ESCRIBE TU RELATO DE NOVIEMBRE (I): HERMANA JOCELYNE KEVON DEL ORFANATO COR EN TOGO

Terminamos octubre y comenzamos noviembre en Lomé, la capital de la República de Togo, concretamente en el Orfelinato COR que fue nuestra Causa Solidaria del mes de Septiembre. Hasta al capital togolesa se ha desplazado nuestra presidenta Mar Olayo junto a el periodista Juan Antonio Tirado y la cooperante Eva Grueso, que fue quién nos habló de este proyecto y nos escribió el Prólogo de Septiembre hablado de los niños huérfanos de la hermana Jocelyne Kevon. Es precisamente esta monja misionera de Togo de la congregación de María, Rosa Mística, la que nos da las Cinco Palabras esta semana.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_65e7Este viaje hasta el África central estaba dentro de uno de los proyectos de alfabetización de Cinco Palabras: Orfelinato ‘La Renaisance’ en Togo.  Además, ha servido para entregar los quinientos euros recaudados por nuestra Asociación en la plataforma Mi Grano de Arena, donde han participado muchos de nuestros seguidores colaborando con sus donativos. Esa solidaridad se recompensará con el envio de un ejemplar del libro en PDF ‘El susurro del trigo’ que ha cedido nuestra escritora solidaria Claribel Aránega. Si quieres colaborar con esta causa abierta durante un año, puedes entrar en: Mi Grano de Arena – Proyecto Togo

logo-1-1

14WhatsApp Image 2018-10-28 at 20.20.26

Las Cinco Palabras de la hermana Jocelyne Kevon están muy relacionadas con el agradecimiento de la solidaridad de todos los escritores que cada día se suman a cincopalabras.com. Sus palabras fueron:

CONTENTA
FELIZ
GENTIL
SONREÍR
MARAVILLOSA

Este viaje hasta Togo ha estado patrocinado por dos de nuestros benefactores: Pay Cargo y Connecting Works, que ya colaboraron con el proyecto de que hicimos hace un año contra la Mutilación Genital Femenina en Kenia y Tanzania (África). Tras este viaje estamos preparando un documental y varias exposiciones sobre el voluntariado y la necesidad ayudar a los niños huerfanos más necesitados de África.

El orfelinato COR (Centre d’orphelinat la Renaissance), situado en el entorno rural de Sanguera, Togo (África Occidental) acoge, actualmente, a 18 menores, cuyas historias son tantas como las que representan cada uno de los peques, vidas rotas delicadamente engarzadas en este orfanato, en el que se respira vida, alegría, futuro, porvenir… A cargo de la Hermana Jocelyne, el centro ofrece a los niños algo que para otros son derechos, alimentación y educación, pero que allí no están al alcance de todos.

Como ya nos contaba hace un mes la cooperante Eva Grueso, este lugar fue su primera experiencia de campo, “El viaje a Togo ha sido mi primer contacto con África, en concreto con el Orfanato COR de Sanguera –Lomé-, en el que viven quince niños, tres jovencitas, Tatá, que cocina sencillos platos pero con enormes cantidades de nutrientes para los peques, y la Hermana Jocelyne, la artífice de esta aventura que supone dar un futuro a quien la vida parece que se lo negaba, firme en sus decisiones, bondadosa en sus actitudes, una gran persona e infatigable trabajadora”.

6WhatsApp Image 2018-10-28 at 20.20.22

Nosotros ahora hemos podido comprobar con nuestra presidenta al frente, esta experiencia en tierras togolesas, sintiendo el alto grado de amabilidad que tienen sus gentes. Los niños y las niñas del Orfelinato COR nos enseñaron como se puede ser feliz careciendo de muchas cosas materiales y demostrando un gran cariño.

16WhatsApp Image 2018-10-28 at 20.47.26

E0FE9AEE-53D8-4088-B86A-D931BCA5ECF9El prologuista de este mes es Damián Tabarovsky un dramaturgo argentino nacido en Buenos Aires en 1967. Publicó los ensayos Literatura de izquierda y Escritos de un insomne y las novelas El amo bueno (Mardulce, 2016), Una belleza vulgar (Mardulce, 2012), Autobiografía médica, La expectativa, Las hernias, Kafka, de vacaciones, Bingo, Coney Island y Fotos movidas. Varios de sus libros han sido editados en España y América Latina y traducidos al inglés, francés, alemán, griego, ruso y portugués. Es columnista cultural del diario Perfil y Director editorial de Mardulce.

La causa que tenemos para este mes de noviembre es en Argentina por la necesidad urgente que tiene la Asociación Civil Teatro Luisa Vehil. Este recinto teatral se enfrenta a una situación muy difícil: el espacio está a punto de ser cerrado. En esta situación, lo más normal es que llegue el cierre definitivo del teatro, dejando a más de cien artistas sin trabajo y dejando huérfana de nuevo a toda la ciudad de Buenos Aires un espacio cultural y social.

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

24 comentarios en “ESCRIBE TU RELATO DE NOVIEMBRE (I): HERMANA JOCELYNE KEVON DEL ORFANATO COR EN TOGO”

  1. Un segundo de felicidad

    No sabía cuánto llevaba huyendo, desde que decidí escapar había perdido identidad, y lo más obvio me parecía inhumano. Cuando la vi… jugaba solitaria saltando a la comba. Cantaba contenta y feliz. Me paré y la contemplé durante largo rato sin dejar que ella me viera. Gentil, ni siquiera caballero, (las mujeres me temían), se horrorizaban al verme. De pronto aquella maldita tos tuberculosa y… ¡ella me descubrió! Creía que correría despavorida al ver mi rostro desfigurado y horrible pero, no. Me miró sin dejar de saltar y la vi sonreír, ¡era tan maravillosa! Por un solo segundo fui feliz.

    Me gusta

  2. Ana estaba muy contenta, aunque no había sido un mes fácil, las cosas se iban solucionando. Nada le hacía más feliz que poner una sonrisa en la cara de los suyos. Era un ser humano muy gentil, le gustaba sonreír y hacer sonreír a todo el que la rodeaba. Ayudaba siempre que la pedían ayuda y colaboraba con quien lo necesitaba, de manera desinteresada. Era sin lugar a dudas una persona maravillosa, de esas que supone un placer encontrártelas en la vida.

    Me gusta

  3. Esa niña denominada en Occidente “de color” sonríe contenta en la escuela de nuestra misión, está feliz. La gentil hermana la ha acompañado después del trauma de la que ha sido librada de milagro; “la mutilación genital pronto será pronto erradicada, Señor” reza en silencio. Ver sonreir a todas esas niñas le demuestra cada día que a pesar del mal y la ignorancia la vida es maravillosa

    Me gusta

  4. Herencia
    La abuela de Luis estaba más que contenta… ¡feliz!
    Acababa de comprobar que su pequeño y único nieto se había convertido en un joven gentil, capaz de ayudar a los otros, brindando su esfuerzo sin dejar jamás de sonreír.
    Se lo habían dicho los niños del colegio al que iba los domingos a pintar toboganes descoloridos, cantarles canciones o reparar mesas dañadas.
    Ella (su ejemplo, sin proponérselo), ya lo sabía. Pudo notarlo en su última visita, gracias a esa costumbre, añeja y maravillosa, de mirarse a los ojos y abrazarse en silencio para decirse -uno al otro- “gracias”.

    Me gusta

  5. La muchacha, a pesar de todo, estaba contenta. Había escuchado decir que un mundo feliz era posible y quería creerlo con todas sus fuerzas. Una mañana de tormenta un muchacho que no tenía nada de gentil se le había acercado y a punta de pistola la había secuestrado. Cuando llegó a la aldea casi un centenar de chiquillas habían sufrido su mismo destino. Ya fue imposible sonreír durante meses. Violaciones, maltrato, esclavitud…Esas fueron sus compañeros en su cautiverio. Cuando llegó la liberación la esperanza de un mundo mejor brilló en su corazón como una gema maravillosa.

    Me gusta

  6. EL COLOR DE LA VIDA

    Se encaminó contenta hacia su nuevo trabajo. Por fin entraría un sueldo en casa y se sentía feliz.
    Condujo su coche entre el denso tráfico de una ciudad que despertaba y luchaba un día más por salir adelante.
    El recepcionista le saludó gentil, y ella correspondió sin dejar de sonreír.
    Su primer cliente le estaba esperando. Se cubrió con una bata blanca y unos guantes, al tiempo que lo examinaba detenidamente. La palidez de su rostro era evidente, y su maravillosa misión consistía en transmitir, a esa piel inerte, el color de la vida que la muerte le había robado.

    Me gusta

  7. Estaba tan contenta mientras el sol le tenía las mejillas de colores vivos. Tan feliz, ¡aquél era el día! Había contado a todos que por fin podría ver a su querido amigo. Era divertido, soñador y gentil. Se llamaba “()”. Así, dos paréntesis decía, dos paréntesis que lo contenían todo, ¡todo lo que se necesitaba para vivir! Pero los adultos… no la creían, no porque fuera una niña sino porque “()” no existía. Ella no dejaba de sonreír aquella maravillosa mañana mirando al horizonte. Quizás su imaginación, quizás su magia… Pero “()”…
    Apareció en su corazón.
    ¡Y todos la creyeron!

    Me gusta

  8. Amanece un nuevo día, soleado, brillante! Aun así todo era automàtico, repetitivo. Un pueblo donde cada uno sabe su tarea a cumplir, de pronto la hermana volvió fija su mirada y gritó muy contenta: sorpreeesa Dios mio ooohhhhhh volvieron, son ellos. Comenzaron a correr, agitados queriendo hacer lo correcto, recibirlos con abrazos, besos y cantando “Soy Feliz” se agolparon a un lado de la camioneta ayudando a descargar sin saber que tan gentil equipo llevaba para ellos, y es que la misión es ver sonreir a un niño, es llevar amor al mundo. Gente bendecida y maravillosa

    Me gusta

  9. SI TE VAS, NADA ES IGUAL PERO TODO SIGUE IGUAL – 5

    En el “Hogar” Esther se sentía CONTENTA porque verdaderamente allí tenía motivos para ser de nuevo FELIZ: aprendía cosas, conocía nuevas amistades, veía el lado positivo de la vida, la gente era GENTIL y en muchas ocasiones la hacían SONREÍR con esa MARAVILLOSA sensación que te produce la felicidad sincera, la sonrisa abierta, la risa a mandíbula batiente. Lambreta solo la visitó una vez en el “Hogar” porque, según él mismo decía, allí se sentía fuera de lugar y hasta Esther le decía que ese sitio sí era su lugar y que le haría mucho bien acudir allí y tratarse.

    Por si a alguien le apetece leer desde el principio, lo llevo a la primera parte:
    https://eldoblaodelarte.wordpress.com/2018/08/26/si-te-vas-nada-es-igual-pero-todo-sigue-igual/

    También puedes buscar en el blog por la etiqueta Lambreta.

    Me gusta

  10. TRAS EL CRISTAL

    Nunca podré olvidar las palabras que me decía sor Úrsula en el internado, cuando el padre Germán me llamaba a su despacho: Que debería sentirme contenta y feliz por ser una de las elegidas, que fuese gentil y, sobre todo, que no dejase de sonreír.

    Entraba allí, cerraba la puerta y tras aquel opaco cristal, D. Germán me repetía siempre la misma letanía: Que era maravillosa y que aquello era por mi bien. Entonces, se ponía a rezar golpeándose el pecho con una mano mientras introducía la otra bajo mi uniforme y comenzaba a manosear mi piel.

    Me gusta

  11. En su mochila llevaba el recuerdo de su abuelo. El debería estar allí. Estaba CONTENTA. Pero no se sentía todo lo FELIZ que quizás otra persona se sentiría en su misma situación.
    Aquella GENTIL presentadora ponía en sus manos un trofeo que el jurado, gracias a los votos de personas que valoraban el trabajo llevado a cabo con esos niños desfavorecidos, le otorgaba.
    Sonreía, tuvo que SONREÍR, aunque esa sonrisa en su interior fuesen lágrimas por esa persona MARAVILLOSA que no estaba allí con ella, que ya no estaba en ningún lugar que no fueran sus recuerdos.

    Me gusta

  12. Me gustaría verla Contenta, me haría Feliz hacerme el encontradizo, abrirle la puerta y Gentil cederle el paso, resultara anticuado pero si consigo verla Sonreir y una mirada, aunque sea solo un momento, sería un día memorable, no entiendo porque va siempre tan sería y triste si debería gozar de una vida Maravillosa, pero claro, el dinero por si mismo no da la felicidad, aunque su falta a veces nos la quite.

    Me gusta

  13. BAILANDO PENAS

    Siempre bailando penas
    danzas alegre, contenta,
    esperas amaneceres nuevos
    donde la luna,
    feliz de ser tu amiga,
    vigila tus movimientos,
    y, en un gesto,
    gentil, de afecto lleno,
    se acerca a besar tu frente.

    Sin dejar de sonreír,
    siempre bailando tus penas
    en un ambiente desierto
    de incumplidas promesas,
    brillas maravillosa,
    convirtiendo tu tristeza
    en una explosión de besos.
    y, de perdón.

    Me gusta

  14. -Creo una guerra en África, ellos montan una causa contra la ablación. ¡Odio ver a la gente contenta! Provoco que expolien sus diamantes, ellos apoyan un orfelinato. ¡No quiero ver a nadie feliz! Y esos niños venga a reír… No aguanto a la monja esa tan gentil, Jocelyne Kevon, si no la otra, ¡deja de sonreír Mar Olayo! Terrible rival me ha salido. Seguro que todos piensan que es maravillosa, ¡los odio! ¡Cinco Palabras, Cinco Palabras…! ¡GRRRRRRRRRRR! Yo, Satanás, debo retorcer más mis pensamientos por culpa de su incansable lucha…

    Me gusta

  15. MATAR A UN RUISEÑOR

    Nunca se había sentido tan contenta y feliz. Jamás nadie había sido amable ni gentil con ella. Siempre fue objeto de las burlas de los demás por ser especial. Después, creció, pero continuó siendo una niña pequeña atrapada en un cuerpo de mujer.

    Por eso, no pudo parar de sonreír cuando ellos le dijeron que era una persona maravillosa. Tampoco desconfió cuando la invitaron a tomar un helado en su casa y ella aceptó. Una vez allí, actuaron como una manada de lobos y, uno tras otro, le arrebataron su inocencia.

    Logró escapar de aquel infierno donde ardió su eterna niñez.

    Me gusta

  16. CHELES: MIS DISLATES (Parte V)

    Saber que mis dislates hacen volar la imaginación de los niños, creando sonrisas y alegres guiños, me contenta.
    Saber que mis viñetas colaboran para hacer el mundo y más amable entre los más necesitados, me hace feliz.
    Saber que una mano gentil me dará vida siempre que haya que ayudar al mundo, me emociona.
    Saber que nunca dejaré de sonreír a la vida para transmitir vida a quién no sonríe, me llena de esperanza.
    ​Saber que existe la maravillosa labor de Cinco Palabras, me hace sentir orgullosa del ser humano.
    ​Gracias a todos los amigos que disfrutan con mis dislates.

    Me gusta

  17. Filomena
    Nunca aparecía contenta, pero nos dejaba hacer, aunque se descomedía cuando perseguíamos a las gallinas en el corral. El cura parecía feliz viéndola desaforada. Era poco gentil con ella. Le quitaba autoridad delante de nosotros, los monaguillos, y, entonces, La Filo, así la llamábamos, lloraba, aunque, pícara, la veíamos sonreir, cuando él, muy a menudo, perdía los nervios. Siempre nos defendía llamándole, murmurando, cafre. Y él estallaba. Era su ama de llaves y estaba con él desde niño. Solterona pulcra y mayor, peinaba un cabello canoso y ondulado que recogía en un exiguo moño.
    Hacía, en verano, una maravillosa ensalada de alubias.

    Me gusta

  18. QUIEN TUVO…
    Un día más se siente contenta y feliz. Y canta como todas las mañanas. A sus más de ochenta años, siempre sentada en la silla de ruedas y asistida por una de las auxiliares de la residencia, Aurora, a pesar de todo esto, es una mujer gentil con los que la rodean y no para de sonreír a todas horas. No importa si hace sol o llueve. No importa si no ha tenido la visita de sus hijos. Nada importa en su cabeza, atascada desde hace mucho, por la dichosa enfermedad. Ella sigue siendo una mujer maravillosa

    Me gusta

  19. Andiluvios oretanos (7)

    Apologética del conejo

    Bien me contenta el gracejo
    de las coplillas mundanas
    y estas rimas oretanas
    referidas al conejo
    son, además, franciscanas.

    Feliz campa por el prado
    este gentil animal,
    y es deleite sin igual
    su tacto aterciopelado.

    Puede ser marrón o albino
    y luce pelo lustroso.
    Rural o capitalino
    siempre es bocado sabroso.

    Es un manjar excelente
    y habremos de convenir
    que ofrecido cual presente
    ¿A quién no hace sonreír?

    Su dieta es maravillosa,
    equilibrada, aleatoria,
    sana, fresca y abundosa;
    come verdura carnosa,
    rábanos y zanahoria.

    Y al punto debo decir,
    y estos rimados acabo,
    que al conejo, al fin y al cabo,
    lo aseguro sin mentir,
    lo que le encanta es el nabo.

    Me gusta

  20. CONTENTA – FELIZ – GENTIL – SONREÍR – MARAVILLOSA

    En una gran reto y el propósito de recaudar dinero con la venta el “susurro del trigo ” libro donado con ese fin, de la solidaridad.
    Jocelyne Kevon, religiosa del orfanato de Cor en Togo, se puso muy CONTENTA al vernos y saber que queríamos ayudar. Mar Olayo, Juan Tirado y Eva Grueso. Era un gran proyecto.
    Jocelyne, estaba FELIZ y las niñas del orfanato también; era GENTIL ver a todos SONREÍR, nos contaron una canción MARAVILLOSA y nos unimos a ellas para bailar ya que nos contagiaron de su felicidad.

    Me gusta

  21. Saray sube a la noria con un desconocido. Está CONTENTA. Lleva jeans y una camiseta rosa, y recoge su pelo en una coleta. Está FELIZ. Ríe y grita cuando los engranajes arrancan. Empiezan a dar vueltas rápidas, más rápidas, todavía más… Está mareada.
    El GENTIL desconocido le ofrece un kleenex, empieza a SONREIR: una muchacha MARAVILLOSA. Está encantado.
    Stop. Las amigas de Saray la rodean con cuchicheos indiscretos. Está indispuesta. Se deja llevar. A la salida del recinto, la sorprenden numerosos carteles. Está intrigada. Allí está la foto de un conocido con un Se Busca a pie de página.-

    Me gusta

  22. La sal de la vida
    Contenta y feliz, vio acercarse al muchacho gentil y dicharachero. Le miró sonreír y le pareció una tarde maravillosa.
    Pero el hidalgo pasó de largo, su figura se deslizó entre las sombras de los abetos y su sonrisa se difuminó entre sus perennes hojas. No era para ella, sino el producto de sus ilusiones.
    Lo fue, estaba segura. Lo recordaba como si fuera ahora, en un instante de certeza, de felicidad absoluta, de… sueños quizá.
    Escondió su dolor entre las cumbres y se durmió aceptando que solo obtendría la luz de sus rayos a la noche siguiente, mientras él durmiera.

    Me gusta

  23. La luna brilla contenta en lo más alto del infinito cielo de antracita de la estepa africana, alumbrando el camino de la joven gacela que se retira a descansar muy feliz por haber conservado un día más la vida en este mundo tan poco gentil en que le ha tocado existir en continuo sobresalto por los ataques de las leonas. Detiene por un instante su paso para otear el inabarcable horizonte inundado de estrellas y se obliga a sonreír porque, al fin y al cabo, es su vida y para ella es tan maravillosa que no la cambiaría por nada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s