ESCRIBE TU RELATO DE SEPTIEMBRE (IV): CON EL CATEDRÁTICO JOSÉ MARÍA OLAYO @jmolayo

En la cuarta semana del mes de septiembre tenemos un catedrático madrileño, José María Olayo. Una persona que como docente ha dedicado su vida a trabajar junto a personas con discapacidad, para mejorar la vida de sus alumnos y la de sus familias a través del deporte. “He estado 35 años dando clases de Educación Física y eso ha sido muy divertido pero también exigente y os aseguro que ya mis huesos y musculatura empiezan a quejarse y mis facultades físicas han mermado tanto que no recuerdo tan siquiera si alguna vez las tuve….” – recuerda José María Olayo.

También recuerda… “Y eso es lo que llevo haciendo los últimos 35 años. Aprender a escuchar, a ser parte del grupo y de la multitud; imbuirme del espíritu de la manada, como dice Punset; extraer de cada alumna y alumno lo mejor de sí, motivarlos, interesarlos por la actividad física y el deporte, que lo lleguen a integrar en sus vidas como una condición sine quanom para su bienestar personal”.

“El deporte se ofrece como una inmejorable oportunidad para el desarrollo integral de las personas con discapacidad y su integración en la sociedad como ciudadanos de pleno derecho. La vida no es un trozo de papel, es el canto de una hoja que te corta sin querer; es la pena y la alegría. Un camino por hacer…” como José María Olayo recoge en su blog: http://olayo.blogspot.com.es/?m=0

Las Cinco Palabras del catedrático José María Olayo fueron:

Clamor
Letra
Gesto
Arrebato
Dislate

Olayo reconoce que “con los alumnos he aprendido que compartir crea valor, a descubrir la importancia de la espontaneidad, a anteponer el compromiso al deseo, a desechar la irresponsabilidad aunque dé menos trabajo, la geometría de un esfuerzo, la energía de un “sé que puedo”, la textura de un agradecimiento sincero, la dureza de un fracaso, a liberarme de la tiranía del quizás, a no darme nunca por vencido ni creído, a practicar una pedagogía de cercanía para conocer de primera mano las necesidades y pulsiones de mis alumnos y explorar cada día otras formas de hacer y decir….”

José María Olayo Martínez acaba de publicar el libro ‘Aforismos sobre diversidad’ trata de aforismos o, si quieres, breves reflexiones o greguerías en torno a la discapacidad. “Pensamientos, reflexiones y vivencias que he recogido en mi blog olayo.blogspot.com a lo largo de 1.300 presentaciones hasta la fecha, que no tiene otra finalidad que compartir contigo conocimientos, reflexiones y experiencias relacionadas con el ámbito de la diversidad funcional”.

Son más de seiscientas cavilaciones o introspecciones dirigidas en la misma dirección: diseccionar las necesidades y realidades de las personas dependientes, vulnerables y/o con diversidad funcional. Una mirada personal que se apoya en más de 35 años de experiencia en el ámbito de la discapacidad desde la óptica personal y profesional, como docente e investigador. Prologado por el CEO Cabrera Management Consultants, líder en innovación tecnológica, José Cabrera @cabreramc.

libroJMOlao

Premios de José María Olayo

  • PREMIO AL COMPROMISO EDUCATIVO 2011. AYUNTAMIENTO DE RIVAS VACIAMADRID.
  • PREMIO SANTILLANA. XIV CONCURSO DE EXPERIENCIAS ESCOLARES. 1993.
  • PREMIO DE INVESTIGACIÓN DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA PARA LA EDUCACION ESPECIAL (AEDES). 1981.
  • 3º PREMIO GINER DE LOS RIOS A LA INNOVACIÓN EDUCATIVA. 1989. MEC.

En el mes de septiembre de 2017, Cinco Palabras dedicará su causa solidaria a la ONG Argentina CILSA.

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta PÁGINA pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

33 pensamientos en “ESCRIBE TU RELATO DE SEPTIEMBRE (IV): CON EL CATEDRÁTICO JOSÉ MARÍA OLAYO @jmolayo”

  1. Se asomó al balcón para contemplar el paisaje urbano de aquella ciudad desconocida, cuando un clamor ensordecedor surgió de mil gargantas cuando sus fans la vieron.
    En que mal momento describió la letra de aquella canción que le dio la fama y le arrebató la libertad.
    Odiaba a toda esa gente que solo esperaba un gesto hacía ellos, ¿Porque no la dejaban tranquila?
    Creció una furia ciega en su interior y en un arrebato comenzo a lanzar macetas a la muchedumbre ahora enmudecida que atónita contemplaba el dislate consumado por si idolatrada diva.

    Le gusta a 1 persona

  2. Aquí me tienes
    El clamor que puede llegar a alzarse de nuestros corazones tras la escucha atenta de la letra de alguna canción que verdaderamente arraigue en nuestras almas, solo puede compararse al de un gesto de lo más altruista: el de ponerse en la piel de los demás. Y no pienses que te digo esto en un arrebato de falsa bondad. Por favor, escúchame, no es ningún dislate: aquí me tienes.

    Me gusta

  3. El verano era un clamor en sus colores y sus silencios sin letras, en la luz oblicua de la tarde sin gestos ni prisas de cada domingo, debajo del verde de la higuera, de las hojas del paraíso que los cubrían aún sin pecado.
    Nada hacía presagiar el arrebato de su sangre, ni el rojo de las mejillas parecía ser nada distinto al reflejo del sol de la mañana, apoyado sibilinamente en sus pómulos que tenían la consistencia al tacto de un albaricoque maduro.
    En el dislate de un momento, decidió hacer volar la pelusita de su piel, con el viento de sus labios.

    Me gusta

  4. Acertijo 63

    Estalla su cabeza en rizos de oro
    y llora con mil lágrimas ardientes,
    se adorna con larguísimos pendientes
    y es su natura suspirar sonoro.

    Interpreta su música en un coro
    de cantores de caras rubescentes,
    de cuerpos gaseosos y rusientes,
    tan veloces cual rayo o meteoro.

    En el aire enraíza su existencia
    y agoniza riéndose gozoso.
    Amalgama su muerte y su nacencia.

    Pasea presumido y muy garboso
    luciendo su fugaz opalescencia.
    Mira el paisaje y huye presuroso.

    Es un clamor y es forzoso
    que letra a letra remate
    alguien, con un gesto airoso,
    este arrebato ripioso,
    este auténtico dislate.

    Le gusta a 1 persona

  5. Primero aparecieron ellas entre el clamor delirante del público. Danzantes, las notas se posicionaron armoniosamente en el rayado pentagrama.
    Acto seguido, salió doña Melodía que fue acomodando la letra sobre cada una de ellas.
    Le siguió, pomposo, el orondo Director que con un gesto, casi imperceptible, dio paso a la interpretación musical, que terminó con un colosal acorde de trompeta.
    En el salón de actos, los asistentes, estallaron en un arrebato de alegría con vivas y aplausos.
    Aquel dislate que parecía iba a ser la función de fin de curso, fue en realidad un éxito total.

    Me gusta

  6. Corazón solidario

    Recibió el caluroso clamor del público por la letra de su última canción. El disco al completo era un gesto incondicional hacia determinados colectivos especialmente sensibles. Todo lo recaudado por las ventas iría a parar a causas relacionadas con ellos. Una noche, tuvo tal arrebato de generosidad durante un concierto que hasta la prensa internacional se hizo eco de ese dislate. Los titulares rezaban: “Cantante regala su legendaria chupa, valorada en una astronómica cifra, a una niña ciega y después la invita a cantar junto a él porque: “Esto me llena más que mi profesión”.

    Me gusta

  7. Arrebato

    Tuve dudas, muchas pero, ante el Clamor, como ola embravecida golpeando contra las rocas. El bombeo de mi corazón me avisaba, sin Letra, Gesto malicioso o manifiesto. Opté por lo intempestivo de mi Arrebato y me lancé, sin red y sin protección alguna, a alcanzar mí meta más deseada y largamente añorada, tú. Sé que fue un Dislate, un disparate, una comunión de errores que me llevaron, uno tras otro, a cometer los mismos desaciertos… creer, iluso de mí, que podría conquistarte… otra vez. Fuiste elegante, declinaste mi invitación con un gesto, cerraste todo el puño menos el dedo medio…

    Me gusta

  8. LUNA Y SOL

    Un dia la Luna y el Sol se declararon su amor. Y fué tal el clamor de los planetas, que se oyó en todo el universo.

    Tan alejados, diferentes y vitales para los demás. Casi imposible.

    Quiso la Luna regalarle una letra de las suyas como gesto de su amor. Y el Sol acercarse a ella en un arrebato de pasión.

    Complicado, pero no un dislate.

    Entonces las nubes y las estrellas decidieron ayudarles; nublando e iluminando los cielos, para que Luna y Sol pudieran compartir su amor casa dia unos instantes detrás de las montañas.

    Me gusta

  9. Hubo un clamor general de ovaciones y aplausos entre los asistentes al estreno .
    Alfonso había reunido a sus más allegados familiares y amigos para invitarles al estreno de su nuevo libro.Empezó a leer el primer capítulo sin saltarse ni una sola letra.
    Cada gesto de su mano,con la mirada fija en los invitados y con su sonrisa,nerviosa,a punto de estallar en carcajada ,hicieron de esta primicia todo un éxito .
    Con un arrebato de decisión,apagó el cigarro,se puso en pie y aplaudió a todos los allí presentes…..lo que provocó un gran dislate entre los asintentes.

    Me gusta

  10. Clamor era lo que brotaba por sus ojos cuando la encontraron en la vera del camino.

    Letra era su mirada, sí, hablaba con cada destello de la luna, toda su cara era una mueca de dolor. No quería testigos pero no podía caminar, solo se recogía y desde su garganta salía una queja desgarrada.

    Gesto sabía que conmovía, que sonaba a trance cuando salió la primera cabeza y luego la otra, la otra y la otra.
    Arrebato causó su aullido desde el alma
    Dislate soñado con mi gata

    Me gusta

  11. NOTICIAS REALES

    Si pudiera oir el clamor de aquellas almas que de él dependían…Sólo le llegaba, la letra pareja, cuidada, corregida y disminuída a través de quienes decían protegerle.
    Con un gesto, creía que todo lo movía.
    Un arrebato y sus colaboradores, corrían a socorrerlo.
    Mientras tanto, fuera de Palacio, el dislate era total y el pueblo se dividía entre los que morían de hambre y los que preparaban la batalla.

    Me gusta

  12. NO ENVÍES MÁS FLORES SIN TARJETA, NO HAY DISCULPA

    Recuerdo el clamor desatado del público, cegado por escuchar un bis de la letra de aquella canción; y tu gesto de desaprobación y descrédito, que en realidad era la tapadera de la envidia perversa que sentías hacia mí y hacia mi trabajo, hacia el cariño manifiesto y el reconocimiento que tú nunca recibiste.

    Y sé, desde hacía tiempo, que estabas muy harto de que mis creaciones, mis actuaciones y yo mismo fuéramos objeto de aclamación, en tanto tú, en la sombra te carcomías.

    Tu fatal arrebato cercenó mi voz. Y ahora me cantas y me cuidas. ¿Un accidente?. ¡Vaya dislate!

    Me gusta

  13. Vaya !!! Con cuánto clamor fuimos recibidos a nuestra llegada al aeropuerto después de un largo viaje por el extranjero.
    Había una pancarta enorme escrita con unas hermosas letras mayúsculas para hacer más interesante el retorno
    La verdad es que es un bello gesto al que no estamos acostumbrados. Solo faltaba la alfombra roja y banda municipal para recibirnos .
    Cómo es lógico me dió un arrebato y salí corriendo…a punto estuve de estamparme de bruces.
    Que vergüenza que pase. Por suerte que galantemente me cogiste por el codo al vuelo y nadie se percató.
    No. No te rías . No por favor. Que no es un dislate . Es tal cual

    Me gusta

  14. Disyuntiva
    Ordenó cerrar la ventana. Pero el CLAMOR llegaba igual que el trueno de una gran tormenta.
    No podía ordenar sus ideas. No sabía qué camino tomar. Fuera como fuere lo haría mal. Estaba seguro.
    Leyó de nuevo la LETRA diminuta, de trazo nervioso, que garabateaba las misivas recibidas. Ambas, contradictorias.
    Con GESTO imperante, de ARREBATO, se dirigió a la puerta con la decisión tomada. ¡Aquello no era un DISLATE!

    Me gusta

  15. SUSPIROS

    Cada vez que me mirabas, el dolor en tus ojos era un clamor, que no pasaba desapercibido. En tu corazón habías grabado a fuego, letra a letra, su nombre. Pensabas que su amor sería para siempre, pero no, te equivocaste. Tan solo te ha dejado cicatrices y un futuro sin ella por superar.

    Desde entonces, paso todo mi tiempo pendiente de ti, de cada gesto. Intento permanecer a tu lado, para evitar que, en un arrebato, pierdas el juicio y cometas un dislate irreparable.

    Espero que algún día escuches lo que dicen mis latidos, cuando te miro suspirando…

    Me gusta

  16. VIVIENDO

    El sendero de la vida
    interpreta por su cuenta,
    en forma pausada y lenta
    sin que nadie más lo impida
    siendo el tiempo el que desmienta.

    En polvo el tiempo se vuelve  
    y escapa de entre los dedos.
    Que en el clamor de los miedos,
    agotado se disuelve
    sordo y en sonidos quedos.

    Lo vivido ya es pasado,
    y escrito en letra tatuada
    queda en el gesto marcada,
    huella de un lapso plasmado;
    piel de una vida surcada.

    Y un arrebato despierta.
    No hay dislate ni locura
    que hay que vivir con premura,
    sin prejuicio que pervierta
    el instante sin fisura.

    Y pintando la mirada
    de ilusión y de colores,
    demos siempre a los errores
    luz de vela caldeada
    y esperanza en los dolores.

    Me gusta

  17. Salió ante el clamor de los fans que esperaban emocionados a su diosa. Desde la alfombra roja les saludó abrumada. Leía los carteles que movían al son de vítores, hasta topar con la letra de uno que se alzaba en el fondo. Con gesto urgente llamó a su guardaespaldas y, en un arrebato de ira, le ordenó que lo quemara y encarcelaran a aquella mujer. El portero, ante tal dislate, miró a su alrededor y solo vio a un pobre indigente revolviendo la basura. Dejó la escoba y la acompañó hasta su casa, mientras enumeraba las películas que había protagonizado.

    Me gusta

  18. DESESPERACIÓN

    Aquel mensaje en mi móvil era un clamor, un grito desesperado. Cada letra, un gesto de desasosiego. Solo ponía: “No aguanto más. Ya no puedo soportarlo. Tengo que ponerle fin, acabar con esto…”
    Tal vez fuese un arrebato momentáneo, aunque era capaz de cometer un dislate. Me dirigí a casa, rápidamente. Entré en la cocina y allí estaba ella. Lo mantenía agarrado muy fuerte, entre sus manos, frente a su boca. Dispuesta, sin remedio, a comerse el último trozo del pastel de chocolate.

    Me gusta

  19. Inspiración

    Que no cese el clamor interno
    de esta pasión desatinada
    que ni voz ni letra
    pueden expresar al universo.

    Clandestino y tácito
    frente a su presencia,
    el gesto calla el secreto
    de un desmedido arrebato.

    Sé que es un dislate,
    pues se anega, escondido
    en un éxtasis privado,
    el duende reprimido.

    Aun así, que no perezca
    el quimérico ensueño
    que cada día incipiente
    me inspira a seguir vivo.

    Me gusta

  20. Desde la cama escuchaba un clamor creciente. Rugido de masas enfervorizadas. Abandoné el confort de mi lecho y me asomé al balcón. Entonaban un canto cuya letra hablaba de libertad. Sin embargo si hubiera salido a la ventana a gritarles:¡Estáis equivocados! Me habrían apedreado con un gesto de despreció. Me vestí impulsada por la necesidad de hacerme escuchar aun a sabiendas de que ignorarían mi arrebato de libertad, mi derecho a opinar diferente. En la acera, frente a mi portal me sentí pequeña, aplastada por aquel dislate de falsa democracia. ¡Estáis equivocados! grité. Una pedrada me derribó ensangrentada y triste.

    Me gusta

  21. LAS MUJERES SOBRANTES

    En China, debido a la política del hijo único y al abandono de las niñas, la población masculina supera con creces a la femenina. El clamor popular exige a las jóvenes abandonar temprano la soltería.
    La madre de Mei se lo ha tomado al pie de la letra: con un gesto que ella cree protector, ha colgado un cartel para ofrecer a su hija en matrimonio.
    Mei tiene un buen trabajo y su propio apartamento. En un arrebato, ha buscado en Internet un novio de alquiler para acabar con semejante dislate. Lo presentará en la cena de Año Nuevo.

    Me gusta

  22. Pepe XIX
    Era un clamor que Morandi buscaba guerra. Gabriel, el portero, por boca de Miriam, sabía todo al pie de la letra. La semana anterior, Morandi había estado en el bar y, señalando a Alma con gesto amenazador, anunció que el sábado vendría a tomar posesión del negocio.
    Pepe no pudo contener un arrebato de ira al enterarse y se encaró con Alma:
    -¿No me lo has podido decir?
    – Esto es un dislate- contestó ella
    – ¿Qué? -Inquirió él
    -Que esto es un disparate y no quiero que te metas.
    – Estoy dentro.- recalcó Pepe- Y sin marcha atrás.

    Me gusta

  23. Respuestas propias

    El clamor de la duda la persigue, leyéndole una obstinada carta -escrita con letra ajena, temblorosa- que eterniza su insomnio injustamente.
    Con un gesto de fastidio se levanta, abandona entre las sábanas la mente y se ruega compasión por esa noche.
    Entonces el enojo, el arrebato -ese insistente grito del reproche- elige algún espacio diferente para desperdigar sus sinrazones. El dislate se queda en el sofá, los almohadones soportan sus despojos.
    Mientras, con un cuaderno en blanco entre las manos, ella cierra los ojos… y se duerme.
    Cuando despierte encontrará respuestas dictadas a sí misma en pleno sueño.

    Me gusta

  24. La Actitud
    Cuestionando aquellos problemas con tacto y significante esplendor tuvo la presencia el clamor. Cuya letra de llanto moviéndose con compasión gesto su mirada, alcanzo la razón y estremeció, sonaba aquella vieja canción, llena de recuerdos, pasiones, ausencias y sencillez, tatareando quien se lo arrebato.De las sorpresa sin comentarios de analizar el dislate, que aquel hombre escucho , con frecuencia caminaba y el clamor le persiguió, tanto fue la letra que pronunció que el gesto de su cara se paralizo. No obstante, sabiendo a quien se le arrebato y ese fue el dislate de la discusión.

    Me gusta

  25. Se escucha el clamor de los asistentes detrás del telón. Ella coloca su taburete en medio de la tarima, prepara su vaso de agua y vuelve a recordar la letra de aquella canción que años atrás le dió la fama.
    Sube el telón. Observa a los desconocidos que sentados en sus butacas esperan escuchar su voz… Gira su cabeza hacia la derecha, su representante le hace un gesto con las manos para que comience.
    De un arrebato agarra el micrófono, acerca sus labios para pronunciar el primer verso de la canción y se paraliza. Entre el público sólo se escuchaba un silencio sepulcral, ¿ qué dislate, no?.

    Me gusta

  26. Una semana sin encontrar ningún garito donde poder realizar alguna actuación, ya echaba de menos el Clamor del público al escuchar alguna letra de mis canciones. Cada gesto de la multitud me transmitía la energía suficiente para que me diera un arrebato para entregarme al máximo hasta llegar a cometer un auténtico dislate
    Una actuación que pudo parecer disparate para el respetable, aun así el clamor fue unánime. Haciéndome sentir muy querido gracias a su música la misma que en su diario desde niño aparecia de manera muy importante en el día cotidiano. La música, era y es algo especial.

    Me gusta

  27. Miguel de Cervantes había perdido toda esperanza de ser rescatado de su cautiverio. Sus cuatro intentos de fuga fallidos le hundieron. Un día escuchó un gran clamor y Fray Juan Gil apareció como de la nada dispuesto a rescatarlo de esos baños de Argel. El susodicho padre trinitario firmó un documento de puño y letra para intercambiarse por el escritor preso pero ese gesto no fue suficiente. Tan solo contaba con trescientos escudos pero, en un arrebato de generosidad, la comunidad cristiana argelina reunió los doscientos escudos que faltaban. Al final quinientos escudos y el literato quedó libre, ¡menudo dislate!

    Me gusta

  28. ¡Menudo dia había amanecido!
    Desde el primer rayo de sol,el clamor de la vida despertando, daba pie a escribir la letra de una canción de alegría y gratitud.
    El primer gesto que te apetecía hacer, era el de dar gracias al universo.
    Todo era un arrebato de luz,olor y color.Puede parecer un dislate, pero si intentas mirar cada dia de forma diferente: la sonrisa,la ilusión,el optimismo y la alegría te harán componer letras de canciones en tu corazón.

    Me gusta

  29. Era todo un CLAMOR, que el actor de la Concha del Festival de San Sebastian, de los años 70 Interpreto un papel, como él sabia. LETRA a letra. Llevaba años fuera de los escenarios por serio problema de salud, Ya recuperado, agradeció el GESTO. De que de él se acordaran, para este nuevo proyecto, todo un reto. Acepto, sin titubear, por si solo se tratara de un ARREBATO. Sabia que era un buen papel. un buen guion de humor con una historia, que era un DISLATE. Bien argumentado. Las carcajadas estaban aseguradas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s