ESCRIBE TU RELATO DE FEBRERO (I): Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Madrid

En la primera semana del mes de febrero nos da las palabras el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro Sierra, durante su viaje a Panamá donde se ha desplazado para  acompañar al Papa Francisco a la XXXIV JMJ y para estar junto a un grupo de jóvenes madrileños que asistían a estás jornadas bajo el lema «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu Palabra», el cardenal anima a dejarse seducir por María, quien "prestó la vida para dar rostro a Dios".

Nuestro particular embajador en Panamá para pedir las Cinco Palabras al Arzobispo madrileño ha sido el Padre Ángel con el que hemos tenido una estrecha relación desde nuestra Asociación y Mensajeros de la Paz. Además, queremos agradecer también la ayuda del periodista José Manuel Vidal de Religión Digital para este propósito y con los que coincidió nuestra presidenta Mar Olayo, camino de Panamá.

El arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro Sierra anima a los madrileños a ponerse al servicio de la Iglesia, "la que sale con prontitud con el lenguaje del amor, de la amistad, de la bondad, del servicio, de la justicia de Dios que va más allá, más al fondo y más adelante que la de los hombres, a decir ha llegado la hora: la de vivir en la Verdad, de saber el Camino, de dar Vida". Y esto, incide el arzobispo de Madrid, "tiene rostro y nombre: Jesucristo". Estas han sido sus Cinco Palabras:

ENCUENTRO
PAZ
LIBERTAD
VERDAD
HONRADEZ

Tres Papas de Roma han marcado la trayectoria de Osoro

El papa Juan Pablo II nombró a Carlos Osoro obispo de Orense el 22 de febrero de 1997, y el 7 de enero de 2002 lo designó arzobispo metropolitano de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero de 2002. Desde el 23 de septiembre de 2006 hasta el 27 de julio de 2007 ejerció como administrador apostólico, con las facultades de obispo diocesano, en su diócesis natal de Santander. En septiembre de 2006, convocó un sínodo diocesano para reflexionar sobre los retos de la Iglesia en Asturias ante el nuevo siglo.

El 8 de enero de 2009 el Papa Benedicto XVI lo designó arzobispo metropolitano de Valencia, de cuya sede tomó posesión el 18 de abril del mismo año.

El 28 de agosto de 2014 fue nombrado por el papa Francisco arzobispo de Madrid, tomando posesión del cargo el 25 de octubre de 2014, en la catedral de Santa María de la Almudena.

En la Conferencia Episcopal Española fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2005. En 2011 fue elegido presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar. El 12 de marzo de 2014, en la CIII Asamblea Plenaria, fue elegido vicepresidente de la Conferencia Episcopal, cargo que ocupó hasta 2017.

El 9 de junio de 2016 fue elegido ordinario para los fieles de rito oriental de España, una nueva jurisdicción personal, dependiente de la Santa Sede, creada por el Papa Francisco.

Cardenal desde el año 2016

El 9 de octubre de 2016 el Papa Francisco anunció la celebración de un consistorio en el que serían "creados" (nombrados) varios cardenales, entre ellos Osoro. El 19 de noviembre de ese mismo año recibió la birreta cardenalicia, de manos de Francisco, en el Vaticano. Se le concedió el título cardenalicio de "Santa María en Trastevere".

 

En la XXXIV JMJ de Panamá estuvo Cinco Palabras

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_7e32.jpg

Esta es la carta que envía Carlos Osoro a los jóvenes madrileños con motivo de la XXXIV JMJ en Panamá de este fin de semana, donde también ha estado nuestra presidenta Mar Olayo, con los miles de peregrinos llegados de todo el mundo:

"Hemos llegado a esta XXXIV JMJ en Panamá un grupo representativo de la Iglesia que camina en Madrid, junto con más jóvenes de España. Para todos nosotros supone vivir con más intensidad aún el Año Jubilar Mariano que estamos celebrando en Madrid, pues estas jornadas tienen como tema general: «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu Palabra» (Lc 1, 38). Qué fuerza la del tema escogido para ir al fondo de lo que ha de significar este encuentro mundial: dar raíces a los jóvenes para crecer sin miedo a que cualquier viento o calor nos tire o nos seque. Por ello hay que hacer todo lo posible por crear un clima de diálogo profundo entre los jóvenes y los ancianos; dar tal esperanza a los jóvenes que sean capaces de soñar con crear la novedad propia sin rupturas con la herencia de los mayores, y haciendo un mundo en el que la felicidad para todos los hombres no sea un sueño irrealizable, sino una realidad posible que pueden construir ellos cuando se les desafía, interpela y espolea".

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_7e6a.jpg

"La Santísima Virgen María es una experta en crear novedad sin hacer rupturas. Y lo hace desde una juventud llena de esperanza. Comienza en la casa de Nazaret, cuando recibe de parte de Dios aquel saludo del ángel Gabriel que cambia la historia de esta humanidad, y le ofrece una nueva dirección y nuevas perspectivas: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. […] No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús». Desde el momento que acepta este deseo y esta propuesta de Dios, comienza esa novedad. Pero en absoluta libertad, dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Entró la novedad en esta historia de los hombres: Dios acompañando al ser humano, solidarizándose con nosotros en todas las situaciones de la vida, mostrándonos el rostro que ha de tener el hombre siempre, mientras esté en este mundo y entregándonos Él su rostro para vivir en su eternidad".

"La semana pasada escuchábamos el relato de las bodas de Caná, del Evangelio de san Juan, donde María tiene un protagonismo especial para mostrarnos que la esperanza siempre es posible; solamente es necesario que hagamos realidad sus palabras: «Haced lo que Él os diga». Escuchando al Señor y siguiendo la ruta que Él nos propone tenemos salidas siempre y en todas las situaciones. Por ello, el tema elegido para este encuentro tiene una fuerza especial para los jóvenes de todas las latitudes de la tierra. Y alienta a los mayores a asumir la responsabilidad de no escamotear la presencia de Dios en la vida del ser humano; no cerrar la puerta de la existencia a un joven que quiera dar el rostro del hombre que nos revela Jesucristo. María presta la vida para dar a esta humanidad la salida más valiosa, para descubrir que no estamos solos, que Dios nos acompaña en esta historia y que nos reta a que, con nuestra vida, le demos rostro. María prestó la vida para dar rostro a Dios. ¿Estás dispuesto a hacer lo mismo? Ello requiere que en libertad le digamos: «Aquí me tienes». Se puede hacer algo nuevo y valioso para todos: mostrar a través de nuestra vida, con obras y palabras, que somos todos los hombres hijos de un mismo padre y, por ello, hermanos; que nuestra vida lo es para servir a los demás y, muy especialmente, para estar disponibles siempre para los que más lo necesitan".

"Le pido al Señor que, a través de su Madre Santa María, entregue a los jóvenes estas tres experiencias:

  1. Dejaos seducir como María por la experiencia de la amistad con Dios. ¡Qué significación adquiere la vida! Así lo vemos en los santos jóvenes que conocemos y que se os proponen en este encuentro: san José Santos del Río, santa Rosa de Lima, Carlo Acutis y otros. Estos santos experimentaron la confianza que Cristo tenía en ellos. Que en esta JMJ experimentemos esa confianza que se convierte en la energía poderosa del corazón de cualquier joven que se ha sentido seducido por Jesucristo cuando decide vivir en amistad con Él. Os lo aseguro: Jesucristo confía en los jóvenes. Mirad la confianza que tuvo en el apóstol Juan, un joven adolescente a quien confía lo más querido, su propia Madre. Seducidos por el Señor como Juan, hemos de salir a hacer discípulos a todos los lugares del mundo, pues hay que crear un mundo de hermanos. Salgamos con esa conciencia transformada por el encuentro con el Señor, como la Virgen María, haciendo su mismo canto: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador».
  2. Dejaos seducir como María que siente su pertenencia y su misión como Iglesia. Os hacéis presentes en Panamá jóvenes venidos de todo el mundo. ¿Quién os atrae? Sin lugar a dudas hemos de decir con fuerza que no es otro que Jesucristo. Es el Señor quien os trae, y en vosotros están todos los jóvenes del mundo, que desean posar su rostro sobre el pecho de Cristo y escuchar los latidos de su corazón. Habéis venido de todos los continentes. Habláis idiomas diferentes. Tenéis y habéis crecido en culturas distintas, pero os entendéis, porque todos buscáis esas aspiraciones altas y profundas. Escucháis al Señor que nos dice: «¿Qué buscáis?, ¿a quién buscáis?». Y también la llamada que nos hace ante la pregunta que le dirigimos: «¿Dónde vives?», «¡Venid y lo veréis!». Por encima de cualquier diferencia, el Señor nos hace una propuesta clara en estos momentos de la historia: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado», «nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos, vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando». El futuro de los pueblos a los que pertenecéis depende ciertamente de vosotros. De ahí la urgencia de hacer espacio sólido en vuestras vidas a Jesucristo. Hacedlo con el estilo y a la manera de Santa María que, en cuanto supo que llevaba a Jesús en su vientre, salió a los caminos e hizo percibir la presencia de Dios a quienes se encontró.
  3. Dejaos seducir como María: ¿quieres ser mi discípulo y amigo?, ¿quieres ser testigo del Evangelio?, ¿quieres salir a los caminos del mundo? Os abro mi corazón: si deseáis responder a estas preguntas como Santa María, poned a Cristo en vuestra vida. Os crecerán las alas de la esperanza, de la fe y del amor, recorreréis con alegría los caminos de este mundo por muy tortuosos y difíciles que sean, os empeñaréis en construir la cultura del encuentro y eliminar la del abuso y el descarte. Cada vez que os encontréis en el silencio o a través de la escucha de su Palabra, diréis: ¡qué bien se está aquí! Pero, inmediatamente, escucharéis la voz del Señor que dice: ponte en camino y vete a decir a quien te encuentres que eres su hermano y que Jesucristo es tu amigo y su amigo. No te coloques nunca en el centro, ni pongas el poder, el dinero o el prestigio. Estas cosas te ofrecen unos momentos de embriaguez, pero terminan muy pronto. Pon en el centro de tu existencia a Jesucristo, te espera, escúchalo, debes estar atento a sus palabras, pídele cuantas veces sea necesario perdón en el Sacramento de la reconciliación. Nunca tengas miedo de Él, pues no se cansa de perdonar y de curar todas las heridas que tengamos, por más profundas que fueren. La Virgen María te ayudará a descubrir la manera y el modo de andar por todos los caminos por donde transitan los hombres. Esta tierra en la que habitamos los seres humanos está rota. Hay que darle los cimientos que hacen vivir seguros a los hombres en su casa, hay que embellecerla con el amor mismo de Dios manifestado en Jesucristo. ¡Qué bueno sería que, en este encuentro de Panamá, escuchásemos todos, otra vez, las mismas palabras que escuchó san Francisco de Asís: «Ve y repara mi casa»! Ponte al servicio de la Iglesia: la que sale con prontitud con el lenguaje del amor, de la amistad, de la bondad, del servicio, de la justicia de Dios que va más allá, más al fondo y más adelante que la de los hombres, a decir «ha llegado la hora»: la de vivir en la Verdad, de saber el Camino, de dar Vida. Y esto tiene rostro y nombre: Jesucristo.

Con gran afecto, os bendice,

+Carlos, Cardenal Osoro, Arz. de Madrid

El Padre Ángel en Panamá

Nuestro admirado Padre Ángel también tuvo un encuentro con el Papa Francisco en Panamá, además de encontrarse con otras personalidades eclesiasticas.  "Hemos saludado al @Pontifex_es durante su viaje a la @jmj_pt y en oración y unido al Papa rezamos y pedimos un mundo más en paz y que los pobres sin techo encuentren un hogar y no pierdan la dignidad".

La causa del mes de febrero de 2019 es Ayudando a Irene

whatsapp image 2019-01-25 at 20.35.08

Prologista del mes de febrero: ELENA MARTÍN CALVO

unadjustednonraw_thumb_7323

 

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

25 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DE FEBRERO (I): Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Madrid”

  1. NOTA DEFINITIVA

    Te busco y no te ENCUENTRO, porque ya nada es lo que hubo. Es como estar frente a una persona diferente de la que fuiste, y temo perder mi PAZ interior, mi bienestar, mi esencia; perder todo eso sería como perder mi LIBERTAD y no puedo consentirlo.
    Perdona que en esta ocasión me erija como lo más importante de mi vida, pero en honor a la VERDAD, o soy mi prioridad o no seré capaz de evitar hundirme.
    Por eso, con toda la HONRADEZ en mi corazón, te escribo estas palabras para decirte que esto es un adiós para siempre.

  2. Resulta increíble que un nuevo encuentro con un amigo, sea portador de paz. Todavía disfruto de una paz interior, que me está conduciendo a un sentimiento de libertad que me invita a seguir adelante con la inevitable ayuda de la verdad, que también desemboca en la honradez.
    Una honradez que en ocasiones he perdido, al dejar qué mi vida cogiera el sendero que me transforma en una mala persona que incluso me ha llevado hasta un gran desbordamiento en mi vida social.
    Por qué no hacer una mención a la sensatez tan importante en la sociedad, complemento de la honradez

  3. Nuevos horizontes para Mickey Mouse

    Hace días que busco una casa donde establecerme y estar tranquilo pero por mucho que doy vueltas y más vueltas, no encuentro la paz. Desde que me pusieron en libertad intento adaptarme a mi nueva vida pero la verdad es que no lo consigo.
    He de reconocerme a mí mismo, con honradez, que echo de menos la rueda y las manos que me manoseaban a todas horas.

  4. Antes de….

    Y si una mañana no me encuentro,
    se me pierde la paz
    entre llantos y miedo.
    La libertad de sentirme viva,
    es toda la verdad
    que mi alma necesita.
    Si no me veo,
    no puedo verte.
    Si no me siento,
    no puedo sentirte.
    No me puedo mentir,
    me debo honradez a mí misma,
    para ser honrada contigo.

  5. Se ha abierto la puerta y me encuentro con que ha entrado. Es tan bonita; tan joven. Desde que llegó se me terminó la paz y todo mi ser gira en torno a ella, tanto que he perdido la libertad. Hermosa en todo lo imaginable, tenerla cerca me colma de más placer del que podría llegar en verdad a anhelar. Enciende mi avidez de poseerla como no lo he sentido con ninguna otra mujer, hasta tal punto de que nadie me podrá nunca convencer de que deje de admirarla pues eso sería tan ilusorio como auténtica es mi honradez.

  6. AMIGO
    El ENCUENTRO con los amigos de infancia nos llenó de alegría y PAZ. Desde que nos enseñaron a compartir vivencias, defendimos la LIBERTAD de movimientos, de expresión y sobre todo; de lo que hacía bella la vida. La VERDAD siempre por delante, la HONRADEZ por bandera y el respeto grabado a fuego en nuestro sentir. Hoy faltas, pero todos sabemos que tu recuerdo nos mantendrá unidos. En las cenas brindaremos por tu recuerdo, en las conversaciones nos mantendrá tu coherencia y en el camino nos guiará tu recuerdo. Siempre fuiste nuestro héroe.

  7. Cinco palabras para reconocernos

    En el encuentro crece lo posible:
    La paz, la libertad de un tiempo extinto,
    la verdad que nos une en lo distinto,
    la honradez del que cree lo increíble
    y trabaja, con fe, para lograrlo.

    Este juego te invita a imaginarlo:
    Un mundo que confía en los proyectos,
    se anima a atravesar sus laberintos,
    que nunca han sido fáciles ni rectos…
    Al camino, tenemos que ayudarlo.

  8. Conocia la versión de las víctimas por fin conocería la del verdugo, iba a tener un encuentro con el último mando de la lucha antiguerrillera en los Montes.
    Parecía broma que al tipo le gustara tomar el sol en el banco situado en la esquina de la calle paz con libertad, allí me esperaba el anciano, con su máquina de oxígeno y su andador.
    Nadie pensaría que unas décadas atrás torturaba y asesinaba a hombres mujeres y niños.
    Por fin conocería su verdad, hablando siempre por teléfono me había costado convencerle de mi honradez para que accediese a la entrevista.

  9. CONVERSACIÓN PENDIENTE

    Había llegado el momento. Por fin disponía de las agallas para mantener el encuentro tan esperado con mi padre. Tal vez así, consiga la paz definitiva entre los dos. Actuaré con la libertad suficiente para decirle la verdad. Todo lo que pienso de él y de su forma de ser. Creo que, si las cosas se hacen con honradez y franqueza, nadie se debería sentir molesto.

    Cuando llegué al lugar indicado, me coloqué frente a él. Tenía preparado mi discurso, pero antes de comenzar, cogí un pañuelo y limpié el polvo de la lápida.

  10. Andiluvios oretanos

    Sucedido en Granada
    III

    ¡Téngase, infiel lenguaraz!
    Yo este encuentro propicié
    porque harto estoy de paz
    y no me conformaré.

    Por ganar la libertad
    de Granada, sin doblez
    os propongo, de verdad,
    ofreciéndoos honradez,
    que me ayudéis ¡Por piedad!

    A vos propongo, cristiano,
    que luchéis en mis mesnadas
    que yo os pagaré con pingües
    beneficios y soldadas.

    Os daré a Zoraida y Zaida,
    viviréis en mi palacio,
    vestiréis lujosas ropas
    y un colgante de topacio.

    Mire usted, noble señor,
    que agradezco los honores
    -dije-que son excesivos
    para el hijo de Dolores.

    ¿Despreciáis mi ofrecimiento?
    Dijo iracundo blandiendo
    su afiladísimo alfanje
    y, entonces, salí corriendo.

    Continuará….

  11. Objeto de lujo.
    Estaba de mal humor. La constante tristeza se expresaba así, y no podía evitarlo. No sabía cómo eludirla.
    «Estoy cansada»—decía, ocultando su preocupación. Preferían creerla y no preguntaban más.
    Pero desde su último ENCUENTRO: la PAZ se perdió por los vericuetos de la obstinación. La LIBERTAD cambió de nombre. Buscó la VERDAD y fueron sus sentimientos los que se encontraron pujando por salir del laberinto al que los habían llevado sus propias contradicciones.
    Se convenció a si misma: La HONRADEZ es una utopía, un fausto al alcance de muy pocos.
    En adelante, la sinceridad la guardaría a buen recaudo.

  12. VOLVER A TI

    Había imaginado el encuentro tantas veces… y seguía sintiendo miedo. Aunque lo único que deseaba, después
    de todo, era escucharle. Recuperar la paz y la libertad de ese peso que absorbía todas sus energías. Necesitaba desnudar la verdad con la honradez de no callar nada.

    Giró la llave dentro de la cerradura y la puerta cedió. Todo permanecía igual que lo recordaba. Avanzó lentamente por el pasillo. Al fondo, un gran espejo devolvía su propia imagen treinta años más joven.
    “Llegué a pensar que jamás regresarías a mí.”
    Cerró los ojos. Había vuelto a casa, y ya no tenía miedo.

    1. “…después de todo…” se ha separado y va en la misma línea. Debía de haber un espacio de más y se ha movido. Lo siento.

  13. MOTIVOS
    Habíamos acordado tener un encuentro en los próximos días para aclarar asuntos y limar asperezas. El motivo más importante, era por supuesto, que volviera a reinar la paz entre nosotros. Pero no era fácil, ya que la libertad de ambos tenía una serie de condicionantes difíciles de superar, o al menos, que dificultaban todos nuestros actos y creaban situaciones que en nada favorecían nuestra relación. Estábamos convencidos de que tenían que imponerse sobre todas las cosas, la verdad y la honradez en las vivencias que teníamos que compartir. Por el bien de nuestro hijos sobre todo

  14. Ya no haré oídos sordos. Llevas tiempo llamándome y hoy parto a tu encuentro con la paz de sentir que mi vida no tiene más recorrido, con la libertad de ser éste un acto soberano, autónomo.
    Mi actitud no será aprobada por la sociedad, tienes razón, es verdad, pero pensando con honradez sé que te merezco eres el precio a pagar para ser justo conmigo mismo, con todos, para compensar tanto daño infligido en una ambición sin sentido, en la escalada al poder.
    Mi decisión es firme, acoge en tus brazos, muerte redentora, la miserable vida de esta rata infame.

  15. Llegaba tarde al encuentro, aunque cargado con la ansiedad febril del primer amor. Su anhelada sonrisa estaba al otro lado del negro océano, surcado por cientos de peces de metal. Se hacía eterno el rojo que impedía su unión. La vía libre hacia su sueño la señaló un sujeto encasillado. La mirada trágica de su amada marcó su incomprensión, luego domino el negro. Sus sensaciones mutaron hacia una mezcla de paz y libertad. Gritos y llantos le obligaron a contarse la verdad. Jamás la honradez de una confesión ebria le dolió tanto como la que liquidó su vida.

  16. Frío II
    Nadie salió a su encuentro cuando llegó la paz y volvió a su pueblo. Pasó seis meses en un campo de prisioneros en Lérida. Su padre desapareció en el frente de Teruel y su madre había muerto, de pena, al poco tiempo de que a él le llamaran a filas. Decían que había llegado la libertad, pero la única verdad es que era un malquisto.
    -La honradez es el único patrimonio de los pobres- Le decía Manuela, su madre. Y él siempre la creyó.
    En la guerra se hizo viejo y, ahora, dudaba de todo lo que le enseñaron. Seguía haciendo frío.

  17. ARMISTICIO

    Salí a su encuentro, en un último intento de que firmásemos la paz. La libertad no se obtiene porque lo diga un papel. La verdad es que esto no servía para nada. Él era incapaz de reconocerlo, le faltaba honradez. No aceptaba la nueva situación. Permanecía agazapado en la oscuridad como si fuera invisible, pero yo sabía que estaba allí. Notaba su aliento y escuchaba su ronca respiración amenazante. Intentaba ignorarlo, pero aquello lo enfurecía todavía más. El miedo me paralizaba por completo.

    Llegamos al acuerdo de compartirlo todo al cincuenta por cien. Unos días yo sería Sara y otros Samuel.

  18. ENCUENTRO – PAZ – LIBERTAD – VERDAD – HONRADEZ

    Todas las compañeras, decidimos hacer un ENCUENTRO, como en antaño, en la época escolar que salíamos a postular, las mayores del colegio, con huchas blancas con una cruz roja. Recolectar dinero, para llevar médicos y sanitarios a los países mas necesitados y que no tenían PAZ Para nosotros era un momento de LIBERTAD; para ausentarnos de la clase de gimnasia.
    La VERDAD, es que a todas, nos entusiasmaba.
    Eramos capaz, de recaudar, tanto dinero que las huchas, pronto se llenaban.
    Nuestras caritas angelicales y la HONRADEZ que desbordábamos. Hacia que las personas con mas alegría, colaboraran.
    Esa fecha del día de la postulacion, para nosotros era una gran fiesta.

  19. EL ÁRBOL DE MI VIDA
    Bajo tu sombra
    y tu silencio,
    bajo tus racimos fecundados
    por el viento,
    siempre me encuentro
    mecida en una paz
    que me hace libre,
    en esa libertad a ti me abrazo,
    dejando en tus hojas
    la humedad de mis labios.
    Sueño, que pueden ser
    mis besos, savia que,
    desde tus tallos
    aliente tu crecimiento
    y mi amparo.
    Siento tu verdad
    en la hiedra que te cubre
    desde el suelo,
    y ahí, tiendo mi honradez,
    a merced de tus inviernos.

  20. Sara terminó su oración de la mañana agradeciendo aquel maravilloso encuentro.
    Jairo, el misionero brasileño, encabezaba el grupo; destacaba una mujer menuda cuyos ojos irradiaban una paz inmensa, aunque sus cicatrices hablaban de un pasado terrible, privado de libertad. Sara se sobresaltó al oír su dulce voz:
    “¡Qué maravilla conocerte, Sara! Sé que tu defensa de la verdad y tu honradez te han traído muchos disgusto con los militares, pero créeme, merece la pena cuando se lucha por devolver la Fe en el ser humano”
    Sara sintió por fin en el corazón que en aquel campamento estaba su destino.

  21. LA PREGUNTA

    Desde hace unos días me ENCUENTRO en conflicto conmigo misma; me pregunto si podré vivir en PAZ, sin remordimiento.
    A veces, en la oscuridad de la noche revivo el instante en el que sentí, que al fin sabría que es la LIBERTAD. Quiero convencerme de que ya es hora de disfrutar de la vida, y que el destino se ha encargado de que así sea, otras, pienso que debo confesar la VERDAD.
    La HONRADEZ ha ganado la batalla. He entregado a la policía el maletín de billetes que me encontré en un banco del parque.

    Ahora, si me siento libre.

  22. Llegó el momento esperado: unión y encuentro sumando luchas incansables de cada uno de nosotros hasta lograr la victoria, la paz! Durante veinte años mi país ha sufrido corrupción que ha originado pobreza, escasez, hambre,asesinatos, inseguridad y enfermedades sin atender. Injusticias injustificables por una tiranía cruel. Estamos a punto de lograr lo mas ansiado, lo que nos dio Bolívar a quien honramos y ejemplo seguimos: la LIBERTAD! En adelante seremos vigilantes por el futuro de todos, eligiendo educación y capacidad para dirigir. Regresaran nuestras familias, juntos reconstruiremos nuestros destinos. La consigna: verdad, trabajo y honradez! Te amo VENEZUELA!

  23. No encuentro la razón para seguir adelante. El vacío desampara mi camino.
    No encuentro paz en las miradas, ni libertad en el aire que respiro.
    No encuentro verdad en los humanos, ni honradez en los abrazos.
    Cuando nada encuentro, te encuentro a ti, pequeña Irene, mostrándome tu mundo de paz, honradez y verdad. De una libertad que solo tú entiendes y a los demás asusta.
    Por ti lleno de esperanza el camino, quiebro cadenas mentales, libero los miedos que nos esclavizan y sigo adelante por una sola razón: hacer de este mundo, un lugar amable para ti.

  24. Deja que sequen la lágrimas
    porque hay viajes que son despedidas,
    despedidas que son encuentro.
    Viajes en silencio, sin palabras,
    huecos que se llenan de preguntas,
    y respuestas que se van con él.
    Viajes que son abrazos,
    abrazos que suplican detener el tiempo.
    Un tiempo que ansía volver atrás,
    a la infancia, a la sonrisa ladeada,
    a la vida al fin y al cabo.
    Deja que sequen las lágrimas,
    que mi abrazo reconforte el dolor,
    un abrazo que al menos regale paz.
    Deja que sequen las lágrimas
    y entienda que uno es valiente
    para quitarse la vida.
    Deja que crea que donde tú encontraste
    libertad, los que se quedan
    encontrarán sosiego,calma y verdad.
    Deja que sequen las lágrimas,
    en un último intento de honradez
    y así encontrarnos al final del viaje.

Escribe tu relato