ESCRIBE TU RELATO DE Marzo (IV): ANA, CRISTY’S TEAM

En la cuarta semana del mes de marzo, una vez más, les proponemos las palabras de las componentes del Cristy's Team de Colmenarejo (Madrid), esta semana le toca el turno a Ana Donaire. Las imagenes muestran su participación en el concurso de camisetas de Cinco Palabras que aún está vigente durante estas semanas... (ver Concurso de Camisetas y participa votando la que más te guste hasta el 6 de abril).

Os seguimos recordamos que este mes de marzo nos están dando las palabras las chicas de zumba del grupo de las Cristy's Team del polideportivo de Colmenarejo que ha colaborado con nosotros en el concurso de camisetas, que finaliza el 6 de abril con la celebración del VI Aniversario de Cinco Palabras en la Cripta de la Catedral de la Almudena.

WhatsApp Image 2019-03-24 at 14.09.14Éstas fueron las Cinco Palabras de Claudia:

ENERGÍA
AMISTAD
EQUIPO
BAILE
ZUMBA

 

 

Ya hemos comenzado en el colegio de Educación Especial Peñalara de Collado Villalba a preparar nuestro proyecto DE PARED A PARED. Donde dentro de unas semanas terminaremos de desarrollar la acción encaminada a concienciar a los más pequeños la solidaridad y la ayuda en escolarización a otros niños en el mundo. Con este proyecto a través del arte buscaremos concienciar a todos de la necesidad de ayudar a los más desfavorecidos.

No os podéis perder nuestro VI Aniversario de Cinco Palabras en la Cripta de la Catedral de La Almundena de Madrid el día 6 de abril a las 19,15 horas con la colaboración de la Coral Cantoria que interpretará un repertorio de música sacra como concierto de Semana Santa.86c615f7-d3a8-4024-8160-1513e11ea969

cropped-banner-web1.png

Nuesta causa del mes de marzo es Las Kellys es una Asociación a nivel español de camareras de piso. El nombre “Las Kellys” proviene de un popular juego de palabras: “la Kelly, la que limpia”; en nuestro caso limpiamos hoteles.

El prólogo es de la psicóloga SONIA WILT DEL VILLAR.

WhatsApp Image 2019-03-03 at 12.43.45

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

18 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DE Marzo (IV): ANA, CRISTY’S TEAM”

  1. Llegó sin avisar a trastocar todo mi mundo. Con puntualidad extrema, al mismo tiempo que la fatal noticia. No se molestó ni en llamar. Entro hasta el fondo y allí se instaló, dónde podía absorber toda mi energía. Momentos difíciles de manejar que tan solo la amistad verdadera pudo consolar. Pasó el tiempo lento, muy lento y duro, muy duro, reafirmando que había venido para quedarse.
    Y así, por casualidad, descubrí algo que lo asustaba más que él a mí; el equipo de baile ” Cristy’s team” y su zumba cañera. Mientras bailo, él se hace chiquito y se esconde.
    Ya no tengo miedo al miedo.

  2. En un tiempo no muy lejano, me contaron que había estado algunos días sin la energía que suministra la vida a través de la amistad. La misma que había ayudado para que se formase el equipo de béisbol femenino en una exitosa exhibición, en la plaza del pueblo, para presentar un nuevo baile, el que recientemente estaban practicando en el gimnasio y que tenía el nombre de “zumba”.
    Su llegada al pueblo, causó una gran expectativa que impulsó de nuevo, una nueva actividad lúdica de todos los habitantes para poder desarrollarla, en otro ambiente después de las tareas del campo.

  3. La letal energía nuclear contribuyó contaminando mis vías respiratorias, que cayeron a tierra sin respetar las estaciones de rigor. ¡Putos! ¡Jamás entenderéis la amistad! Yo, que transformaba el dióxido de carbono en oxígeno, me talásteis para vuestros enseres decorativos. Ojalá mi amigo el sol arrase con un rayo vuestro futuro y no halléis sombra alguna donde cobijaros. Mis hermanos y yo éramos un equipo cuyos brazos se agitaban en un baile al compás del sonido del viento. Parecíamos una clase de zumba, ahora solo os queda la explanada de la muerte.

  4. Y se fueron gastando las ganas
    como se gasta la energía.
    Los gestos de amor
    pasaron a ser de amistad.
    Ya nada es lo que era,
    éramos un equipo
    unidos en lo bueno y lo malo.

    Me recreo en la imagen
    de un baile un noche de verbenas.
    Una sonrisa,
    unas risas y muchos sueños.
    No sabíamos bailar zumba
    pero éramos complemento perfecto.

    Se acabó todo aquello….ya no sé lo que queda.

  5. Corriendo todo el día y, si viene al caso, haciendo varias cosas a la vez. Así somos las mujeres, seres llenos de energía. Claro que eso a veces es un arma de doble filo y puede traernos problemas. Yo perdí la amistad con una persona (no demasiado importante para mí, eso hay que decirlo) discutiendo sobre este tema. No le gustaba verme hacer ninguna otra cosa mientras estaba con ella. Cielos! Con lo pesada que es no me habrían llegado las horas. También puede ser una desventaja cuando se trabaja en equipo: siempre hay un listo que termina siendo tonto y un tonto que sale ganando.
    Me voy a bailar una zumba que aún me queda tiempo.

  6. Solar de energía abandonado. Umbría de tinieblas opacas durmientes como la amistad perdida bajo una bóveda azul, luminosa y rutilante. Equipo suntuoso de sometimiento soñado. Lágrimas que inundan la tierra. Noches en las que en un salón de un palacio recóndito y sobrenatural, de corredores iluminados por chimeneas que adormecen la vigilia, se desliza el baile que en este momento suaviza los pasos con la presencia de fantasmales apariciones con una mueca de burla macabra en sus bocas. ¡Qué comience la zumba! ¡Qué acabe la tolerancia por lo vacío y hueco! Es la hora de despertar de este alucinante desasosiego.

  7. SIMPLEMENTE AMIGOS

    “Pondría toda su energía en defender su amistad.
    Siempre formaron un buen equipo juntos. Un baile y un descuidado beso en la comisura de sus labios no tenían porqué cambiar las cosas” – Eso pensaba mientras intentaba relajarse y conciliar el sueño. Hacía demasiado calor y para colmo, una fastidiosa mosca revoloteaba alrededor de su oreja con su zumba taladrándole el cerebro.
    La luz de la pantalla del móvil se iluminó: “Mario, aléjate de mí. Te lo pido por mi mujer y mis hijos. Nunca tuve el valor de admitir quién soy pero ya elegí mi vida. Te quiero. Perdóname.”

  8. ENERGÍA – AMISTAD – EQUIPO – BAILE – ZUMBA
    Ya es primavera, la estación que nos brinda la luz y nos carga de una ENERGÍA, especial.
    Los muchachos de la escuela de danza, decidieron marchar de campamento, a unos talleres de arte. La AMISTAD, que aun guardaban con otros jóvenes, de años pasados. Se citaron en ese taller. Les esperaba unas jornadas maratonianas, llenas de contenido variado, para mejorar su técnica.
    Formaron, EQUIPO, mezclándose, los de una región y otra. La música comenzó y todos después de un breve calentamiento. Iniciaron el BAILE ZUMBA.
    Empezaron fuerte, pero todos con muchas ganas de saludar la camiseta, una jornada mas.

  9. Hasta el final

    ¿Dónde se quedó aquella infinita energía de los buenos tiempos? ¿Y la amistad de aquellos que se fueron yendo? Con ellos configurábamos el mejor equipo: Uno para todos y todos para uno. Entonces, nuestros suaves movimientos sustituían al baile más sensual. Sentados en el césped, todos nos admiraban, embelesados. Ahora, ya renqueantes, en nuestro parque no volveremos a extender las alas como la grulla blanca, ni apartaremos la crin del caballo salvaje: ese montón de gordos que bailan zumba como posesos ahí al lado se reirían de nosotros. Pero, mientras podamos, seguiremos abarcando el Universo. Juntos.

  10. Como recuerdo la infancia, aquella época en la que el tiempo no importaba, donde jugar hasta gastar toda la energía era la ilusión diaria. En esos primeros años conocimos de primera mano lo que era la amistad, que puede durar para siempre, aunque la vida nos une o nos distancia sin avisar.
    Lo importante es ir pasando los días rodeado de la familia y amigos, un buen equipo de personas con las que contar y ser feliz.
    Lo que está claro es que nunca dejamos la infancia atrás, ya jubilados ,muchos se apuntan a clases de baile y descubren actividades nuevas como Zumba, un baile muy dinámico y divertido. En definitiva, en el movimiento está la alegría.

  11. SIN BAILE EN LA MIRADA

    Ya no temblamos al vernos
    ni los músculos se nos arquean
    al pensarnos,
    falta la energía, el entusiasmo,
    y el vivir diario
    lo vamos coloreando
    de respeto y amistad,
    que no es poco.
    Se nos duerme el apetito
    en un lecho sin sexo,
    ya no hacemos equipo
    en placeres vividos.
    No danzan los labios,
    no arden los besos,
    no hay baile en la mirada
    ni música en los silencios.
    Vamos sin hablarnos
    a una clase de zumba
    por costumbre,
    y volvemos…
    que no es poco,
    más amigas que nunca.

  12. Andiluvios oretanos

    14

    En concierto

    Héteme visitando San Patricio,
    de Nueva York Iglesia muy famosa
    y he de narrar, queridos, una cosa
    que ocurrió en el lugar catedralicio.

    Con energía, un chino, con oficio,
    mirando con mirada fervorosa
    los arcos y volutas, alevosa-
    mente iba descargando su orificio.

    Cual prueba de amistad, alegre, ufano,
    muy centrado, en equipo con su esposa
    nos deleitó con fortes y un piano.

    Un baile de sonidos, clamorosa
    ventosidad vestida de metano
    zumba aún, en mi oído, flatuosa.

    ¡Oh ventura armoniosa!
    Que cantó aquel sulfúrico concierto
    en procaz re bemol tengo por cierto.

  13. Reinaldo

    Durante el verano de 1968 la energía de mis dieciocho años me permitía, arrastrando, al ardor veraniego, un carrillo de mano, repartir guías telefónicas por Madrid. Aunque no teníamos amistad ni formábamos equipo, Reinaldo, un cubano de paso hacia Miami, repartía junto a mí. Tuvo diez taxis en la Habana y, al salir de Cuba, un policía le arrancó del cuello una medalla de la Virgen. Lo contaba enrojeciendo de ira. Cuando le daban un duro de propina, intentaba unos pasos de baile con la señora de la casa, exclamando “¡Chachachá!
    Yo pensaba: “A este tío, todo le zumba el bolo”

  14. La mudanza había sido más dura de lo imaginado y para colmo, cuando creía que todo estaba en orden y sólo quedaba ultimar la fiesta de inauguración un corte de energía me dejó a oscuras.
    Recurrí a mi amistad con Javitxu quien, con diligencia, me consiguió un equipo electrógeno que solventó el problema.
    Los invitados fueron llegando puntuales y el jardín se llenó de bullicio.
    Tras el tentempié, copas en mano, se inició el baile.
    En algún momento alguien gritó ¡zumba! Nos alineamos todos y algunos, un poco mareados, etílicamente hablando, probamos aparatosamente lo mullidito que estaba el césped.

  15. UN REENCUENTRO FELIZ
    Con una voz imperativa y llena de energía, te llamé cuando reconocí tu silueta en la distancia. Fue verte y recuperar los años de nuestra amistad y del magnífico equipo que formábamos. Nos besamos con un fuerte abrazo. Tantos años sin vernos, sin saber nada la una de la otra, esto no debe ocurrir más, nos dijimos. Tomamos un café en una de las terrazas mientras desgranábamos recuerdos comunes de nuestra adolescencia. Era una tarde húmeda, con poco sol, pero nuestras palabras fueron capaces de crear un cálido ambiente junto con la música de baile zumba que sonaba al fondo

  16. BAILE DE CANAS
    Mi vecina acaba de cumplir 80 años. Siempre ha sido pequeña y frágil pero le han recomendado que haga deporte y, como es muy obediente, dos días a la semana, se llena de energía y se va al gimnasio. Allí ha trabado amistad con varias personas que la acompañan en su nueva actividad. Forman un buen equipo. Seis cabezas blancas que saltan al compás de la música y del baile. Sus nietas se ríen cuando les cuenta que, gracias al zumba, por fin entiende lo que es salir de marcha y desmelenarse.

  17. Índigo quedó clavada en el ecuador del camino. Vacilaba entre la energía por afrontar el nuevo destino y la melancolía por todo aquello que dejó atrás e involuntariamente, echó un último vistazo al recorrido, tan familiar, tan conocido, tan ya caminado…que hizo esfuerzos por no regresar al árido paraje, que también rememoraba seguridad y amistad. Como acto reflejo que concluyese aquel deseo ya vivido, Índigo palpó su mochila; el único equipo que le acompañaba y caminó como ejecutando un baile. Cuando el frío irruyó en su voluntad, recordó aquel cálido grupo de zumba y sin más, prosiguió su tránsito.

  18. NAOKI Y NEKO

    Admiro vuestra energía, vuestra capacidad de recuperación ante la enfermedad, vuestra fiel e incondicional amistad. Me miráis como si me comprendierais mientras os hablo de sentimientos y emociones humanas, pero sé que más entendéis una caria, un juego, un premio. Me habeis enseñado a amar a los amimales. Somos familia, somos equipo. Me acompañáis en las alegrías y cuando estoy malita os quedáis a mi lado, esperando pacientes a que vuelva el baile de la vida.
    Ya llega Conchi que ha dejado su clase de Zumba para cuidaros. ¡Me cuesta tanto separarme de vosotros! Portaos bien, hasta la vuelta, pequeños.

Deja un comentario