ESCRIBE TUS RELATOS DE OCTUBRE (II): CON @karlaiberia, GRACIA Y SOLEDAD OLAYO @Las_Cervantas

Cómo ya sabéis, durante todo el mes de octubre las Cinco Palabras están siendo dobles, para ayudar a las causas que nos han surgido durante el pasado mes de septiembre: el huracán ‘María’ tras su paso por Puerto Rico y el terrible terremoto que ha dejado más de tres centenares de víctimas en México. Seguimos esperando estas semanas, a todos los escritores solidarios, sus dos relatos semanales.

Esta segunda semana nos dejan sus palabras la periodista de ‘Las Noticias 2:30’ en Televisa, Karla Iberia @karlaiberia ‏, que vivió muy intensamente el terremoto en México D.F. y las hermanas y actrices españolas, Soledad y Gracia Olayo que están representado por toda España la obra teatral  ‘Las Cervantas’ @Las_Cervantas. Además,  acaba de estrenar con gran éxito de taquilla @LaLlamadaLaPeli y uno de los actores de la película, Richard Collins-Moore, también nos hace una aportación con una de las Cinco Palabras de las hermanas Olayo.

Las Cinco Palabras que nos llegan desde México son:

Ternura, Carrera, Grisáceo, Alarmas y Brindis

Y desde España son:

Veneno, Presumir, Dehesa, Improntas y Desasosiego (Richard Collins-Moore)

Una periodista todoterreno del Grupo Televisa

Karla Iberia Sánchez es una periodista de investigación y conductora de televisión mexicana. Miembro del Equipo de ‘Los Reporteros’. Es titular del noticiero 2:30 de Grupo Televisa y de “Las Noticias desde México” para Univisión.

Karla es parte del equipo de Investigación de Televisa México, donde realiza trabajos documentales sobre derechos humanos, procuración de justicia, salud pública, conservacíón y narcotráfico. Ella vivió intensamente el terremoto mexicano informando desde el lugar donde se sufrieron los mayores daños desde Jojutla, Morelos. Los fondos recaudados por Cinco Palabras para la causa mexicana irán dedicadas a conseguir 100 mochilas para los niños de la escuela ’10 de abril’ de Jojutla, Morelos. Que nos ha propuesto la periodista Karla Iberia Sánchez de Noticieros de Televisa… “Con enorme respeto a damnificados y deudos. Y mi reconocimiento a los voluntarios que anteponen la nobleza. Eso es lo que vale ahora. Si pueden, apoyen a ésta familia. Necesitan nuestra ayuda”.

Ganadora del Premio Internacional Periodismo por la Tolerancia (auspiciado por la Unión Europea), y única latinoamericana nominada al Global Health Award.

Cubrió la caída de las Torres Gemelas, el Huracán Katrina, la llegada al poder de Barack Obama, el movimiento Anti-Trump, la crisis de refugiados de Siria y numerosos procesos electorales en México y Latinoamérica.

Asignada a coberturas de desastres, sociedad y política en Latinoamérica, Asia y África. Enviada especial a coberturas de Juegos Olímpicos, Oscares y FIFA World Cup.

Karla Iberia Sánchez es titular del Noticiero 2:30 pm de la principal plataforma informativa de Grupo Televisa. Ha sido responsable del Noticiero Hora21 de la Cadena Informativa ForoTV y ha colaborado con crónicas y reportajes en numerosas publicaciones, entre ellas Rolling Stone y Foreign Affairs Latinoamérica. Parte de los 25 periodistas más populares en twitter por Forbes México. TED Speaker. Colaboradora de la alianza radial Prisa-Grupo Televisa.

Soledad y Gracia Olayo, actrices

Ambas hermanas, siempre han llevado la interpretación en sus genes, pero hasta los treinta no crearon el grupo cómico Las Veneno, que compaginaron con su profesión de Tripulante de Cabina de Iberia. Gracia colgó el uniforme antes que Soledad pero ambas sabían que su verdadera vocación estaba encaminada a realizar una carrera artística.

WhatsApp Image 2017-10-08 at 12.11.47

Gracia y Soledad Olayo provienen de una familia numerosa y eso marca carácter, sus padres fueron premio natalidad 1963 con 19 hijos de un total de 22 hermanos. Son generosas, divertidas, atrevidas, dispuestas, alegres, inteligentes, solidarias, amigas…

Llevan más de treinta años trabajando en los teatros, cines y televisiones con su labor como actrices, humoristas y productoras. Sus espectáculos como Las Veneno nos dejan joyas del humor como: Radio cabaret, Veneno pa’ tiAir Veneno, Qué fue de las hermanas Sue?Tú no tienes la culpa, FedericoVida Sexual del español medioAntonia Machín

Las Cervantas, un lujo para el espectador

Ahora llevan interpretando desde hace un año la obra teatral ‘Las Cervantas’ basado en una idea original de Gracia Olayo a partir de sucesos de la vida de Miguel de Cervantes y escrita por Inma Chacón y José Ramón Fernández. Esta es una historia real. Con un reparto de lujo: Gracia Olayo, Sole Olayo, Clara Berzosa, Irene Ruiz y Silva Nieva.

WhatsApp Image 2017-10-08 at 19.23.19

La historia teatral cuenta que en la noche del 27 de junio de 1605, en Valladolid, junto a una casa a orillas del río Esgueva, donde vive Cervantes con cinco mujeres apodadas Las Cervantas (su esposa, dos de sus hermanas, su sobrina y su hija), un caballero es herido de muerte y pide auxilio a gritos.

El herido muere en casa de una vecina,  sin haber querido aclarar los hechos. El alcalde –que encuentra un papel  en el bolsillo del difunto y se lo guarda sin enseñarlo – interroga a la familia Cervantes para encubrir al asesino enlodando el sumario y, junto a otros testigos, enviará a la cárcel al escritor, a una de sus hermanas, su sobrina y su hija, que regresarán a casa bajo un arresto domiciliario que durará seis días.

foto-web-2.jpg

Hace calor,  por las ventanas se cuela el olor nauseabundo del Esqueva. Mientras las Cervantas esperan ser interrogadas, preparan sus declaraciones y las posibles contradicciones en las que puedan incurrir. Conoceremos así a las mujeres que vivieron con el autor de El Quijote e influyeron en su literatura, sus miedos, sus fortalezas y sus modos de enfrentarse a la vida en una época donde una mujer libre, que sabía leer, resultaba sospechosa. El marido, hermano, padre, tío, está en la habitación de al lado, tratando de escribir una novela en la que unos perros discuten justo en la esquina de aquella casa, la casa de las Cervantas.

Un fenómeno teatral llevado al cine: LA LLAMADA

A Gracia Olayo, hace unos años, le atrapó el personaje de Sor Bernarda en La Llamada, un musical español que llenaba a diario durante varias temporadas que ha desembocado este año en la película del mismo nombre, junto a sus compañeras Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta y el actor Richard Collins-Moore.

994962_10201842728163346_348541567_n

DLCM1C9XkAArp8W

La Llamada es una película del género musical, dirigida por Javier Ambrossi y Javier Calvo fue estrenada el 29 de septiembre de 2017 en unos de los lugares más emblemáticos de la Gran Vía madrileña, el teatro cine Capitol, inaugurado el 2 de diciembre de 1933.

La película es una adaptación del musical de 2013 del mismo nombre, ganador del premio BroadwayWorld. Está ambientada en Segovia, narra la historia de María y Susana, dos adolescentes de 17 años que se encuentran en el campamento de verano cristiano ‘La brújula’, al que van desde pequeñas. Ambas sienten pasión por el reggaeton y el electro-latino, pero las apariciones de Dios a María comenzarán a cambiar sus vidas…

La Llamada triunfó hace una semana en el Festival de San Sebastián. Tras obtener un éxito indiscutible durante todos estos años, la obra de Javier Calvo y Javier Ambrossi fue presentada en el Festival de Cine de San Sebastián. Con Macarena García, Ana Castillo, Belén Cuesta y Gracia Olayo entre los protagonistas, el equipo completo de la película contó con el apoyo de muchos amigos y fans que no se quisieron perder este pase tan especial.

En el mes de octubre de 2017, Cinco Palabras dedicará sus esfuerzos a dos causas solidarias: A LAS VÍCTIMAS DEL TERREMOTO DE MÉXICO Y DEL HURACÁN MARÍA EN PUERTO RICO

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta PÁGINA pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

44 pensamientos en “ESCRIBE TUS RELATOS DE OCTUBRE (II): CON @karlaiberia, GRACIA Y SOLEDAD OLAYO @Las_Cervantas”

  1. ¿Presentimiento? Tal vez
    Había transcurrido la mañana según lo previsto. Con todo organizado, sin percances que vaticinaran malos augurios, se dispuso a cambiarse de ropa. En ello estaba entusiasmada, cuando se encontró mirando con TERNURA, cómo una CARRERA subía por sus pantys. Sin conocerse a sí misma, comprendió que aquella actitud espontánea e irreflexiva alejaba el carácter GRISÁCEO de la premonición carrerista. En el transcurso de la ceremonia, le saltaron las ALARMAS, y fue en el BRINDIS donde dejó cancelado el desenlace.
    ¡No irrumpirás en mi vida! —pensó, mientras brindaba por la vida.

    Me gusta

  2. Óliver

    Óliver, me produce Ternura recordar tu nacimiento, veinte minutos después de medianoche del 31 de diciembre. La enfermera me llamó por mi nombre y acudí a la Carrera, torpe como yo solo. Fue perfecto, hasta que vieron que no respirabas… el día entonces se puso lento, pesado y Grisáceo, mientras sonaban en mi cabeza todas las Alarmas. Corrí hacía tu madre, que gritaba asustada pidiendo verte… La tranquilicé, los médicos y enfermeras estaban volcados en hacerte de nuevo respirar… Finalmente todo quedó en un susto y esa misma noche todos hicimos un Brindis, por ti, hijo, y el nuevo año.

    Me gusta

  3. Dolores

    Es inútil Dolores, me engañaste bien con tu belleza y juventud pero, no te quedarás con mi fortuna. Dame el Veneno de tu boca y deja ya de Presumir, tu lozanía sólo consiguió aturdirme por un tiempo ¿De qué presumes entonces, si fuiste mía por dos reales? Sabes que no tendrás nunca la Dehesa, regué durante años con mi sangre esos campos y bosques y amé con pasión a sus animales hasta el punto de dejar en ellas y ellos mi Impronta, mi carácter. “No sufras viejo, no soy la causa de tu Desasosiego. me enamoré de tu trato exquisito”.

    Me gusta

  4. El brindis
    Se despidió con una ternura desacostumbrada. Tras la comida familiar, le esperaba el paso de la carrera ciclista. Llevaba semanas soñando con esa tarde. Había quedado en recoger a sus colegas con el coche para, así, ir juntos al lugar desde donde podrían apreciar mejor a los deportistas subiendo la montaña. Insistió en conducir, a pesar de nuestras advertencias sobre lo grisáceo del cielo y la lluvia que empezaba a caer con fuerza. Luego, sobrevolando las alarmas de las ambulancias, algo nos hizo comprender. Y maldecimos cada uno de sus brindis.

    Me gusta

  5. Veraneo
    Por fin ha llegado el verano. Es el momento de presumir de la beldad que me he traído de Cuba. A disfrutar de la playita y que mis hermanas sean las que se queden en la casona vigilando como pastan las vacas en la dehesa. Para eso siempre han sido las preferidas de papá; a mí, a pesar de ser el pequeño, ni caso me hizo. Él, con su actitud intransigente, ha sido quien ha marcado a fuego sus improntas en ellas: su mala leche, su avaricia, su desprecio al diferente, su machismo… No me causa ningún desasosiego dejarlas, ya las aguantarán los aparceros. ¡Freddy, mi amor, vámonos ya!

    Me gusta

  6. La ciudad, después de los últimos acontecimientos, que la ciudad había sufrido en la última semana necesitaba respirar un aroma que inspirarse al sabor de la ternura. El ayuntamiento presentó un proyecto de organizar una gran carrera, con el objetivo principal que durante el tiempo de la carrera se intentase recuperar los valores sociales.
    El día de la carrera amaneció un tanto grisáceo, cosa que no impidió que las alarmas dieran la salida a los corredores quien ansiaban llegar hasta la meta para poder saborear el brindis de la victoria y alcanzar a degustar el delicado sabor a la ternura.

    Una huella de ternura, impacto en el Veneno qué impregnaba aquél alimento, el cual no podía presumir de encontrarse en buen estado. Afortunadamente de lo que sí podría disfrutar fue del frescor de aquella Dehesa, además me ofreció la oportunidad de disfrutar cerca de la dehesa de una gran colección de improntas, que Desasosiego sentí una vez que termine de visitar la exposición de improntas, pese a que culturalmente resultaba súper atractiva pero me resultaba muy difícil entender el arte, sin embargo me trasmitió la suficientemente calidad de belleza que me quedé prostrado frente a su maravillosa e increíble belleza.

    Me gusta

  7. México

    Se despidieron.
    Ella le dio un apretado abrazo y un beso que trasmitía toda la ternura de una madre.
    De pie, desde la puerta del colegio donde comenzaría su carrera, bajo un cielo grisáceo que amenazaba lluvia, el hijo pronunció un emocionado adiós.
    Sin mirar por el retrovisor, arrancó el coche luchando por mantenerse serena y no llorar. En su corazón saltaron las alarmas y una plegaria; ¡Dios mío, que le vaya bien!
    Hoy, después de años de duro trabajo y esfuerzo, tras la graduación, alzan las copas en un brindis por un futuro plagado de bien merecidos éxitos.

    Me gusta

  8. España

    Cuando regresaba al pueblo, el veneno del rencor le emponzoñaba el corazón. No soportaba ver al señorito presumir de las vastas propiedades y lucrativos negocios heredados de un padre que los había conseguido tiempo atrás de modo fraudulento.
    En la dehesa, aquella que, tiempo atrás, fuera de su abuelo hocicaban piaras de cerdo ibérico y paseaban majestuosos los toros de lidia.
    El, llevaba en su carácter las improntas de una educación basada en el honor, la lealtad y la legalidad y tener que convivir pisoteado por quienes hacían ostentación de otras conductas le producía desasosiego, cuando no deseos de venganza.

    Me gusta

  9. No era una situación fácil. Pero la TERNURA, de su alma, le ayudaba a superar cualquier obstáculo.
    Se propuso inscribirse a la CARRERA, que se hacia en su ciudad, para el apoyo a la ciencia, por las enfermedades raras. El cielo estaba GRISACIO. Se despertaron, todas las ALARMAS. Anunciaban, lluvias torrenciales. Pero la temperatura era buenísima, y cuatro horas mas tarde. Todos llegaron a la meta, con mayor o menor dificultad. Fue un éxito de convocatoria, muchísimos participantes, se convirtió en un BRINDIS, a la esperanza.

    Me gusta

  10. Era de esperar, tenia un cobertizo lleno de arácnidos, de distintos lugares, diferentes países, y continentes.
    Decía tener todo bajo control, Una mañana, limpiando, el área donde la tenia depositada; una sicarius hahani, con el VENENO, mas mortífero del mundo. Se escapo. A ella siempre le gustaba PRESUMIR de tener todo bajo control. El cobertizo, estaba en mitad de la DEHESA. Se veía por las IMPRONTAS marca de las pezuñas en el suelo. Habia pasado corzos y una piara de cerdos. Temía por ellos. Podían sufrir una picadura. No encontraba su araña. El DESASOSIEGO, era cada vez mayor.

    Me gusta

  11. -Tenemos que irnos ya! grito.
    Le sujete la mano cuando la tenía sobre el pomo de la puerta impidiendola abrir.
    -Un momento, por si algo va mal, quería decirte que
    Me tapo la boca con la otra mano
    -No digas tonterías, no es momento para la Ternura ni zarandajas de esas, después.
    La deje abrir e iniciamos una veloz Carrera hacía el coche Grisáceo que nos esperaba con el motor en marcha.
    Mientras montabamos en el comenzaron a sonar las Alarmas del banco.
    Mientras ganábamos velocidad le ofrecí un silencioso Brindis a Dios y la pedí que nos favoreciese en la huida.

    Me gusta

  12. -Dame Veneno que quiero morir, dame veneno …. sonaban los Chunguitos a todo volumen en la radio de su recién estrenado todoterreno.
    Lo estaba luciendo por el pueblo para Presumir y divertirse un poco, también tenía derecho, no todo iba a ser cuidar cabras en la Dehesa vieja, por la que habían pasado iberos, romanos, moros y unos monjes que habían dejados sus Improntas en ella.
    Y el? Que dejaría?, se preguntó
    Le produjo un ondo Desasosiego pensar que ninguna huella suya perduraria en el tiempo si continuaba haciendo tonterías.

    Me gusta

  13. Palabras de Madrid
    Ínfulas sofocadas
    Habia actuado rápido cual VENENO inoculado por una viperina escapando de la aridez de los campos recién segados. No valía PRESUMIR, pero él llegó a la DEHESA, altivo y desaforado. Esperaba encontrar a la princesa rendida a su presencia. Algo natural, dado la importancia de tan insigne figura —Creía él.
    Quiso dejar sus IMPRONTAS, pero no fueron aceptadas.
    ¿Qué pretendía? Llegar, dejar su DESASOSIEGO y partir con su trofeo, cual príncipe entronado. ¡La insolencia de un don nadie! —comentó Matilda a sus doncellas, mientras se quitaba el antifaz, y melena al viento se alejaba de la ponzoñosa pretensión.

    Me gusta

  14. PALABRAS

    En mi profesión se presentan muchas situaciones difíciles. Las peores son aquellas que afectan a los sentimientos. Entonces utilizo la máxima ternura en mis palabras. Hago ver que esto es una carrera contra el tiempo, que lo que hoy es grisáceo, casi negro, pronto será luminoso. Pero cuando suenan todas las alarmas hay que actuar rápido, ser optimistas. Seguro que al final llegará el día del brindis por la victoria.
    Dicho así parece fácil. Pero todo cambia y, el nudo en la garganta es insoportable, cuando el paciente enfermo de cáncer que tienes frente a ti es… tu hija.

    Me gusta

  15. DESCUBRIMIENTO

    El corazón de Bea se derretía con ternura en las dulces aguas de sus dieciséis años. Cada cita con Fran parecía galopar a la carrera y elevarse en el aire azul del verano.

    Era tan feliz… Tenía que contárselo a sus amigas, compartir con ellas el descubrimiento del amor. Pero él era insaciable, la esperaba todos los días, la llamaba a todas horas, la necesitaba tanto…

    Su mejor amiga la invitó a la fiesta de cumpleaños. La negativa de Fran dibujó por momentos un panorama grisáceo. Al fin accedió a acompañarla.

    Las alarmas sonaron en su mente cuando le agarró con fuerza el brazo y salieron bruscamente antes de la tarta, de las velas y del brindis.

    Me gusta

  16. SENSACIONES

    Acaricié tus manos con ternura mientras permanecías con los ojos cerrados. Seguí con la mirada la carrera de una lágrima furtiva hasta que alcanzó la comisura de tus labios y desapareció.

    Tu rostro, grisáceo y triste, hizo que saltasen todas las alarmas y se me encogió el corazón. Supe qué te preocupaba y buscamos una explicación. Después llegaron múltiples pruebas y días de incertidumbre, hasta que llegó la confirmación.

    Ahora, sentado junto a tu cama, unimos nuestras manos en un brindis por la vida mientras, emocionado, miro su carita. La acuno, sobre mi pecho, al susurro de mi voz.

    Me gusta

  17. VENENO

    Desde que rocé su piel, él se convirtió en mi veneno. Le gustaba presumir a caballo por la dehesa, saber que podía elegir entre todas las mujeres que suspiraban al verle y quedé prendada de sus ojos negros, sin remedio.

    Seguí las improntas de sus pies sobre la arena, hasta que me perdí en el laberinto de su boca y ya no supe regresar. Pasé meses, a su lado, viviendo cada día sin aliento, hasta que desperté al borde del abismo.

    Me invade el desasosiego cuando, en la oscuridad de la noche, invades mis sueños y tiemblo.

    Me gusta

    1. VENENO

      Desde que rocé su piel, él se convirtió en mi veneno. Le gustaba presumir a caballo por la dehesa, saber que podía elegir entre todas las mujeres que suspiraban al verle y quedé prendada de sus ojos negros, sin remedio.

      Seguí las improntas de sus pies sobre la arena, hasta que me perdí en el laberinto de su boca y ya no supe regresar. Pasé meses, a su lado, viviendo cada día sin aliento, hasta que desperté al borde del abismo.

      Me envuelve el desasosiego cuando, en la oscuridad de la noche, invades mis sueños y tiemblo.

      **Este relato sustituye al mandado anteriormente. He cambiado una palabra. Gracias.

      Me gusta

  18. Decían las malas lenguas que había veneno en tus ojos pero yo puedo presumir de ser homeópata y todos los venenos, en su justa medida, mi amada Justa, me hacen más fuerte. A causa del veneno hicimos el amor, enloquecidos, en los sitios más insospechados: en las cuestas de la Dehesa de la Villa, junto al embalse del Cubillas, detrás de la atalaya del Tesorillo… ¡Ay, si esos coches hablaran! Delatarían nuestras improntas de amantes compulsivos. Pero los coches no hablan, por eso he tenido que contarlo yo… Tranquila que, a parte de aquí, será nuestro secreto, ¡no sientas desasosiego!

    Me gusta

  19. LA RONDA DEL PICO

    No quieres verlo o no puedes. Te lo digo ahora que me miras con esa lánguida y dócil ternura que se te fija cuando te metes la dosis. ¡Que es veneno, joder! Y te vas matando y nos vas matando. En unas horas irás a presumir, a vacilar a los colegas y a las pibas. Después podremos verte como caballo desbocado en la dehesa; ese caballo que va dejando sus improntas en tu cuerpo, en tu vida, en la de todos nosotros, que poco a poco nos siembra desasosiego sin fin, hasta que te apagues. ¡Por favor, deja la droga!.

    Me gusta

  20. 2º RELATO

    ¡¡FUEGO!!

    Éramos como los protagonistas de la canción “Veneno en la piel”. Te gustaba presumir. Te empeñaste en ir a “La Dehesa”, el restaurante más chic. Comenzaste a recitar platos en francés, yo a traducirlos en dinero. Además, no parabas de dejar las improntas de tus miraditas en los camareros. Al café, dijiste muy fina: “Voy a la toilette”. Cuando regresaste, comenzó a sonar la alarma contraincendios. Casi estábamos en la puerta antes que empezasen a gritar: “¡Fuego!”
    Me marché con desasosiego. Tú te quedaste haciéndote un selfi en brazos del bombero más cachas, que iba a apagar el incendio y… el tuyo también

    Me gusta

  21. Nacer de nuevo
    La ternura había iniciado su carrera donándole color a lo grisáceo que sus vidas conocían hasta entonces.
    Ella estaba por contarle algo importante cuando aullaron casi todas las alarmas y el suelo se agrietó como una rosa.
    Él recuerda los gritos, y en sus brazos vacíos se acurruca el terror ante el feroz rugido de la tierra.
    El brindis no, pues el cristal es frágil… no soporta el estruendo de allí afuera ni la abrupta alteración de los motivos: No hay un niño en camino (ni lo hubo).
    ¿Cómo que por qué brindan? Celebran su segundo nacimiento.

    Me gusta

  22. Valentía de madres

    El veneno inesperado de su miedo la había hecho presumir de lo invisible y mostrarse segura cuando, en cambio, le temblaban los labios y las piernas.
    Corriendo libre al sol por la dehesa, de niña disfrutaba sin temores, después llegó la etapa de preguntas e improntas indeseables sin respuesta.
    En los últimos días, sin embargo, con su pequeño en brazos ¡fue valiente!
    Es que ahora lo sabe y lo comparte: si su desasosiego regresara a sus ojos serenos, sin permiso, podría mirarse en él y, sin disfraces, ser fuerte como el lazo que los une.

    Me gusta

  23. Hoy me he levantado romántico, con el deseo y el propósito firme de abrazar al prójimo, así en genérico sin más matices, desparramando ternura… No me mal interpreten, no he despertado con la libido subida, ni hablo de “echar un polvo” a la carrera (algo tan grisáceo). Jamás me gustó esa expresión; polvo y carreras siempre lo asocio con alarmas, violencia y catástrofes, y el mundo ya anda muy sobrado de todo ello. Hoy alzo mi pluma y mi copa proponiendo un brindis tierno, cálido, cercano, comprometido, apasionado, sencillo aunque no fácil, sin prisas pero urgente: por el AMOR. ¡Chinchín!

    Me gusta

  24. 1° México

    EN SEGUNDO LUGAR

    La ternura con la que acariciaba su piel la estremecía. Estaba convencida de que su carrera en busca del verdadero amor había terminado.
    Tras la ventana el atardecer se tornó grisáceo, mientras empezaron a sonar una tras otra todas las alarmas de los coches aparcados en la calle. Desde la cama revuelta, él, con una copa de champán en la mano, hizo el gesto de un brindis silencioso, al mismo tiempo que leía algo en el móvil.
    Con el sonido estridente de fondo martilleando su cabeza, pudo percibir en él, lo que sus palabras ocultaban… Jamás dejaría a su mujer.

    Le gusta a 1 persona

  25. 2° España

    INFIEL

    Tenía el veneno dentro del cuerpo. Incapaz de reunir fuerzas y presumir del control necesario. Enferma de esa muerte silenciosa que se apodera de la dehesa y que se cuela por las raíces de los arboles secando lo que encuentra, produciendo improntas que marcan, desordenan y llenan de desasosiego. Así padecía sus ausencias, sus pretextos, sus mentiras que le marchitaban por dentro.
    Sabía que su marido estaría con aquella mujer, mientras le contestaba a su whassap con otra mentira más. “Tengo trabajo y llegaré tarde. No me esperes despierta. Te quiero.”
    No, no las quería a ninguna de las dos.

    Me gusta

  26. EL PESO DE LA LEY

    El veneno de la injusticia se apodera de Juan cuando recuerda a sus abuelos. De ellos conserva un par de fotografías, la de la boda y aquella en la que están rodeados de sus hijos en la puerta de la vieja casona. Les gustaba presumir de su familia, los niños que abandonarían la dehesa para buscar mejor oficio en la ciudad.
    Solo su madre partió de allí, para servir en una casa acomodada.
    En el joven abogado han quedado las improntas de la miseria en la que vivieron los suyos. De ahí su desasosiego cuando ve cómo burlan la ley los poderosos.

    Me gusta

  27. No creía en supersticiones.
    El cielo invadido de nubes negras. En la oscuridad del salón, solo relucía el veneno que dejaban truenos y relámpagos, sobre el candelabro del que tanto le gustaba presumir.
    Procedía del Castillo de San Servando, situado en lo alto de la dehesa de un pueblo toledano, asegurándole que llevaba las huellas improntas de Pedro Tenorio, constructor del castillo y del que la leyenda decía que vagaba su alma en pena, como fantasma.
    Su desasosiego se centraba en el monstruo de tres brazos brillantes.
    Estalló el cielo desgarrándolo en mil estruendos. Escondió aquella cosa.
    Era viernes 13.

    Me gusta

  28. Aquel brebaje era puro veneno. Ella presumía de los cócteles que preparaba, pero este no se podía tomar, estaba horrible.
    Para disimular,salí a la terraza que daba a la dehesa a contemplar los pastos y el ganado de la finca.
    Pero me sentía mal. No suelo tener esas improntas y menos con ella que me había recibido y obsequiado con lo que pensaba me agradaría.
    Se apoderó de mí un desasosiego tal, que tuve que disculparme diciéndole que no me encontraba bien y me marché.

    Le gusta a 1 persona

  29. Estaba mirándome con ternura y de pronto, echó una carrera, sorteando los obstáculos, hacia mí con su pequeño cuerpo de color grisáceo con manchas blancas.
    Mimosa, se arrebuja en mi regazo.
    De repente, se oyen varias alarmas de coches aparcados en la calle y se asusta; escondiéndose debajo de la mesa.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estaba mirándome con ternura y de pronto echó una carrera sorteando los obstáculos, hacia a mí con su pequeño cuerpo de color grisáceo con manchas blancas, arrebujandose en mi regazo.
      De repente, se oyen varias alarmas de coches aparcados en la calle y se asusta; escondiéndose debajo de la mesa.
      En ese momento entra Javier con dos copas de cava. Habiamos decidido hacer un brindis por nuestro aniversario. Un poco sorprendido al verme sola pregunta: ¿Y la gata? Escondida, le digo.

      Me gusta

  30. Poca ternura queda en estas épocas de tantos agobios y tanta carrera. Incluso la fuente principal que son los niños se da a cuanta gotas. Un futuro grisáceo se adivina si nos falta. Saltan las alarmas del materialismo y la pasividad. No es agradable la idea. Hagamos un brindis para atraer la delicadeza, la calma y el amor.

    Me gusta

  31. México

    Despedida
    Y como en los viejos tiempos tan llenos de éxito;
    una vez más se encontraba de pie frente a ese lugar.
    Con ternura observaba aquel viejo escenario, el cual
    le diera a conocer como gran actriz.
    Bajo el grisáceo cielo de esa tarde amenazante de lluvia,
    adentrada en los recuerdos, perdida en noción de tiempo y lugar,
    apenas y alcanzaba a escuchar en el subconsciente las alarmas
    que sollozaban y pedían auxilio para el viejo teatro.
    Levantó su mano desde la acera de enfrente en señal de brindis;
    y así se despidió de él, mientras el fuego lentamente
    le consumía.

    Me gusta

  32. Es un veneno rimar
    y no voy a presumir
    que pudiera interesar
    lo que yo pueda decir.

    Dehesa no he de comprar
    con el oficio de vate,
    improntas de algún tomate
    quizá tenga que llevar.

    Mas no me he de sulfurar
    ni herido estaré en mi ego,
    sin ningún desasosiego
    lo tendré que soportar.

    Y aquí va sin más tardanza
    esta corta adivinanza:

    Acertijo 66

    Desde niño estilizado
    siempre apuntando a lo alto
    con el viento no me parto
    y en él me mezo encantado.

    Típico soy de poblados
    donde pocos quieren ir,
    ¡Aquello es un sinvivir,
    todos están acostados!

    Me gusta

  33. Acertijo 67

    La luz es en mi frente cegadora
    y bate las tinieblas en su andar
    y es mi grito trompeta anunciadora
    de llantos y de risas a la par.

    En mí para ternura no hay espacio,
    mis genes me sugieren caminar
    y unas veces deprisa, otras despacio,
    mi carrera prosigo sin parar.

    Es mi cuerpo grisáceo, estilizado
    y de un alto de casi un centenar
    de metros más o menos calculado,
    balanceándome marcho sin dudar.

    Despertad las alarmas del cacumen,
    buscad en sus recodos la verdad
    de este enigma que sólo es un resumen
    de un gusano de la modernidad.
    ¡Un brindis va por quienes lo desplumen!

    Me gusta

  34. La visita fue inesperada y breve. Una vez inoculado el veneno, se marchó humildemente con la misma afabilidad que había llegado, pero dejando herida y angustiada a su última víctima. Lástima que no pudiera presumir de su talento (la gente es taaaan envidiosa…). Atravesó la familiar dehesa hasta llegar a su próxima parada. Con la ponzoña preparada, tocó a la desprevenida puerta. Anticipando las improntas y el desasosiego que sus comentarios inocentes causarían en esta morada, ya se regocijaba por dentro. La huerfanita del pueblo, como cariñosamente la llamaban, iba a anotarse otra victoria.

    Me gusta

  35. No sabía mucho sobre esta amiga de mis padres; sólo su nombre y que papá la saludaba con ternura cuando coincidían en algún evento. El de hoy celebraba los cuarenta años de su exitosa carrera y lo acompañé como solía hacer desde la muerte de mamá. Aun con el pelo grisáceo y el rostro surcado de arrugas papá era un hombre guapo, elegante. No lo había advertido antes, pero esta noche todas las alarmas se dispararon en el momento del brindis. El sensual roce del cristal y sus miradas, chispeantes como las burbujas que bailaban en sus copas, los delataron.

    Me gusta

  36. Has caducado, mujer. Tu veneno seductor no surte efecto en los hombres. Ya no puedes presumir. Ahora solo te ven como vaca de ubres descolgadas que meneas presuntuosa por la dehesa, creyendo que todos desean mamar de tu pecho.

    Tus arrugas son improntas de ira, envidia y maldad, ocultas en la tersa juventud, imposibles de esconder tras el desasosiego de una vejez no aceptada. Eres tan pobre que solo tuviste una riqueza: tu belleza.

    Has caducado, mujer, pero todavía puedes volver a nacer.

    Me gusta

  37. Has caducado, hombre. La ternura de tu piel se ha convertido en cuero ajado, poco atractivo ahora para las mujeres de las que te has rodeado. Tu cabello grisáceo deja estelas de decrepitud ahuyentando hembras en celo. No quieres escuchar las alarmas de tu cuerpo que te anuncian el despertar a otra vida. Eres tan pobre que solo tenías una riqueza: Monedas Ahora solo te hará falta una, para ponerla en tu boca

    Has caducado, hombre. Pero todavía puedes volver a nacer y hacer un brindis con la parca, para pactar tu final.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s