilar y mirar más allá de nuestras narices. El planeta por fin tomó conciencia de cual era el camino y, aunque perdimos muchos por el camino, ayudarnos entre nosotros, fue la única solución para cortar el problema de raíz.

  24. Él era bajito y estaba acomplejado.Alguien le había contado, que nacía, en un bosque lejano,una hierba con la que se hacía una infusión, y el CRECIMIENTO era inminente.
    Decidió adentrarse en aquel bosque.
    Buscando sin parar, y por SERENDIPIA, dio con ella.
    Llegó a casa, la preparó, y después de tomársela se durmió profundamente.
    Soñó que volaba feliz por encima del PLANETA azul.
    De pronto el planeta le habló.Estaba triste porque le estábamos maltratando.
    Despertó bañado en sudor, y a RAIZ de esa experiencia juró que cuidaría del planeta, porque era mejor vivir en un planeta feliz,que sobrevolar un planeta triste.

  25. Mateo y bella tenían discusiones cada día hasta que un día Bella le preguntó a Mateo por qué discutimos? Mateo le miró y le contestó con otra pregunta: ¿me quieres? Y ella, le contestó: claro.. Mucho. Entonces Mateo le dijo: no entiendo por qué discutimos si cada que lo hacemos nos estamos dañando el uno al otro.. Bella, replicó: tienes razón, no discutiremos más y nos respetaremos más…Desde entonces, el crecimiento de su amor fue tan grande que fue una gran serendipia para ambos y el planeta fue más feliz a su lado haciéndoles el camino de color rosa resolviendo el problema desde su raíz

  26. Acércate y dime si el crecimiento de la felicidad por la solidaridad de la gente te está ayudando a ser mejor persona. Gran serendipia la mía haberte conocido cuando nuestro Planeta está herido. Me siento afortunada de tener tu compañía y pasar estos días juntos porque la soledad no me gusta. Busco el mejor camino para salir positiva de esta cuarentena que nos está haciendo reflexionar a todos, sacando lo mejor de nosotros mismos. Pero desconozco si el mundo después de ésto olvidará la raíz de la cual ‘salimos’ cada uno de nosotros o seguiremos siendo racistas, xenófobos, insolidarios, violentos e incapaces de eliminar los prejuicios que tanto daño nos hacen e impide la evolución del ser humano.

  27. No me dejes sola porque el crecimiento de este sufrimiento está produciendo una gran serendipia entre nosotros, somos fantasmas y a la vez nos estamos descubriendo cada día más y más, llegando a gustarnos. Nuestro planeta explota y algo decide pararlo por un tiempo, haciendo que nos preguntemos qué hemos hecho mal y cómo podemos dar con una solución que se encuentra construyendo caminos juntos como jamás lo hemos hecho. Pero no olvidemos la raíz, que es el nacimiento del problema, que nosotros mismos hemos creado.

  28. Había una vez una señora llamada crecimiento que daba lecciones de vida a sus ciudadanos cada día, enseñándoles a ser mejores personas poquito a poco, dando a conocer lo mejor de sí mismos a través de pequeños retos que creaba dentro de la página oficial de turismo del pueblo. Crecimiento hizo feliz a sus vecinos comunicandoles una serendipia distinta 3 veces a la semana a través de su cuenta de facebook a lo largo del tiempo. Al final se creó un largo camino de buenas intenciones y raíz se hizo cada vez más fuerte e invencible. Desapareció el odio y la violencia entre las calles, y sólo reinó el buenrollismo.

    1. ¡OTRA OPORTUNIDAD!

      Quién nos iba a decir que el universo nos iba a dar otra oportunidad a la humanidad!
      Una oportunidad de crecimiento interior,de encuentro con los demás,de serendipia de nosotros mismos.
      El planeta nos demuestra cómo se regenera sólo sin nuestra presencia, cómo sigue su camino de esplendor y belleza inigualable.
      La humanidad debemos encontrar nuestra verdadera raíz.
      Aquella que se extiende y ramifica haciéndonos uno; diferentes, únicos e indivisibles para seguir existiendo.
      Aprovechémos éste parón en el tiempo que se nos da …

  29. El crecimiento de malas circunstancias ha provocado una serendipia inverosímil.
    He descubierto alma en algo tan inanimado como una lágrima.
    Las mías siempre tuvieron personalidad propia, paseaban sin pudor.Pero ahora que el planeta se tiñe de tristes episodios y todo me duele más que nunca, parecen hacer un ejercicio de contención. Bueno, siempre hay alguna Impaciente y temblorosa esperando en el lagrimal, que al perder el equilibrio rueda haciendo camino por mi mejilla. Creo que es un acto de empatía hacia los besos y abrazos confinados sin poder salir a consolar. Cuando consigamos arrancar de raíz esta pandemia, saldrán juntos en una explosión de júbilo.

  30. LA PALOMA MENSAJERA

    Se ha posado sin estruendo
    en tu ventana,
    buscando en tu mirada
    la medida de tu crecimiento,
    lleva en su gorjeo mi mensaje
    y, en la serendipia de su visita
    encontrarás nuevos silencios
    que te hablarán
    de un planeta nuevo.
    Te pienso cada día
    cada instante te siento,
    quisiera hacer el camino
    de los héroes que llegan a cuidarte,
    ser, uno de ellos,
    y prometerte con los ojos
    abrazos y besos
    que no puedo darte,
    pero me conformo con mandarte
    la paloma mensajera
    con todos mis pensamientos,
    llevando en su pico
    la raíz de un te quiero.

  31. HOLA ABRIL

    Y llegaste, abril, cuarto mes del año.
    Hoy es día 1.
    De ti saldrán rosas rojas
    Colonizarás el mundo de solidaridad
    Provocarás el crecimiento de la paz
    La serendipis nos sorprenderá cada dia.
    El planeta Tierra tendrá nuevos dias para curarse.
    Se creará el camino hacia la unión de la humanidad después de tantas tempestades y, a raíz de tanto sufrimiento, se abrirá una luz entre la sombra? permitiéndonos soñar por un momento que volveremos a la normalidad más pronto de lo que pensamos, quedando expuesto lo mejor de nosotros, esa fuerza invencible que nos hace humanos capaces de todo, juntos, de la mano.

  32. PRIMAVERA SILENCIADA

    Observo el CRECIMIENTO de las flores, primavera con rosas teñidas de luto y orquídeas furtivas…
    Sin quererlo ni buscarlo un bichito decidió apoderaste de nosotros, siendo la SERENDIPIA que da un respiro al PLANETA y un sermón a los humanos….
    CAMINO sin huellas repleto de piedras…
    Encontrar la RAÍZ del problema, sanar a la gente, amar a la vida…

  33. Hoy, la tristeza nos invade al ver el CRECIMIENTO de una curva que parece no tener fin. Pero, como la niebla en la mañana, pronto se disipará.

    Aunque la única esperanza sea descubrir un tratamiento, llegará cuál SERENDIPIA, y a los habitantes del PLANETA nos hará intuir aquel CAMINO que solo se hace al andar.

    Y aunque veas el confinamiento como la RAÍZ del problema, da un solo paso y la luz de un nuevo día alcanzarás.

  34. Tras andar durante horas, la salida pudo hallar. Palpar la felicidad le hizo recordar. Crecimiento de emociones, de ilusiones y un porqué. Serendipia agradecida por su mente y su Fe.
    Se olvidó del planeta que un edén le construyó, y no hay rastro del camino ni raíz que lo guió.
    Lo que sabe sin temor, es que no son de valor las monedas, sino las olas libres que forman las mareas.

  35. África, continente del mundo.
    Continente olvidado.
    Lugar donde el crecimiento de sus gentes
    es lento.
    Donde la serendipia de tus riquezas
    no te sirvió de nada.
    Solo el Planeta en el que te encuentras
    hizo que viéramos tu gran belleza,
    y los hombres que te habitan
    olvidaron sus raíces,
    caminando despacio,
    dejaron atrás, todo lo propio,
    y llenaron el mundo
    de hombres sin rumbo

  36. Dos de Abril, séptimo aniversario, Felicidades a todos los que desde el principio visteis el nacimiento y posterior crecimiento de cinco palabras y, por supuesto, a los que nos hemos incorporado después, llegando por casualidad, serendipia o destino.
    El granito de arena que aportáis para convertir el planeta en un mundo más digno no tiene precio.
    Y mil gracias a Mar, por mostrarnos el camino de la bondad y de la solidaridad, aunque a veces te tropiezes con alguna raiz, ahí sigues al frente, incansable.
    Mientras no falten personas como tu, habrá esperanza para el mundo.

  37. El crecimiento salvaje se detuvo y tuvimos tiempo de reflexionar.
    Por serendipia cambiaron nuestras rutinas; comenzamos a valorar “aquellas pequeñas cosas” y a revisar nuestras prioridades.
    El planeta nos estampa de repente y sin anestesia contra una realidad trágica que no podemos soslayar.
    Golpe a golpe nos despabila, alertándonos sobre el camino equivocado, quitándonos de raíz nuestra soberbia.
    Al andar se hace camino, y si volvemos la vista atrás, que sea con el fin de no olvidar.
    Caminante, elijamos la buena senda por donde hemos de pisar!

  38. ¡Vaya! La que nos ha preparado un bicho tan pequeño. Un mal virus.
    Esta situación, y como la lleve, hará que mi crecimiento como persona pueda mejorar. Siendo más cuidadoso para no contagiarme, y no contagiar a otros.
    Espero que los científicos encuentren la vacuna, aunque sea una serendipia, y volvamos a respirar tranquilos.
    Esto está siendo un problema global, de todo el planeta y sólo unidos podremos resolverlo.
    Y poder continuar con nuestro camino ,pero sin olvidar lo pasado. Arrancar de raíz no solo el virus, también otros distanciamientos entre personas y países. Que esto que está pasando, nos haga ver lo importante de la vida.

  39. MATAGÓ-I
    – ¿La quieres?
    – Con toda mi alma.
    – Pero… hace seis meses que la conoces.
    – Sí, pero su crecimiento personal y profesional han ido parejos con mi tranquilidad mental. Es, ha sido… ¿cómo es esa palabra?… “Serendipia”… para mi alma.
    – Ya.
    – No entiendes. Su sonrisa, cómo se mordisquea el labio, su mirada bondadosa. Como ese ser de otro planeta del que hablaba Silvio.
    – Ya.
    – No lo entiendes. Es un camino cerrado.
    – Ahora sí que no lo entiendo.
    – Amarla, y no ser correspondido. La raíz de mi tragedia.
    – Ya.
    – No sé…
    J. Bris

  40. ¿Sería posible que el crecimiento de Cinco Palabras hubiese sido fruto de la serendipia? De una carambola del destino, quiero decir. Me lo preguntas con los ojos muy abiertos en estos días en que este planeta hiberna y detiene su giro. Y te digo que no. No hay ni casualidad ni chiripa ni conjunción de astros aunque todos sepamos del amor que profesa Mar Olayo al universo y sus causalidades. Todo resonde en este camino de siete años a su esfuerzo, tenacidad y amor. Esta es la raíz que nutre la bella flor de cinco pétalos. Sigamos cuidando de ella.🖐️🌹

  41. Una ventana al exterior
    Dora ha decidido que hoy saldrá al balcón a aplaudir. Tiene vértigo y es extremadamente tímida, pero entre el crecimiento de contagiados y una historia que ha leído, se ha animado a hacerlo.
    Aunque es muy introvertida, se expresa con fluidez a través de la escritura. Para ella su ordenador con conexión a Internet constituye una verdadera serendipia.
    Le encanta compartir relatos y relacionarse a través de la red con gente de todo el planeta. Animada por uno de ellos, ha decidido emprender un nuevo camino.
    Quién sabe si gracias a él podrá arrancar de raíz sus miedos.

  42. Que la tierra no necesita al ser humano para su crecimiento, es un hecho.
    Los acontecimientos que el mundo está viviendo, me han hecho entender que este planeta no me pertenece. Bendita serendipia. La situación me empuja a salir del camino de lo infinito.
    La certidumbre hasta hoy, de la seguridad del recorrido, me invita a crear uno nuevo donde aprenderé a vivir desde la inestabilidad.
    Otorgaré a la vida la posibilidad de lo incierto, lo incontinuo, y entregaré mayor valor a lo que hoy me ha sido privado, teniendo la certeza de que la única raíz de todo, es el AMOR.

  43. ANNA.

    El crecimiento de la enfermedad era evidente. El descubrimiento de Anna, había conmocionado a la comunidad científica. Serendipia, comentó alguien. Aún con las dudas de los primeros análisis, los informes afirmaban que nada pudo haber sobrevivido en aquel planeta. Entonces, ¿ella?. Y ahora, ¿cuál era el camino?, ¿más análisis?. Decidí atajar el problema de raíz. Amarrada en la cama, vigilaba la jeringuilla mientras me acercaba. Empezó a…¿soplar? Era como un bufido nauseabundo que me envolvía. Rápidamente me agarré el cuello, ¡Dios!. Después el techo parpadeante, y su rostro que aparecía ante mí despacio, pausado, como en un exorcismo.

  44. La sala del hospital vestida de fiesta. Se palpa por los pasillos el CRECIMIENTO de la euforia entre guantes, mascarillas, batas desinfectadas, entre rostros vestidos de esperanza.
    Una SERENDIPIA inesperada: una vacuna inunda el PLANETA.
    Los balcones llenos de niños, de mayores que cantan, que bailan en un CAMINO sin retorno. Vencemos de RAÍZ esta pandemia destructora, toca empezar de nuevo.
    Muchos se han ido, muchos nos quedamos humanizados, solidarios, también…¿ Por qué no decirlo?, con la añoranza de este hogar improvisado en el que juntos hemos resistido.-

  45. El crecimiento de la pandemia era muy rápido, demasiado. España se paralizó en un mes de marzo del dos mil veinte. Sólo funcionaban los servicios esenciales, entre ellos los sanitarios; un aplauso para todos ellos.
    Los expertos en biología trabajaban sin descanso, quizás encontraran el remedio, o una serendipia pudiera salvar el planeta de un virus desconocido hasta ahora.
    Los ciudadanos seguíamos el camino que nos indicaban, para no contagiar ni infectarnos, y así acabar de raíz con el problema, porque queríamos volver a la normalidad y acabar con la pesadilla..

  46. Y me levanté pensando en el crecimiento de tu sonrisa,
    brillante y blanca en el mes de mayo
    despues de nuestra serendipia en el parque del Retiro de Madrid.
    Me enamoré de ti, nada más mirarte, esos ojitos tiernos
    se me quedaron clavados en el recuerdo.
    Sentí un escalofrío fuerte e intenso y ésto me ocurre pocas veces,
    sólo cuando es un sentimiento sincero aunque sea una alucinación, un sueño, un espejismo. Personas desconocidas, dos planetas completamente distintos,
    pero procedentes de un camino llamado vida.
    TÚ, del norte y yo del sur, pero con la misma raíz, dos corazones enamorados.

  47. Gracias Anela

    Toda la familia, nos encontramos, en un momento de crecimiento personal, gracias a una serendipia, que ocurrió en un refugio animal en Málaga.
    Allí, mi hija acogió a un ser de luz, Anela (Angel), una perrita desaliñada, quizás en ese momento la más sucia que había en el planeta.

    Pero ahí todo cambió, a todos nos fue enseñando el camino que debíamos seguir, a ser más conscientes y cambiar de raíz el pensamiento, para convertimos en personas sensibles y comprometidas con la naturaleza, los animales, la solidaridad.

    Y ahora desde mis humildes letras, te abrazo a ti, aunque no te conozco…

  48. Reflexiones

    Escuchamos: esta dolorosa prueba pasará. Contribuirá al crecimiento individual de cada uno de nosotros y —a nivel colectivo— de la sociedad. Llegará a ser un capítulo más en la colosal Historia de la Humanidad, del desarrollo social y moral del hombre a través de los tiempos.

    Preguntamos: ¿es por serendipia que todos los seres del planeta estamos enfrentando a un enemigo común que amenaza nuestra existencia?

    Hemos sido retados a recorrer juntos el mismo escabroso camino, a extirpar la raíz del mal sin saber aún cómo. La clave reside en colaborar unidos, sin fronteras ni prejuicios. ¡Escribamos juntos La Historia!

  49. Cinco Palabras

    Para desarrollar mi aprendizaje y crecimiento como ser humano, la vida me dirigió un día (no creo que por serendipia) hasta Cinco Palabras. Este juego artístico y solidario que beneficia diversas causas, salva distancias geográficas para hacer de nuestro planeta un lugar más pequeño y cercano a todos. El camino no ha sido fácil, pero gracias a Mar, raíz, tronco y savia de Cinco Palabras, su visión crece y se ramifica cada día. Ya cumple siete años de enviar ayuda y esperanza a los lugares más cotidianos y más recónditos del mundo. ¡Feliz aniversario y a por muchos más!

  50. Buenos augurios

    Viendo el continuo crecimiento de Cinco Palabras a lo largo de sus siete años de andadura, y la cantidad de causas donde ha intervenido, me convenzo de que los acontecimientos se manifiestan revelando una especie de serendipia.
    Auguro una larga vida en forma de arco iris sobre todo el planeta, un camino multicolor que enlaza a las personas generosa e inesperadamente.
    Felicidades a quienes lo hacen posible, y a quien cuida de raíz a este fenómeno de solidaridad!

Escribe tu relato