ESCRIBE TU RELATO DE AGOSTO (III): ACTRIZ Isabel Ordaz @IsabelOrdazOF

Una semana más de este caluroso mes de agosto, seguimos con nuestro particular homenaje a la película El mejor verano de mi vida de Dani de la Orden, una de las películas que está triunfando este verano de 2018… Ahora, las Cinco Palabras son de la actriz Isabel Ordaz que interpreta a Julieta, la madre ricachona de una amiga del protagonista, Curro, el popular Leo Harlem, que ya nos dio las Cinco Palabras cuando estaban en pleno rodaje… https://cincopalabras.com/?s=leo+harlem

Las semanas anteriores fueron Arturo Valls y Gracia Olayo los que nos dieron sus Cinco Palabras. Ahora, Isabel Ordaz nos da las Cinco Palabras, aunque si por ella fuera nos daba hasta nueve, pero nos quedamos con las cinco primeras. Si alguno de nuestros escritores se atreve con el resto, puede hacerlo viendo el video donde aparecen las otras cuatro…

AMANECER
CUCARACHA
PREMIO
SORTIJA
TESORO

Isabel Ordaz, pasión por la interpretación

Desde muy joven se siente atraída por el teatro y la interpretación, y realiza varios cursos con el actor José Luis Gómez y con John Strasberg. En el año 1982 realiza su primer cortometraje, Eres mi gula, al que le seguirán otros como Salida de misa de doce del Pilar, también en 1982 y El vividor II en 1983.

Durante los 80 compagina el teatro, con los cortometrajes y con las pequeñas apariciones en el cine, como la de 1986 en la película de Fernando Trueba, El año de las luces. En 1987 comienza un papel muy recordado, el de Berta en la serie infantil Los mundos de Yupi. A partir de este papel, Ordaz va consiguiendo mayor importancia y tiene un pequeño papel en Bajarse al moro de Fernando Colomo y pasa también por el plantel de actores del programa A ver, a ver de Martes y Trece.

Sigue trabajando en teatro y protagonizando cortometrajes, entre ellos Esa es tu parte con Gabino Diego y con los que gana diferentes premios de interpretación. Participa en películas como ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?Junto a las actrices Gracia Olayo y Soledad Olayo, como en ˋTodos los hombres sois iguales´ Consigue mucha notoriedad con su papel protagonista de Pepa y Pepe, serie en la que da vida a la amiga de Verónica Forqué.

D46C4AC4-5F28-49A9-B9EC-1C154D704F0CEn 1997 protagoniza la adaptación en forma de serie de la película Todos los hombres sois iguales. En ese mismo año, su carrera cinematográfica da un importante cambio, gana el Goya a la mejor actriz revelación por su papel de Lucía en Chevrolet. Su posición en el cine cambia totalmente y hace importantes papeles secundarios en Yoyes y Carne de gallina.

Dirigida por Rafael Gordon, protagoniza la película La reina Isabel en persona, del año 2000, en la que interpreta a una actriz que al hacer el papel de Isabel I de Castilla se mete en su personaje y lo vive como tal.

En 2002 protagoniza junto a Assumpta Serna Teresa Teresa, en la que da vida a la mística Teresa de Ávila. Sigue haciendo importantes secundarios en películas como El Calentito, hasta que comienza en la serie de gran éxito Aquí no hay quien viva en Antena 3, en la que interpreta a la mística Isabel, apodada como La Hierbas por su afición a los remedios naturales.

En 2007 participa en la serie sucesora de Aquí no hay quien viva: La que se avecina en Telecinco, dando vida a Araceli Madariaga, abandonando la serie en varias ocasiones.

Tiene además una importante carrera teatral a sus espaldas, ha protagonizado entre otras obras, Algún amor que no mate, La dama boba, Electra, El caso de la mujer asesinadita, Cuando era pequeña, Los días felices, La asamblea de mujeres (estrenada en el Festival de Mérida), Luces de bohemia y Lúcido. También ha llevado a escena espectáculos de producción propia, como Aliento de equilibrista (siendo autora de la obra junto con Paloma Pedrero), Nonadas, Partitura teatral o Los días felices.

Ordaz también es autora de varios poemarios, como Flor de alientos, No sé o Poemas de Palestina, editados por Huerga y Fierro. Y ya en 2018 ha estrenado El Mejor Verano de tu Vida

 

El Mejor Verano de tu Vida3160367.jpg

La película trata de un personaje que se llama Curro (Leo Harlem) que no está viviendo uno de sus mejores momentos. Este padre de familia que trabaja vendiendo robots de cocina sueña con un futuro distinto. Y, en pleno declive económico y crisis matrimonial con su mujer Daniela, decide hacerle una promesa a su hijo Nico. Si el chico de 9 años consigue sacar sobresalientes, se lo llevará a pasar el mejor verano de sus vidas.

Lo que Curro no podía imaginar es que el muchacho lo conseguiría. Así, se verá obligado a cumplir su promesa, que logrará cambiar el curso de las cosas cuando la familia se embarque en una aventura en la que se verán envueltos en situaciones que jamás imaginaron.

Una película dirigida por Daniel de la Orden (El pregón) que, ha tomado como referencia la película La vida es bella para realizar el largometraje. El reparto, además de Isabel Ordaz, está formado por Leo Harlem (Villaviciosa de al Lado), Maggie Civantos (Las chicas del cable), Toni Acosta (Mi gran noche, Con el culo al aire) Arturo Valls o Gracia Olayo (La Llamada) entre otros protagonistas.    E70B6986-57C3-4E2C-943D-0ECA0B8A18FE

La causa del mes de agosto es La Red de Solidaridad de Galapagar está abierta a todas aquellas personas que de corazón tengan la intención de ayudar y ser ayudadas. Estén dónde estén y sean como sean. La Red de Solidaridad de Galapagar fue creada por Julián A. Elías Sánchez y está creciendo, ya son más de trescientos asociados a la maraña solidaria, pero el eje fundamental es que los que forman la red detecten las necesidades a través de cualquier organismo al que tengan acceso, a título personal o por terceros. Desde esta organización intentan por todos los medios ayudar a paliar cualquier necesidad que surja.

La autor del prólogo de este mes es del escritor solidario Rafael Blasco López. https://cincopalabras.com/2018/07/29/prologo-de-rafael-blasco-lopez-escritor-solidario-de-cincopalabras/ 

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

26 comentarios en “ESCRIBE TU RELATO DE AGOSTO (III): ACTRIZ Isabel Ordaz @IsabelOrdazOF”

  1. Al amanecer del domingo Jorge se despertó en su cama convertido en una gigantesca cucaracha. No supo qué hacer pues ni siquiera podía bajarse de la cama bocarriba como estaba. Al otro lado de la puerta sonaban los nudillos de su pareja “Amor, el desayuno está preparado” Recordaba que la noche anterior habían estado en una feria y una vidente le había dicho “Tu mejor premio en la vida es el amor de ella” Ya tenía la sortija de pedida, hoy se lo iba a pedir pero… ¿Así? ¡Imposible! Intentó voltearse, a la tercera cayó al suelo. ¡Despertó! “Hola, Tesoro…”

    Le gusta a 1 persona

  2. Para Rodrigo el mejor día de la semana era el domingo, era el día en que iba a comer a casa de los abuelos después de su visita por el parque. Desde el amanecer ansiaba que sus padres se levantaran para llevarlo a la “cucaracha”,su calesita favorita. Hoy se cumplió su sueño: en la segunda vuelta saco’ el premio, ¡se llevo la sortija!, no lo podía creer, su sonrisa ocupaba toda su carita, invadido de orgullo entro’ corriendo a mostrarle a la abuela el tesoro que por primera vez había conseguido. ¡ Que importante se sentía, jamas olvidaría ese día! !

    Me gusta

  3. Acaba de AMANECER. Hay obras en el edificio y cada vez que esto ocurre, aquí están ellas. Busco mis gafas para verla mejor. ¡Asquerosa CUCARACHA! Campa por el baño a su aire. ¿Este es mi PREMIO por madrugar? Hubiera preferido una SORTIJA, incluso un “Te quiero” escrito en el espejo. ¿No dicen que a quien madruga Dios le ayuda? ¡Aaaaah! Encontrar a este bicho no me ayuda nada. Tome mi decisión en segundos: ¡Cariño, TESORO, amor, tienes una visita! ¡Ya sé que son las seis de la mañana! ¡Sé antisocial como yo y ven a deshacerte de ella!

    Me gusta

  4. AMANECER – CUCARACHA – PREMIO -SORTIJA – TESORO
    (Plus, por gentileza de la Ordaz) Mujer – piel – almohadón – sábana 

    ESA MALA MUJER
     
    Un amanecer junto a ella…
    era el ansiado deseo
    que nunca le concedió.
    Así fue como la bella,
    artista del escaqueo                      
    cual cucaracha trató.          

    Ni como premio siquiera
    por lealtad consintió.
    Ni por la sortija cara,                
    que entre súplicas la artera,
    con ingenio consiguió
    que el incauto regalara.

    Un tesoro envenenado
    es esa mala mujer;
    que al infeliz seducido,
    ese títere apocado, 
    ha logrado retener
    a su almohadón zurcido.

    Que borracho de su piel
    y su sábana hechizante;
    por amar equivocado,
    va a tragarse toda hiel
    que derroche la tunante
    hasta verle desplumado.

    Después de sorbido el coco
    sólo resta convencer,
    que por ella… robe un poco.

    Me gusta

  5. AMANECER – CUCARACHA – PREMIO – SORTIJA – TESORO
    Pasamos la noche en una cabaña en el monte, en la cumbre de la montaña. Al AMANECER, hicimos café en un viejo puchero, pero al abrir el cajón de los cubiertos; había una CUCARACHA, acampando a sus anchas. Yo sabia que esto nos traería suerte.
    Al salir de sedentarismo, por los caminos boscosos. PREMIO !!!!.
    Vimos una catarata inmensa, con un caudaloso caudal y en el fondo una bonita poza del color esmeralda, como la piedra preciosa de una SORTIJA.
    Nos quedamos atónitos, el paisaje era inmejorable, muy escondido. Un autentico TESORO de la madre naturaleza.

    Me gusta

  6. Leer para ver
    Cualquier amanecer -en cualquier parte- arroja, siempre, luz sobre lo oscuro. Y uno puede distinguir (a simple vista), entre una cucaracha, un caballero o un príncipe cobarde que es, apenas, un aprendiz mediocre de farsante.
    “Tristes verdades de historias sin hadas”: esta novela leía Cenicienta, gracias al sabio consejo de una bruja. Ninguna amiga le avisó que eran las 12…
    Él la encontró, harapienta y feliz, devorándose el libro. Y se fue.
    Como en un carrusel abandonado, el premio no es jamás una sortija, sino el tesoro enorme, inabarcable, de ver todo tal cual es, sin ironías.

    Me gusta

  7. UNA GRAN CELEBRACIÓN
    Cuando desperté al amanecer, me encontré en mi habitación panza arriba moviendo mis pequeñas patitas y sin poder voltearme. No entendía nada. Cuando por fin me pude incorporar, vi reflejado en el espejo mi aspecto: era una cucaracha. Recordé que lo último que hice ayer fue asistir a un acto donde me daban un premio por ser el mejor actor del año. Consistía en una sortija de brillantes que consideré un doble tesoro, por lo que representaba y por su valor crematístico, pero ya no recuerdo nada más. Solo que me tomé un montón de gin-tonics para celebrarlo… ¿pero esto?

    Me gusta

  8. Esperábamos el amanecer entre las dunas del desierto. En silencio observamos como una cucaracha se unía a nuestro grupo, resultaba chocante que se quedara tan quieta mirando al frente, igual que nosotros. Comenzó a elevarse el sol en el horizonte, anaranjado como un premio de luz otorgado a nuestra paciencia. La iridiscencia de su corona me recordaba mi sortija de pedida, los diminutos brillantes que la formaban. Recordé que él ya no estaba conmigo. Había perdido el tesoro de su amor y sin embargo lo sentía muy cerca. La cucaracha se aproximó y comenzó a trepar por mis pies.

    Me gusta

  9. CARTAS DE PROMESAS NAUFRAGADAS EN EL MAR

    Caminaremos juntos hacia un amanecer más justo, somos luz y nos abriremos paso entre la oscuridad para cambiar el negruzco cucaracha por un mundo menos oscuro, que nos haga salir de las penumbras. Entre tinieblas hay quien busca apagar la luz de los demás para brillar con más fuerza. Ya no queremos el premio de consolación, ni compromisos falsos sellados con una sortija que no compromete a nada. Seguiremos en la lucha, nuestra fuerza y unión será el tesoro que más envidien todos los piratas de este mar que surcamos.

    Le gusta a 1 persona

  10. Soy Laura, vengo de un sitio perdido en el sur, Montevideo capital del Uruguay. Hace 13 años que llegué a España con mi marido e hijos, soy una orgullosa española más, lo que provoca en mí un gran premio.
    Hemos tenido vacas como “el mejor verano de mi vida”. Sí, señores, nosotros somos cuatro y a la hora de salir parecemos mil que van tras un tesoro. En ese verano,posteé una foto de un amanecer hermoso y le puse mi sortija al costado de una botella, pero tuve que salir corriendo por culpa de una condenada cucaracha.

    Me gusta

  11. Las persianas de nuestra habitación no cerraban muy bien. Como cada día los primeros rayos del amanecer, me despertaron, mientras se despertaba mi marido con mi mirada encontré en la pared una cucaracha.
    Aquella mañana tenía que recoger un premio por la publicación de un libro. El premio consistía en una sortija de oro donde me encontré un tesoro que se encontraba grabado en su reverso, que decía que el que tuviera la sortija, tenía la suerte de poder saborear la felicidad en cada instante, llevando aquella sortija puesta.
    Ahora cuando me pongo la sortija, recuerdo aquel amanecer tan asqueroso.

    Me gusta

  12. EL PREMIO

    Las hijas de Dª. Remedios aparecieron en el tanatorio y se abalanzaron sobre su ataúd cerrado. Como plañideras llenaron de gemidos y sollozos la sala hasta el amanecer intentando ocultar los años de olvido.

    Antes de verme aplastada como una cucaracha ya había obtenido mi premio. Era la recompensa justa a tanto tiempo de cuidar de ella sufriendo su desprecio.

    Siempre me gustó su sortija, de la cual no se separaba nunca. Durante su enfermedad, debido la inflamación de sus manos, fue imposible quitársela. Ahora, al fin, su tesoro era mío. Permanecía guardado en mi bolsillo, junto con su dedo anular.

    Le gusta a 1 persona

  13. El vello a través de los años (Parte V)

    Ahora, a mis noventa, a punto de amanecer a una nueva vida, agradezco a los tres pelos que asoman en mis ancianas piernas, que me hayan acompañado siempre, y sonrío a aquellas niñas que me llamaban cucaracha por lo negro que era mi vello. Infancia cruel que se dulcifica cuando aprendes que la vida es un premio que recibimos por ser parte de un todo. Una sortija que une en matrimonio alma y corazón, para hacer de ella el mejor tesoro que regalar a quienes nos rodean.
    Me despido de vosotros y de mi vello, hasta pronto, en otra dimensión.

    Me gusta

  14. EXCURSIÓN AL MONTE

    Al amanecer, Yago y Luca salieron de casa con la mochila y el corazón llenos. No olvidaron a su cucaracha, el amuleto que los acompañaba siempre. Llevaban una semana preparando el trayecto: bajarían hasta el río, lo cruzarían por el puente, subirían hasta la cima y una vez allí, se comerían un bocata de chocolate. Todo esfuerzo merece un premio. Para dos niños de 8 años, una sortija no constituye un tesoro, sin embargo recorrer solos los cuatro kilómetros que los separaban de su casa era una odisea capaz de llenar de historias el resto de las vacaciones.

    Me gusta

  15. LA ÚLTIMA CRUZADA

    Lo haría antes del amanecer. Amparado por la oscuridad, silencioso y rápido como una cucaracha, atravesaría la casa hasta llegar al dormitorio. Allí le esperaba su premio de jubilación: una sortija de valor incalculable. Formaba parte de un tesoro guardado en la caja fuerte de un banco, pero esa noche, lo había lucido su dueña durante una cena benéfica.

    Dejó que sus ojos se acostumbraran a la penumbra. Entró sigiloso para no alertar de su presencia. Recorrió la habitación con la mirada, pero no hubo suerte.

    Cuando escucho aquel clic intentó escapar como Indiana Jones, pero ya era demasiado tarde.

    Me gusta

  16. El amanecer le encontró a la entrada de la cueva a la que se disponía a entrar arrastrándose como una Cucaracha ya que era angosta pero la más profunda de la zona.
    Tenía la corazonada de que hoy conseguiría el gran Premio.
    Desde que su abuelo le enseñó la Sortija de oro y diamantes que aseguraba provenia del Tesoro que el bandolero Moraleda escondio en aquellas sierras, soñaba con las riquezas que decía la leyenda, aquella obsesión le llevaba a adentrarse donde no lo harían ni locos ni fieras.

    Me gusta

  17. La cuadra

    De noche, en la cuadra, sobre la pared enjalbegada, encima de los pesebres, una negra mancha de correderas arrebujadas unas contra otras, relucientes y asquerosas se removía, pero cuando, al amanecer, daba el primer pienso a las vacas, la mancha había desaparecido y sólo alguna cucaracha seguía aferrada a la pared. Y el premio era despachurrarla con la escoba, mientras la “Dolorosa” mugía y con su morro traspasado por una sortija de hierro, para que no hozara, me empujaba la espalda. Antonio guardaba cucarachas en una caja de cartón. Eran su tesoro. Decía que, aunque el mundo estuviera sin gente, ellas estarían aquí. Y yo me inquietaba.

    Me gusta

  18. Tres besos sin abrir (asímetricos… los besos)

    Soñé y creí, que estaba enamorado,
    soñé un amanecer de fantasía,
    soñé que te abrazaba, y no entendía
    que por soñar viviera equivocado.

    Mas no intentar luchar por lo soñado,
    en cucaracha, no me convertía,
    pues donde tú, ves miedo y cobardía,
    hay doble amor: querido, y obligado.

    Y en premio, el sueño loco lo he engarzado
    a una sortija, que me invita cada día
    volver a aquel tesoro del pasado,

    que se me niega, no por falta de osadía.
    Son tres los besos, que nunca me has negado,
    pero devuelves sin abrir, con maestría.

    Fdo. J. Bris

    Me gusta

  19. Ignominia
    Despertó de un agitado duermevela cuando llegaba el AMANECER. Convencido todavía de que no era más que un pobre diablo, que hasta la mísera CUCARACHA que se movía en torno a su cama, lo hacía con más dignidad que la que podía arrastrar él, si levantarse pudiera.
    Cuánto había deseado obtener el PREMIO “por entrega y dedicación”, pero lo habían desprestigiado con absurdas mentiras. Bulos que se fueron aferrando entre la gente cual SORTIJA al dedo y para cuando se dio cuenta, su buena fama se había diseminado por entre la arena de la isla del TESORO.

    Me gusta

  20. HACER MÍA LA DICHA – 1

    Como cada mañana, apoyada en el pretil de su ventana, esperaba para ver el AMANECER de otro nuevo día, su motivación principal para dejar de sentirse como una CUCARACHA que recorre las esquinas de la noche; mejor la luz del día, con la que parece que te va a tocar el PREMIO que siempre deseas obtener, y nada de pensar en algo material y carísimo como una SORTIJA sino en la dicha de saborear y palpar la calma y la paz interior, un TESORO que casi nunca nos detenemos a valorar en su justa medida.

    Me gusta

  21. Si te despiertas al amanecer y enciendes la luz de la cocina, puede ser que veas algún visitante nocturno, alguna cucaracha pululando por la encimera. Si es así dale su premio. Un buen flisch de cucal, y si gastas todo el bote, en el super cuando compres otro, aprovecha la oferta y lleva dos con una sortija de regalo, y la guardas en tu cofre del tesoro con el resto de tus joyas.

    Me gusta

  22. Donde los enamorados
    Caen rendidos

    Donde las flores se llenan de rocio

    Es el momento tierno y enloquecido

    Es el amanecer que me hace cautivo

    Para ese instante dulce del dia
    Que ni una cucaracha
    Puede herirla
    Es el premio de la vida

    Contempla el brillo del sol
    Que regala una sortija
    A la luna
    Como una aureola
    Que la cubre e ilumina

    Este es el tesoro
    Que se contempla
    Al nacer un nuevo dia
    Y un nuevo anochecer.

    Fin

    Me gusta

  23. AMANECER en el callejón de los corazones tristes, es reanudar el llanto. Suena “La CUCARACHA” en una vieja radio que está apoyada en la ventana del bajo. La vida no dio ningún PREMIO a las almas de cara marchita. Una mujer añosa, luce una ajada SORTIJA, es el único TESORO que la queda de tiempos mejores. Apoya el pie sobre un roído almohadón y se cubre el cuerpo con unas sábanas, que en otro tiempo fueron de seda.

    Me gusta

  24. MILAGRO!!

    En aquel amanecer oscuro
    volví a nacer para contarlo,
    un instante sin sentido
    borró mi nombre
    para enterrarlo.

    Negra mi sangre,de miedo,
    fue envolviendo mis instintos,
    como enorme cucaracha
    me he sentido, quise,
    en mi diaforesis extrema
    sumergir mi vergüenza
    como premio a mi lucha,
    año tras año,
    contra el silencio acobardado.

    De la tumba
    arranque mi nombre
    con su sortija en mi mano,
    el cuchillo en el suelo,
    nuestro hijo llorando.

    Milagro!
    Un grito en la puerta,
    Alto!
    Ven tesoro mío
    pude decir llorando.

    Pensaba:
    ” Hoy, nos hemos salvado
    en un amanecer más claro”

    Me gusta

  25. Te creía buena

    Estoy dolido, te creía buena. Tal vez me engañé, no sé. Ya no habrá un nuevo amanecer. Tras esta decepción. Aplastaste mis esperanzas de un zapatillazo, como se hace con una cucaracha. Fue mi premio, ¿no? Pago a la fidelidad que te guardé, a mi amor… consentido si quieres, como la sortija que te regalé y que tú jamás usaste. Sí, la que guardas como un tesoro bajo el último terrazo, antes de dar paso al jardín. Sí, allí donde enterraste mi cuerpo, aunque mi alma sigue aquí, tras de ti, siguiendo cada uno de tus pasos hacia el infierno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s