ESCRIBE TU RELATO DE FEBRERO (IV): El actor @JulianLopez

En la cuarta semana  del mes de febrero os proponemos escribir vuestros relatos con las palabras del actor Julián López, aprovechando que esta semana se ha estrenado su película Perdiendo el este. Con el actor conquense coincidió nuestra presidenta María del Mar Olayo, en la premier de la película SuperLópez en la que también participa.

Esta película que se ha estrenado este fin de semana, Perdiendo el este, es la secuela de Perdiendo el norte, que nos lleva ahora a China, donde llegan las nuevas aventuras de la generación perdida, que en su búsqueda de fortuna por el Lejano Oriente se va a encontrar más perdida que nunca.

Éstas fueron las Cinco Palabras del actor Julián López:

VINO
ANDAMIO
AGRICULTURA
SENSATEZ
TEXTURA

NACIDO EN LA COMEDIA

Julián López participó en el programa de humor La hora chanante, junto con Ernesto Sevilla, Carlos Areces y Joaquín Reyes, así como en otros espacios humorísticos que se emiten en el canal Paramount Comedy como Smonka!, donde hace de primo de Ernesto, Nuevos Cómicos y Noche sin tregua, Rufus y Navarro en La Primera o Noche Hache en Cuatro. En este último, donde conducía la sección de Deportes, y en un programa de la misma línea que La Hora Chanante llamado Muchachada Nui que se emitía en La 2 de Televisión Española, donde ejercía de actor y guionista.

También ha participado en cortos como Videoclub, Eyeballs, La gran revelación o El factor dorsal, habiendo ganado premios como mejor actor en distintos festivales. En el cine hizo su primera incursión, junto a su amigo Ernesto Sevilla, en el largometraje de Julio Suárez Estirpe de tritones.

UN PROFESOR DE LA COMEDIA

Estudió Magisterio en Educación Musical en la Facultad de Educación de Cuenca de la Universidad de Castilla-La Mancha. En esa etapa universitaria conoció a gran parte de los miembros de Muchachada Nui. El más joven del grupo y el único conquense fue también el último en grabar monólogos en Paramount Comedy. Oriundo de El Provencio, Cuenca, pueblo al que vuelve siempre que tiene oportunidad.

En su faceta musical es miembro fundador del quinteto ManchaBrass, responsable de algunos de sus arreglos y de obras como el Quinteto Nº 1 para trompa y cuarteto de cuerda. Además, colabora con grupos como Deluxe, Russian Red, Marlango, Los Punsetes, Lovely Luna, Xoel López y Café Quijano.

Su visión cómica le ha permitido realizar numerosos papeles, uno de ellos es el de Vicentín en La Hora Chanante, una parodia sobre los asiduos a las discotecas y la música bakalao durante la década de los 90 en el Levante español, también interpreta al Dr. Willy Resproc y al hombre asqueroso, ambos personajes de Muchachada Nui.

El 18 de mayo de 2008 también apareció en un capítulo de Aída en el papel de un chico con diversidad funcional que vendía CD piratas. También aparece en La familia Mata, capítulo 2×11, emitido el 16 de junio de 2008, en donde hace de abogado de Arturo Mata.

EN 2009 LLEGA EL CINE

Tras su paso por la pequeña pantalla dio el salto al cine en 2009 con Spanish Movie, y de la mano de Borja Cobeaga, en Pagafantas. Pero el personaje que le catapultó definitivamente a la fama fue Juan Carlitros en la película No controles, también del director vasco Borja Cobeaga. Julián recibió muchas alabanzas y críticas positivas debido a este personaje y fue uno de los grandes atractivos de la película. Para promocionarla fue invitado a los programas españoles más exitosos del momento como son El hormiguero, Buenafuente y Tonterias las justas. El personaje de Juan Carlitros tuvo tanta repercusión que incluso se creó una página web de este personaje.

Desde 2011 y hasta 2013 trabajó en la serie Museo Coconut, emitida en Neox, junto con sus compañeros de Muchachada Nui y La Hora Chanante. En los últimos años se ha visto como su carrera ha evolucionado considerablemente, ya que Julián comenzó a hacer pequeños papeles en el programa de televisión Smonka!, presentado por su compañero y amigo Ernesto Sevilla, y en estos momentos se encuentra rodando su quinta película.

En 2011 y hasta 2012 formó parte de la serie Los Quién de Antena 3, compartiendo reparto con actores de la talla Javier Cámara o María Pujalte. Ese mismo año aparece en la cartelera de los cines su quinta película: No lo llames amor, llámalo X, en la que interpreta a un pretencioso guionista.

En abril de 2013, el actor se incorporó al rodaje de la tercera temporada de la serie Con el culo al aire, que emitió Antena 3.

En 2015 participa en la comedia de Nacho G. Velilla, Perdiendo el norte.

En 2017 protagoniza, junto a Javier Cámara, Miren Ibarguren y Gorka Otxoa, la comedia Fe de etarras de la plataforma Netflix.

En 2018 es seleccionado para presentar el 22 de enero la quinta ceremonia de los Premios Feroz y emitida por el canal de pago, Movistar+

La causa del mes de febrero de 2019 es Ayudando a Irene

whatsapp image 2019-01-25 at 20.35.08

Prologista del mes de febrero: ELENA MARTÍN CALVO

Nuestra prologuista del mes de febrero es Elena Martín Calvo, una conocida humorista y actriz española, integrante del dúo Las Virtudes. Aunque alicantina de nacimento, a los días se traslada a vivir a Madrid, donde desde 1980 inicia su carrera artística, en principio en el campo de la danza moderna pero también dando sus primeros pasos en el mundo de la interpretación.

Tras conocer a Soledad Mallol durante la obra La Orestiada, ambas forman en 1986 el dúo humorístico Las Virtudes, que les abre las puertas de televisión y teatro y las convierte en personajes muy populares en España. Tras un breve paréntesis, ambas volvieron a unir sus carreras desde 2005.

Su experiencia profesional es de bailarina, profesora de danza, actriz, humorista y presentadora. También es creadora, escritora, investigadora de la alegría y conferenciante.

Publicó el libro ¿Qué hay de bueno? Claves para una vida más alegre (Editorial Granica, Barcelona, 2008) y escribió dos más como Virtudes: Rímel y Castigo (Ediciones Temas de Hoy, Madrid, 1992) y Un suponer, de qué hablamos las mujeres (Belacqua, Barcelona 2004).

 

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

22 comentarios en “ESCRIBE TU RELATO DE FEBRERO (IV): El actor @JulianLopez”

  1. Hoy quise…

    Y hoy quise saborear la vida,
    como se bebe un buen vino,
    a sorbos y paladeando.
    Ver las cosas desde todos los puntos,
    subirme a un andamio y otear el horizonte.
    Sacar el jugo a la tierra
    como se hace en agricultura,
    sembrando “puedo” y cosechando “quiero”.
    Y poner a todo una pizca de locura
    y otra de sensatez.
    Acariciar cada día una nueva textura,
    buscando los matices.

    Y hoy quise descubrir la vida con los ojos cerrados
    y las puertas del alma de par en par.

    Me gusta

  2. SIN PENSARLO

    Sirvió el VINO desde lo alto del ANDAMIO y se derramó todo fuera de la copa. Una lástima, desperdiciar de ese modo el fruto de la vid, tan mimado desde su AGRICULTURA para ser un buen caldo. Pero no estaba en sí, la SENSATEZ lo había abandonado esa tarde. Todos lo miraban desde abajo, preguntándose cuál sería su próxima ocurrencia; alguno lo invitó a bajar pero él hizo oídos sordos.

    – ¡Eh, oídme bien! -gritó a pulmón lleno-, ¡quiero comprobar la TEXTURA del suelo en mis pies al pisarlo desde aquí!.

    Dio un trago a la botella, cogió impulso y saltó.

    Me gusta

  3. Todavía conservo el gusto de aquel vino, que deguste cuando me encontré sobre el andamio, ayudando a terminar la casa de mis abuelos. Es cierto que lo mío es la agricultura y es por lo que es debido que con una gran
    sensatez, opte por descubrir la vida rural y de sentir cada nueva textura de un entorno diferente.
    Con el tiempo, halle una nueva forma de vida. Donde pude olvidar el estrés y la rutina, a veces, tan estricta, para poder disfrutar de una vida mucho más serena en donde pude aprender a recrearme con el paso del tiempo

    Me gusta

  4. LA NOCHE CRUEL

    En una dura noche
    de espanto y quebranto
    quise perder la memoria
    llenándome de amontillado,
    seguí luego con el seco
    pasando del tinto al blanco,
    el color púrpura del primer vino
    se torno pálido en mis labios.

    Con sonoras carcajadas
    logré subirme al andamio
    más alto de mi locura,
    dando a la noche,
    discursos sobre agricultura,
    sintiéndome labradora
    de surcos en barbecho
    con el corazón maltrecho.

    Las horas,
    la sensatez me robaban,
    siguiendo cruel la memoria
    riéndose de mis dudas,
    y, de tus besos la textura
    agazapada en mi almohada.

    Que noche tan cruel,
    vomitando venganza.

    Me gusta

  5. Una madrugada con puesta del sol lleguè a mi hogar de la vida a sorprenderte, venia de muy lejos; una distancia donde te imaginè feliz por mi regreso. Me asome a tu ventana y alli estabas asiando una copa de tu vino, me trepè al andamio y quise darle emociòn al encuentro. De alli divisè todo el campo de mi infancia y juventud. Vaya, cuanta felicidad interminable en toda esa agricultura que tanto me enseñò. La sensatez de dedicarme a seguir tu ejemplo te lo compensè. Le darè mi textura cuando decidas ponerme al mando. Hoooolaaa abueeelooo. Mi titulo!

    Me gusta

  6. Agradecimiento

    Brinda, con agua o vino, en su imaginaria copa de papel. Se ha trepado al mismo andamio frágil del que tantos cayeron al vacío y por fortuna, ha logrado levantarse.
    Aprendió agricultura siendo niño. Sus abuelos y padres le enseñaron que jamás debía quejarse por haber aguardado en vano una cosecha: en la siembra y en la espera está el regalo.
    Quizá por eso hay tanta sensatez en el brindis que hoy hace con su historia. Sabe que aunque la textura del cristal y del papel no se parezcan, el sabor a nostalgia y el agradecimiento siempre se mantienen.

    Me gusta

  7. ¡Baja¡ Tomemos un vino que ya dimos nuestro sermón de copla en el andamio.
    ¿Acaso difieren en esencia estos tablones, de la repisa de púlpito de clérigos? Sabes que tras sus decires, aclaran el gaznate con un trago y encima bendecido, de ese elixir, sublime fruto de agricultura. Elixir que según Biblia ya cató y recató un tal Noé, que fue confiado, por el mismo Dios por su sensatez a emparejar bichos y bestias y a subirlas a un Arca en un manifiesto buen hacer ecologista.
    Así pues !Catemos la textura de los caldos de esta añada!

    Me gusta

  8. Toda una vida derramando sudor sobre la tierra agreste, para ver como los hijos abandonan sus raíces en busca del falso Dorado. Vivimos en un país incapaz de valorar la fuente de su oro negro llamado vino,.Los desertores del arado se subieron a un andamio, abandonaron la agricultura sin percatarse que era su maestra en la vida. Perdieron la sensatez envenenados de ostentación, en un mundo regido por la dictadura del consumo. Solo nos queda la esperanza de que el aroma y la textura de la bobal, remueva sus sentidos y recupere sus corazones

    Me gusta

  9. VINO – ANDAMIO – AGRICULTURA – SENSATEZ – TEXTURA

    En la meseta del Duero, una gran población se dedicaba al cultivo del VINO.
    El hijo pequeño de una familia humilde creyó, mas oportuno ir a trabajar al ANDAMIO. El trabajo constante y reiterado en la AGRICULTURA, requería muchos años para recoger resultados óptimos.
    El padre no se lo impidió. sabia que no tardando mucho, volvería al campo.
    Ese año fue bueno y la uva era extraordinaria.
    Dos años mas tarde, la SENSATEZ le hizo madurar. Volvió a los viñedos, se remango. Vio una vez tratado el fruto recolectado, que la TEXTURA de la uva, compensaría, una vez sus caldos embotellados.

    Me gusta

  10. PROFESIÓN MAMÁ
    Cuando estaba preparando la comida VINO mi hijo lleno de pegotes de cemento. Me dijo que estando recogiendo, una espuerta que tenía el compañero en el ANDAMIO se le resbaló y le cayó encima, pero que no me pusiera las manos en la cabeza, ya que cuando trabajaba en la AGRICULTURA también le decía que llegaba impregnado de gramíneas, así que me ha pedido un poquito de SENSATEZ. “Soy albañil –me ha repetido- y es lo único que puede traer. Si fuera pastelero, sería la TEXTURA de la crema catalana, las natillas o del chocolate a los que pondrías pegas”.

    Me gusta

  11. Federico terminó de cenar y, mientras el camarero le traía la cuenta, apuró el poco vino que reposaba en la copa. Entró en el pueblo ya muy entada la noche que estaba desapacible por un viento racheados que agitaba el andamio de la primera casa junto a la carretera. No obstante, él, cuando transitaba por esos campos sembrados de cebada que permitían vivir a los lugareños de la agricultura, meditaba que estaba obrando con sensatez y que a la mañana siguiente, cuando el cielo adquiere una textura de muselina, se presentaría en la casa de su anciana y querida madre.

    Me gusta

  12. Sabañones y una preocupante aficion al Vino de pitarra, lo único que sacaba de aquella experiencia.
    Tras las vacaciones en el pueblo decidí quedarme y buscarme allí la vida.
    Encuentre trabajo en la albañilería pero el Andamio me daba vértigo.
    Continúe en la Agricultura, jornadas duras, tan agotadoras que te quitaban hasta las ganas de salir al único bar que estaba abierto, en donde el aburrimiento y las anónimas conversaciones hacían que bebiera en exceso.
    Apelando a la Sensatez decidí regresar a la ciudad.
    La aspera Textura del asiento me prometío un incómodo viaje en autobús.

    Me gusta

  13. ABANDONAR LA TIERRA
    Necesito esa copa de vino. Sin él no soy persona. Me ayuda a soportar todos los días aquí subido, en el andamio. Y todavía gracias porque la construcción de pisos ha vuelto a ponerse en marcha. Aunque siento nostalgia de cuando trabajaba en la agricultura. En opinión de mis padres fue una falta de sensatez abandonar las tierras de nuestra familia y cambiarlas por un trabajo en la capital. Y cómo añoro la textura de esa tierra, aunque casi nunca llovía y se hacía difícil sacarle provecho. En fin, como dice el abuelo, a lo hecho, pecho.

    Le gusta a 1 persona

  14. DESCUBRIENDO NUESTRO ENTORNO
    Estuvimos haciendo turismo por el Vall d´Albaida, una zona preciosa conocida como la Toscana Valenciana por sus paisajes y sobre todo por el buen vino que allí se cosecha. En Moixent, uno de sus lugares, con numerosos restos arqueológicos de las diferentes culturas que lo han poblado, comimos en un restaurante enfrente de la iglesia, cuyo campanario estaban restaurando y quedaba parcialmente tapado por un andamio. Una pena porque es espectacular. El entorno, todo con agricultura vinícola, evidencia que sus pobladores, han tenido la sensatez de actualizarse y elaborar un vino con una textura y un aroma inconfundibles muy apreciados.

    Me gusta

  15. HASTA SIEMPRE  

    Y vino tan silenciosa
    que no la sintió llegar,
    quebrando el frágil andamio
    que apenas la sustentaba.

    Se fue hundiendo en tierra inhóspita,
    vana agricultura yerma;
    allí donde nada brota,
    allí donde todo muere.

    Cabalgando oscuridades
    consiguió parar el tiempo,
    permitiéndole a esa muerte 
    carente de sensatez…
    que indefensa le abrazara.

    Más lo hizo benevolente,
    sumiéndole en dulce sueño
    que de luz cubrió su rostro.

    Plácido y sereno el gesto,
    textura tersa en la piel;
    conquistado ya el anhelo,
    su sueño de niña duerme.

    Te quedaste en mi retina,
    pues mis ojos han grabado…
    el instante de tu adiós.

    Me gusta

  16. Cayo

    La dueña sabe que tiene que calentar una copa y servirle un vino de pitarra rojo y dulzón. Entra en el bar y toca, desatalentado, la madera del mostrador, señalando, angustiado, un andamio bajo el que ha tenido que pasar. Coloca sobre la mesa, mientras saca del bolsillo una cajita de latón, un libro cuya portada reza: “De Agricultura” Marco Porcio Catón.
    Manuela, conciliadora, le riñe.
    -¡Ay la sensatez! ¡Con lo que has sido…!
    Cayo pone una pizca de canela, tomada de la cajita, en la copa.
    – Es vino mesalina, afrodisíaco. La canela le da textura. Lo dice el libro.
    – Anda que…- murmura Manuela.

    Me gusta

  17. Sorpresivamente, el cielo se cubrió de nubes grises y se desató un furioso viento.
    La estructura metálica empezó a temblar como un cuerpo atacado por la fiebre y amenazaba con el desplome.
    Eolo sopló sin desánimo, tan fuerte que se vino abajo parte del andamio del Ministerio de Agricultura.
    La sensatez aconsejaba abandonar el lugar, pero… ¿acaso iba yo a perderme las fotos del siniestro?
    De todas ellas destacaba una en la que la polvareda, unida a la mortecina luz vespertina, añadía un extra, una textura evocadora de espacios inhóspitos visionados en apocalípticos desastres cinematográficos.
    Imagen para una exposición.

    Me gusta

  18. REALIDADES PARALELAS

    Miró hacia arriba y vio a su compañero sentado sobre el andamio bebiendo de la bota de vino. Parecía tener el mundo a sus pies. Él, desde la acera, se sentía pequeño, aplastado por el peso de su fraglidad. Los años dedicados a la agricultura y a la albañilería le habían curtido el cuerpo, pero no el alma. La sensatez le decía que se dejara de monsergas y se pusiera a trabajar, pero la textura del libro que tenía entre las manos le recordaba una vez más que un universo lleno de aventuras le esperaba entre sus páginas.

    Me gusta

  19. Acababa de llegar de un largo viaje y el cuerpo me pedía dormir aunque fueran las tres de la tarde. Pero había obras frente a mi casa. Decidí servirme una copa de VINO y me asomé a la ventana para ver los ANDAMIOS que seguían recubriendo la fachada del Ministerio de AGRICULTURA. Igual intentar dormir con esos golpes era una falta de SENSATEZ pero me acoplé en el sofá y la suave TEXTURA de la manta junto con el líquido color cereza me ayudaron a caer en un profundo sueño. Cuando desperté, ya se había puesto el sol…

    Me gusta

  20. Ni vino ni porros necesito. Mi único andamio eres tú. Evocar tu imagen me desconecta y eleva a otras esferas. Hoy viajo en este tren que me lleva por parajes desconocidos, atravesando tierras soleadas, arroyos frescos, campos de agricultura labrados con esmero… Y en medio de tanto esplendor surge tu rostro. La sensatez me abandona. Puedo palpar la textura de tus labios. Tus labios sensuales se imprimen en mi retina para reproducirse en la infinidad del paisaje como un espejismo indeleble. Mañana quizás serán tus ojos los que me asalten… Pero siempre me encontraré contigo, secuestrándome de la realidad.

    Me gusta

  21. “Tú sí que eres vieja”, sus palabras le atravesaron el corazón brotando en su piel el recuerdo de amenazas pasadas. Sabe que no fue efecto del vino, ni consecuencia del cansancio tras una dura jornada de andamio. Sabe que no son secuelas de la cruda agricultura, ni mentalidad de pueblo o incultura. La falta de sensatez y respeto le ha llevado a vomitar palabras de textura rocosa y pizarra incapaz de borrar las heridas que se han grabado en su alma.
    Sí, pensó, soy vieja pero no tanto para querer morir de pena a tu lado.

    Me gusta

  22. Discurso desestructurado
    La cata de VINO se alargó más de lo concertado. El catador disfrutaba del elemento líquido y divulgaba su excelencia advirtiendo del peligro que conlleva tomarlo sin medida antes de subir al ANDAMIO, o sentarse al volante, o…
    «Una de las asignaturas pendientes del ministerio de AGRICULTURA: la educación…, inculcar SENSATEZ respecto de la deliciosa bebida que, a su vez, proporciona tan pingües beneficios a sus elaboradores…, entretejer la trama de un tejido industrial del que se desconoce su TEXTURA, será la siguiente tarea a seguir… —continuaba diciendo el ministro mientras traspasaba la línea roja del “ser o parecer”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s