ESCRIBE TU RELATO DE SEPTIEMBRE (IV): la locutora Marisa Garrido @marisagarrido10 de @ClickRadioTv

En septiembre tenemos las palabras de la locutora de Click Radio TV, Marisa Garrido, que entrevistó a nuestra presidenta Mar Olayo para el proyecto de escolarización en el Orfelinato COR de Togo, donde pronto Mar Olayo, y el periodista, Juan Antonio Tirado, junto a Eva Grueso. También participó en la entrevista Claribel Aránega autora de ‘El susurro del trigo’ que ha donado su libro para esta causa y Eva Grueso, cooperante del orfelinato en COR.

Éstas son las Cinco Palabras de la locutora de Click Radio TV:

SUSURRO
INEXPLICABLE
RUGOSO
VERDE
MISTERIO

Aquí puedes escuchar el audio de la entrevista en el programa ENERGÍA DE LA BUENA de Click Radio TV: https://www.ivoox.com/28530497

ENERGIA_DE_LA_BUENA.jpgMarisa Garrido nos acerca a un universo lleno de buenas vibraciones con su programa ENERGÍA DE LA BUENA. A través de sus protagonistas, siempre invitados que llenan de buena energía nuestros estudios, nos adentraremos en mundos dispares y desconocidos que abrirán nuestra mente ávida de conocimiento.

Puedes contactar directamente con el programa a través de marisag@clickradiotv.es

La escritora solidaria Lili del Riego ya nos escribió un prólogo, el pasado mes de enero de 2017: https://cincopalabras.com/2017/01/01/prologo-de-la-escritora-solidaria-lili-del-riego/

Lili del Riego, además de escritora solidaria, trabajó para la Compañía Eastern Airlines, System One – Electronic Data Systems en Miami, Estados Unidos. También impartió clases de español en Our Lady of Lourdes Academy. La Academia de Nuestra Señora de Lourdes es una escuela secundaria católica para niñas Está dirigida por las hermanas del Inmaculado Corazón de María. Su directora actual es la Hermana Kathryn Donze.

Estudió en Northwestern University, BA – Spanish & Italian – Florida International University. MS – Education of Modern Languages.

Tenemos que destacar la colaboración altruista y solidaria de dos empresas: una norteamericana con sede en Miami como es Pay Cargo y otra holandesa llamada Connecting Works. Ambas vienen colaborando regularmente en nuestros proyectos de Kenia Contra la Mutilación Genital Femenina y, ahora, el que nos llevará a Togo para la realización del proyecto de Alfabetización Infantil de la población más vulnerable.

La causa del mes de septiembre está dedicada al orfelinato ‘La Renaissance’ en Togo… 

La autora del prólogo de este mes de septiembre es la detective y cooperante Eva Grueso. https://cincopalabras.com/2018/09/02/prologo-de-eva-grueso-detective-y-cooperante/

logo-1-1

Si queréis ayudarnos a conseguir nuestro reto y colaborar con el Orfelinato COR, donde pronto nuestra Presidenta de Cinco Palabras, Mar Olayo, y el periodista, Juan Antonio Tirado, junto a Eva Grueso,  estarán entregando el donativo recaudado con el libro de Claribel Aránega,‘El susurro del trigo’ donado para esta causa:

Adquiere tu libro en PDF de ‘El susurro del trigo’ aquí ➡️ https://www.migranodearena.org/reto/18988/proyecto-de-alfabetizacion#.W5DiFxapDIw.whatsapp

WhatsApp Image 2018-09-021 at 01.12.50

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

23 comentarios en “ESCRIBE TU RELATO DE SEPTIEMBRE (IV): la locutora Marisa Garrido @marisagarrido10 de @ClickRadioTv”

  1. Un susurro fue suficiente para percibir en la oscuridad lo inexplicable. Se levantó de su cama y avanzó hasta la ventana, apartó el visillo rugoso que le separaba del exterior. Frente a ella una luna blanca y redonda, cerca el árbol de siempre, donde se columpiaba de pequeña mientras su padre cortaba el verde césped cada domingo. Ya todo había cambiado, crecían malas hierbas, un columpio desvencijado, olvido ¿Quién dijo que la noche no trae secretos? Un hombre apareció tras el árbol, parecía su padre… “¡Soy yo, baja!” Era…
    ¿Un antiguo amor?… ¡Misterio suelto!
    ¡Oh, eterno amor de mi Romeo!

    Me gusta

  2. HÁBLAME

    Habla, háblame…
    Aunque sea en un susurro
    y la verdad lastime,
    como cristal afilado
    que sin piedad desgarra.
    Aunque sea inexplicable
    y la lengua se enrede,
    en un rugoso y retorcido enjambre
    de palabras y excusas deshilvanadas.

    Habla, háblame…
    Clavando el verde de tus ojos de frente;
    sin más mentiras, sin más afrentas.
    Permite que resuelva el misterio
    de mis noches en vela;
    despeja la bruma que envuelve,
    mis incertidumbres y mis negros temores.

    Habla, háblame…
    Que un corazón sólo puede latir entero
    y he de recomponer los pedazos,
    que poco a poco
    y sin pudor despreciaste.

    Me gusta

  3. Milagro
    En el susurro inexplicable de la noche, llegó a su sueño un papel rugoso y sepia. Arrancado de algún pasado absurdo -por el viento o quizá por el destino- se presentaba allí para pedirle, en nombre del planeta, una plegaria.
    No sabía leer, pero lo hizo, con sus ojos de niña aún cerrados.
    Se sentó su silencio (aún dormía), sobre la noche fría del otoño, para implorar por ella, por las flores, los pájaros, los ríos, el futuro.
    Y cuando amaneció en aquel desierto, abrazadas sus manitos a la almohada, la despertó el verde misterio de la tierra.

    Me gusta

  4. SABIDURÍA.
    Y en el silencio de la noche, un SUSURRO con voz dulce y aterciopelada me dijo que era hora de despertar. Que tenía que dejar mi letargo, ese que de forma INEXPLICABLE un día decidí tomar. En la oscuridad, extendí la mano temblorosa buscando a que agarrarme. Palpé un rostro RUGOSO pero amable. Al mirar me topé con unos ojos de un profundo color VERDE que encerraban MISTERIO y sabiduría. Me ayudó a levantar y ahora comienzo un camino nuevo, apoyada en una vieja historia de conocimientos.

    Me gusta

  5. ¿Nos conocemos?

    Bastó con un susurro de tu boca, para saber que lo que vendría después iba a hacer el preludio de una buena tormenta. Tan inexplicable como la vida misma, era esa sensación de que ya nos conocíamos y que en alguna vida pasada habíamos cruzado caminos. Ya tenía preparado mi corazón pregunta- nos conocemos-, pero el rugoso sonido de -yo creo que no- ponía en jaque mis esperanzas, entonces me batieron olas y sobre mi cayeron rayos y centellas, ya no era verde mi esperanzas. Fue un misterio aquella tarde, pero aún sigo pensando que nos conocíamos.

    Me gusta

  6. ¡La vida!

    Un susurro, un susurro de ella cerca de mi boca bastó para tentarme y hacerme cometer el mayor error de mi vida (uno tras otro) aunque hasta para para mi sea hoy inexplicable. «Te quiero…» me dijo. ¿De verdad me quería? Un malestar horrible en mi garganta me hizo tragar saliva. Miré, ahora sí, sin esperanza alguna las fuertes cadenas que sujetaban mis dos muñecas y piernas a un muro de piedra, rugoso y verde de tan viejo y mohoso. No fue ningún misterio, ella, «la muerte», sabía bien lo que hacía. ¿Qué fue lo que me prometió? ¡La vida!

    Me gusta

  7. Nadie sabía
    Era el SUSURRO del viento quien le hablaba con palabras cadenciosas. Le invitaba a levantarse y partir, dejar todo atrás. ¿Quién o qué se lo impedía?
    Un desasosiego INEXPLICABLE recorrió su laxo cuerpo, tendido en el RUGOSO jergón que otrora había compartido secretos y gozos. Ya…, ni siquiera transmitía aquellos aromas, perdidos en el tiempo por la sinrazón.
    Solo veía en lontananza, como al descuido, mostrándose sin querer se visto, el rostro arrugado y VERDE de envidia, y aquella mano levantada en una vívida amenaza, que…
    Nadie sabía… no quería recordar ese hecho convertido en MISTERIO.

    Me gusta

  8. EN EL SUEÑO
    Escuché, en mi duermevela, un susurro. Era inexplicable, ya que suponía ser la única habitante de la casa. Me levanté sigilosa y sin hacer ruido me dirigí hacia la puerta tras la cual me pareció oír unas voces, que muy quedamente, hablaban. El suelo era de barro rugoso y mis pies descalzos alcanzaron, sin hacer ningún ruido el pomo verde de la puerta. Al abrirla, para mi sorpresa, vi que no había nadie.
    Me quedé muy sorprendida por el misterio al comprobar que la estancia estaba vacía, y consideré que seguramente, habrían sido alucinaciones o sueños producidos en mi cabeza

    Me gusta

  9. PUDO SER TANTO…

    Todo lo que nos queda
    es apenas un susurro,
    frágil el eco,
    inexplicable el silencio
    después de tanto…
    tanto…
    es rugoso el lienzo donde,
    apelmazados duermen
    los esbozos,
    de una obra imposible
    por tan bella,
    tanto…
    que solo una infección
    sin cura,
    ( donde el verde mugriento
    de traidoras bacterias preñado
    se hicieron aliados)
    han podido
    tanto…
    arrancar cruelmente
    la esperanza escondida
    al misterio de idas y vueltas
    en ese tímido arroyo
    donde la obra
    se muere.
    Lo que queda
    de lo que pudo ser,
    tanto…
    es, solo llanto.

    Me gusta

  10. Me perdí entre otros tantos recuerdos. A pesar de quererme me olvidaste.
    El Alzheimer se fue colando en tu mente como un SUSURRO. Que no me conocieras me resultaba INEXPLICABLE a la vez que frustrante. ¡Te quiero tanto!
    Miro esas radiografías de contraste del cerebro, imagino el tuyo RUGOSO y yo quiero estar contigo en el color VERDE, tu color preferido.
    Si pudieras explicarme el MISTERIO en el que se han convertido tus pensamientos.
    Si pudieras verme, saber quién soy
    Si por un momento pudieras buscarme y decir una vez más mi nombre… Abrazarme otra vez con tus abrazos chillados…

    Me gusta

  11. A CADA RATO UNA NUEVA HISTORIA
    El susurro del viento acompañaba a los aullidos de los lobos en la madrugada. La luna brillaba más fuerte que nunca de una forma inexplicable. Me invadió el temblor y caí al rugoso suelo verde, la moqueta amortiguó el golpe. Algo me estaba pasando, el espejo captó mi atención, allí se reflejaba el astro nocturno iluminando la habitación entonces se resolvió el misterio. Me había transformado en licántropo, me dio tiempo a escribirte un lugar donde encontrarme. Al amanecer cuando leíste la nota, recordaste mi sonrisa y viniste a por mi. entendiste que era diferente.

    Me gusta

  12. SUSURRO- INEXPLICABLE – RUGOSO – VERDE – MISTERIOSO
    Sentada en el banco, columpio del porche de la casa, el viento soplaba suavemente. Me llego el SUSURRO de un colibrí de forma INEXPLICABLE. Estaba posado sobre una rama de tronco RUGOSO. Su plumaje es gris pero al rededor de su cuello, tenia plumilla VERDE.
    Es frecuente verle en primavera, normalmente, ya que succiona el néctar de las flores. pero esta especie, era un colibrí perdido. ?
    Era otoño, el bosque estaba teñido de hojas doradas, el cobre resaltaba. Y este pajarillo era un MISTERIO. O era testigo del cambio climático ?

    Me gusta

  13. EL 4° DERECHA

    Al entrar al portal, escuché como un susurro. Era inexplicable su origen, pero, conforme subía las escaleras se oía más fuerte. Me agarré al rugoso pasamanos de madera, ya que el pánico me hacía tambalearme. Al llegar al rellano del 4º, era patente que algo ocurría. Alguien chillaba y se percibían unos llantos desconsolados. Con temor me acerqué al 4° derecha. La puerta estaba entreabierta. Observe sobre el suelo del pasillo varias manchas de color verde. Iba a entrar cuando me paralizó aquel grito que aclaró todo el misterio: “¡Juanito, mientras no te comas el puré de verduras, no hay tele!”.

    Me gusta

  14. ATRAPADA

    Se me erizó la piel al despertar. Percibí un susurro de origen inexplicable. Alargué el brazo para encender la luz, pero algo, de tacto rugoso, me atrapó dejándome inmovilizada. Presentía su presencia en la oscuridad. Me sentía tan indefensa… Tampoco fui capaz de alcanzar el teléfono móvil, aunque podía ver su luz verde parpadeando sobre la mesilla. Grité aterrorizada al notar su cálido aliento sobre mi nuca. Vivía sola. Por más que gritase, nadie acudiría en mi auxilio, aun así, continué pidiendo socorro con todas mis fuerzas.

    Dejó de ser un misterio cuando un repiquetear de cascabeles rompió el silencio.

    Me gusta

  15. “Amigos coincidentes. La amante, él y su mujer” (Parte III)

    No va a ser fácil, pero saldré adelante. Recuerdo el calor del susurro sobre mi cuello cuando me prometió amor eterno. Dos jóvenes enamorados, con toda una vida por delante. Hemos cumplido los sueños soñados y las metas programadas. Pero el vacío inexplicable se instaló en nuestra cama. Puede que mi cuerpo rugoso haya sido su razón de huída a otro cuerpo de otra mujer. No le guardo rencor. Siempre he aceptado la vida como viene. Los avatares son semáforos en verde hacia la evolución. El misterio es por qué se ha llevado la caja de nuestros más íntimos recuerdos.

    Me gusta

  16. Me gusta estar entre mis olivos, bueno, entre los olivos, ya que estos no deberían tener dueño como ningún otro ser vivo, solo pertenecen a la tierra.
    Sentado a su sombra ,observando la vida del olivar a veces escucho un Susurro, son ellos que nos hablan, quizas sea Inexplicable, pero es asi.
    Tocar su Rugoso tronco y contemplar el Verde de sus hojas me abstrae de la realidad que ven mis ojos, si los cierro los siento a mi alrededor y se que también ellos me sienten.
    Mi abuelo me decía que los cuidara y respeta, que aquellos árboles tenían alma, por eso eran sagrados en la antigüedad.
    Sus palabras entonces eran un Misterio, ahora se que me confiaba una verdad.

    Me gusta

  17. El SUSURRO dijo algo apenas audible.
    Lo INEXPLICABLE no trató de hacerse entender.
    Lo RUGOSO se estiró, pero pronto volvió a su forma.
    El VERDE decidió dar esperanza.
    El MISTERIO no deseaba ser descubierto.

    Me gusta

  18. Lo que empezó como un SUSURRO acabó siendo un estruendo confuso, mezcla de lamentos y gritos que estallaban en mis oídos, algo INEXPLICABLE, solo los escuchaba yo. Según avanzaba por la avenida podía verlos. Unos seres de aspecto RUGOSO y VERDE, saliendo de los soportales mezclados con todos los demás.
    A la vista todos parecían normales.
    Han pasado algunos días y el MISTERIO sigue ahí. Quizá sea uno de ellos.

    Me gusta

  19. el Clan
    XI
    El rumor del bosque se mezclaba con el susurro del arroyo y Goum esperaba, al frente de la partida de caza, entre los arbustos. Tenía una inexplicable facilidad para la caza. Estaba amaneciendo y frente a ellos, cerca del agua, una gacela restregaba su cuerpo contra el rugoso tronco de un enorme pino. Bajaba a beber desde las cercanas colinas y mordisqueaba, golosa, la verde y suculenta hierba de la ribera del arroyo. Ya era el jefe del clan y, contra todos, había conseguido que Arga fuera sólo suya. Se sentía pleno y ahora, a veces, le atenazaba el misterio de la muerte.

    Me gusta

  20. Andiluvios oretanos
    5
    Una hormiguita graciosa
    a un elefante encontró
    en la selva y preguntó,
    en un susurro, curiosa:

    “¿Cuantos años tenés vos?
    (Era la hormiga, argentina),
    ¿Tenés, quizá, veintidós?”
    “Pues no, no cumplí los dos,
    uno tengo, pequeñina”.

    “¡Rediez, es inexplicable!”
    -Dijo la hormiga, cuitada,
    con vocecita atiplada-
    “¡Nada vi más admirable!”

    Abanicó el paquidermo
    el aire con sus orejas
    y la hormiga, al ventarrón,
    casi se quedó sin cejas.

    Entre lo verde se alzaba
    aquel rugoso misterio:
    :”¡Ay qué orejotas tan grandes
    y qué ojitos tan pequeños!”

    Y aquella mole tronó:
    “¿Cuantos tienes tú, amiguita?”
    Y la hormiga respondió:
    “Uno también tengo yo,
    pero es que he “estao” “mu” malita”

    Me gusta

  21. HÚMEDAS SÁBANAS

    Fácil fue echarte de mi vida. Difícil hacerlo de mi cama. Después de años, un día de verano un susurro me hizo saber que ya no te quería. El calor agobiaba mi piel, mis ropas se empapaban y mi cuerpo se estremecía inexplicablemente. Me dormía cada noche con tus caricias mal dadas, anhelando que no deseases besarme. Lo odiaba, sentía repulsión de tu rugoso beso en la noche, hurgando en mis labios, llenándolos de tus jugos. La oscuridad me ocultaba y mis lágrimas se fundían con el verde de las húmedas sábanas.
    Nunca pensé desear odiando, sin sentir.
    Un misterio de la caprichosa vida.

    Me gusta

  22. Aquel susurro, me había despertado, qué cosa tan extraña y tan inexplicable. ¿Me despertó un susurro? Tal vez aquella noche, mi primera en mi habitación de la residencia, hasta un susurro hacia que no me relajarse.
    Las sabanas sobre mí, me resultaban extraño. Incluso me parecía que no estaban lavadas con suavizante, debido a su tacto tan rugoso el que me impedía descansar. Su color verde, poco a poco me fue relajando hasta quedarme dormido.
    Es la primera semana que mi texto me ha sorprendido. Resulta un verdadero misterio que con las palabras de esta semana, haya salido este escrito

    Me gusta

  23. Sueños en la orilla

    Con un susurro, la caracola me dijo que corriera hacia el acantilado. Una vez allí, las olas me animaron a entrar en la cueva. Cuando llegué al fondo, el inexplicable sonido del silencio me condujo hasta un túnel. El tacto rugoso de la roca me guió hasta un lago de agua verde. En él culminaron todos los pasadizos de mi mente y el misterio de mi alma dormida quedó por fin al descubierto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s