ESCRIBE TU RELATO DE MARZO (II): El actor y humorista @LeoHarlem @GraciaOlayo

Esta segunda semana del mes de marzo las palabras nos las dió el actor y humorista Leo Harlem, todo gracias a la gestión de la actriz Gracia Olayo, con el que coincidió en un acto público y le pidió las palabras para la Asociación de Escritores Solidarios de Cinco Palabras. Leo Harlem es sin duda uno de los mejores cómicos de este país. Éstas fueron sus Cinco Palabras:
Catarata
Amanecer
Vegetación
Retorno
Río

La historia Leonardo González ‘Leo Harlem’

Leonardo González Feliz (Matarrosa de Sil, León, 1962), más conocido como Leo Harlem. Con el humor corriendo por sus venas, no tuvo más remedio que cambiar su vida de rumbo y aceptar el destino. Aunque el empujón final lo dieran sus amigos, cuando le prepararon una actuación sorpresa en el bar La Salamandra. Leo Harlem no pudo negarse a actuar y aceptó incluso que sus amigos le grabaran. El vídeo fue seleccionado para la gran final del 3er Certamen de Monólogos de “El Club de la Comedia”.

Actualmente compagina su participación en eventos con el espectáculo de teatro “Hasta aquí hemos llegao”, cuya segunda temporada ya se ha representado con éxito en Madrid.

Además del teatro, Leo Harlem también ha participado en exitosos programas de TV como “La hora de José Mota” de Televisión Española, “El Club del Chiste” de Antena 3, “Sé lo que hicisteis” y “Zapeando” de La Sexta, “Me Resbala” de Antena 3 o “Se hace saber” de Televisión Española. También ha colaborado en medios de comunicación escritos y en populares programas de radio, como por ejemplo “Radio Estadio”, de Onda Cero y Radio Nacional. Hoy en día tiene su propia sección de humor en el programa “Más de uno” de Onda Cero, presentado por Carlos Alsina y Juan Ramón Lucas. En prensa, colabora con el diario As grabando divertidos monólogos sobre lo sucedido cada jornada en la Liga de Fútbol.

Su reconocida imagen le ha servido al humorista para colaborar en campañas de publicidad, así como para participar en diferentes entregas de premios y actos institucionales. También le ha servido para saltar al mundo de la gran pantalla, interpretando tanto pequeños papeles como papeles protagonistas. Su última aparición en el cine tuvo lugar el año pasado con la película Villaviciosa de al lado, de Nacho G. Velilla.

Leo Harlem es hoy en día uno de los artistas más demandados para eventos corporativos, donde representa sus mejores monólogos e interviene como maestro de ceremonias.

banner-barcelona-hasta-aqui

La autora del prólogo de este mes es Paloma Santório, escritora solidaria de la Asociación de Escritores Cinco Palabras y tripulante de cabina de la compañía IBERIA.

La causa del mes de marzo es  ‘Ningún niño sin Merienda’ que surge de cinco voluntarios que llevan tres años trabajando para que los niños más necesitados no se queden sin esa merienda. Este grupo preparan meriendas, ropa, juguetes y le intentan llevar alegría a esos niños.  A este grupo le hace falta ayuda con productos de merienda. Su última acción ha sido en el Hospital Miguel Servert de Zaragoza.

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

41 comentarios en “ESCRIBE TU RELATO DE MARZO (II): El actor y humorista @LeoHarlem @GraciaOlayo”

  1. Descansa en paz pececito…

    Hoy es un día triste para toda España. Mis ojos no paran de lagrimear como catarata buscando un cauce lo bastante profundo donde ocultarse. Imposible esperar al amanecer. Es inútil, no existe canal ni vegetación lo bastante alta o espesa como para poder ocultar al mundo todo el dolor que siente ahora mismo mi corazón. Gabriel, el pequeño niño desaparecido de Níjar, de ocho años, ha sido encontrado muerto. Murió, asesinado por quien tenía el deber de cuidarlo, la que fue o era, pareja de su propio padre. Ya no hay retorno, a nuestro pequeño pececito le secaron su río…

    Me gusta

  2. -¿Cariño, estás segura que vamos bien? ¡Veo una catarata cerca!
    -Anda, qué vas a ver, tendrá que amanecer primero…
    Avanzaba la pareja dirigida por las aguas, rodeados de vegetación, en una corriente sin retorno.
    -¿Estás segura que está bien el GPS?
    -No seas cagueta, amor, este río va a dar al cauce principal que lleva a la capital, lo pone aquí.
    -Pues yo veo allí una caída considerable… ¡Mira!… ¡que no miras! ¡Tengo razón!
    -Ah, ¿el saltito?… Anda, si no es nada. Aquí pone que es de 30 centímetros.
    -Pues… ¡recalculaaaahh!
    Entonces ambos se abrazaron fuertemente…
    en medio…
    del…
    ¿Aguapark?

    Me gusta

  3. Debe ser una experiencia inolvidable, contemplar una catarata al amanecer y admirar como la vegetación del entorno renace sin ningún motivo de retorno. Una vegetación que da color a las orillas del inmenso río.
    La naturaleza parece estar de alguna manera olvidada, no somos conscientes que formamos parte del mundo animal y por ello somos un eslabón de la naturaleza.
    Ver desde un avión una catarata tiene que ser preciso y mucho más planear sobre ella. Estoy seguro que la sensación es muy buena.
    Un amanecer no es el inicio del día, todas las actividades cotidianas tienen un nuevo amanecer.

    Me gusta

  4. En el mundo que vivimos que nos llegan las noticias como una verdadera catarata a cual más dura.
    Hoy, un nuevo día, un nuevo amanecer nos llega la que no queríamos escuchar, la pérdida de una vida inocente.
    Al igual que en los bosques la vegetación es arrancada sin la posibilidad de retorno.
    Al igual que el agua se va deslizando, sin que se pueda parar, por el cauce del río
    Ya nada se puede hacer.

    Me gusta

  5. El comisario abandonó la casa dejando tras de si una familia sumida en la más negra desesperación, derramando tantas lágrimas como para formar una catarata.

    Hay días que no tendría que amanecer, dar la noticia de la muerte de un hijo siempre era difícil y más como en este caso en el que junto al padre había pasado mucho tiempo buscándole entre la vegetación de los montes, siempre intentando dar esperanza de un retorno sano y salvo del niño.
    Ahora solo en el coche le desbordaron cual río la rabia, la impotencia y la tristeza, estaba cansado de tanta maldad.
    Como decía la canción ¿Quién no ha soñado alguna vez que el signo de Cain no rigiera esta edad?

    Me gusta

  6. Juan subió el volumen de la radio del coche y, en su silencio, Elena contemplaba la catarata de gotas de lluvia que resbalaba sobre el cristal. Estaba a punto de amanecer y, en un instante, la vegetación se vería bañada los los primeros rayos de luz. Volvía a casa de sus padres y sabía que era un viaje sin retorno. Sería la última vez que viera a Juan. Él, la llevaba a casa por compasión, tras ella haberle anunciado su viaje a Londres justo después de que él le pidiera matrimonio. Un río de emociones recorría el interior del coche.

    Me gusta

  7. Dilema
    Una catarata de reproches la había perseguido -en boca del recuerdo y la nostalgia- desde las primeras horas de la noche hasta el amanecer.
    La vegetación de aquella insólita selva enmarañada no era más que el temor que los demás le habían cargado allí, en sus espaldas… culpa, miedo, incertidumbre.
    Ella sabía que, en caso de aceptar esos consejos (inoportunos y no solicitados), ya no habría retorno. Perdería, para siempre, la libertad inédita que había conseguido nadando en aquel río incierto pero mágico: el de la independencia. Y prefirió este insomnio provisorio antes que un sueño cómodo, controlado, ajeno…

    Me gusta

  8. “PESCAÍTO” que nos llegaste al alma

    Oír la desgarradora noticia y desatarse entre multitud de personas una CATARATA de emociones contenidas, llanto irrefrenable, rabia, dolor, preguntas cuyas respuestas nunca podrán ser comprendidas, soledad, ausencia, sed de justicia.
    AMANECER otro once de marzo para rememorar a las víctimas de Madrid Atocha en 2004, y al poco, añadir más dolor para llorar, más violencia contra la que protestar, otro inocente que recordar.
    Es densa la VEGETACIÓN de crueldad, odio y violencia que rodea y cerca nuestras vidas; tan densa y alta que nos da sombra.
    Largo tu vuelo sin RETORNO, como el curso del RÍO donde ahora nadas.

    Me gusta

  9. La ninfa
    Tras la catarata de mis lágrimas, el amanecer asoma sobre la otrora agreste vegetación que impidió durante demasiados días tu retorno. Solo me restan unas horas y alcanzaré a ver cómo te acercas con cuidado. Y puede que permita que me cojas. Si así fuera, ojalá que me devuelvas tras un beso. En ese caso, aguardaría ilusionada hasta mañana. En nuestro río.

    Me gusta

  10. LA EXCURSIÓN
    Llegué a la catarata cuando el sol estaba en su cenit y el calor se volvía insoportable por momentos. Salí del refugio al amanecer, pensando que a media mañana estaría allí, pero me equivoqué. Estaba más lejos de lo que me dijeron y la vegetación espesa, y el terreno resbaladizo, hacían que mis pasos se vieran mermados y torpes. Me encontraba muy cansado y aunque el paisaje era único, pensé que no merecía la pena esta caminata. Antes de llegar, ya había decidido que el retorno lo haría por otra ruta, bordeando el cauce del río, seguramente

    Me gusta

  11. Tras toda aquella vertiginosa catarata de acontecimientos, Sole abrió con sigilo la puerta de la terraza para no despertar al joven Arturo que dormía como un angelito en la cama de bambú del bungalow donde se alojaban. Era la hora del amanecer. Frente a ella, el mar y la vegetación profusa tropical que a esas horas de la mañana mostraba un verde reposado. Respiró una vez, dos, tres veces, sintiendo que aquel era un viaje sin retorno, que no volvería nunca con Mariano y que por primera vez en mucho tiempo comenzaba a navegar por el río de la felicidad.

    Me gusta

  12. Quizás sean las miradas opacas
    que no ven la dignidad golpeada
    por aguas de CATARATA.
    Quizás llegó el AMANECER
    sembrando simientes de VEGETACIÓN
    en la madrugada de nuestras almas.
    Tal vez fue clamor de voces,
    complicidades amargas,
    o el consentido silencio entre palabras.
    Sin embargo, no existe RETORNO,
    no vuelven las aguas,
    el RÍO fluye siguiendo su aura.-

    Me gusta

  13. El Clan V

    Se habían acercado a la catarata arrastrando el alce muerto. Andaban, desde el amanecer sin descanso. Escrutaban el paisaje buscando un abrigo para la noche. La vegetación, a la caída de la tarde, se volvía peligrosa. Habían iniciado el retorno al clan a toda prisa y debían descuartizar la pieza y vaciarla de vísceras para evitar la putrefacción. El río, con grandes piedras en su orilla, era un buen lugar para preparar la carne. Con maestría despellejaron el alce y, con certeros cortes, lo dividieron en cuartos.
    Un largo rugido puso al grupo de cazadores en pie. El gran tigre reclamaba su parte.

    Me gusta

  14. RENDICIÓN

    Cierro los ojos y una catarata de recuerdos asalta mi sueño hasta el amanecer. Eres vegetación que echa raíces para luego crecer hasta que, bajo tus ramas, desaparece mi alma.

    Busco el camino de retorno entre tus hojas, para no perderme en la noche y saber cómo volver a empezar. Lo intento con todas mis fuerzas, pero no sirve de nada. Un nuevo fracaso. Exhausta, solo puedo rendirme.

    Entonces, escucho el susurro del río que me atrae y guía mis pasos hasta la profundidad de sus aguas. Me sumerjo.

    Cesa mi dolor cuando en su frío abrazo todo es silencio.

    Me gusta

  15. OJALÁ

    Quisiera dejar de vivir
    en alerta permanente
    con miedo a que ofuscadas
    mentes,
    donde la maldad germina,
    abran zanjas de dolor en mí
    día tras día.

    Catarata desasosegante si,
    escuchar noticias al amanecer,
    hoy un niño, ayer una mujer,
    la muerte como venganza
    se muestra cobarde y cruel,
    ayer su nombre era Pepa,
    hoy su nombre es Gabriel.

    Una vegetación espesa,
    un maletero esta vez,
    escondiendo sin retorno,
    alientos que no llegaron
    a conocer la vejez.

    Río que de fuente naces,
    arrastra en tu rocoso cauce
    los despiadados cerebros
    que tanto daño nos hacen

    Me gusta

  16. SALTO SIN RED

    Me he lanzado al abismo
    de tu mirada
    sin red ni protección alguna,
    rompiendo a saltos
    de indomable catarata,
    la paz de otro amanecer
    ya conocido.

    No domino el viento
    que levantan tus manos,
    no entiendo el idioma
    de tus silencios,
    me pierdo en la vegetación
    espesa, donde escondes,
    de tus pensamientos,
    dudas y certezas,
    pero amándote quiero,
    vivir contigo.

    Me he lanzado al abismo
    sin retorno,
    con la pasión que me es propia,
    nada importa
    si a veces eres mar
    o si eres otras un rio,
    solo quiero seguír sintiendo,
    que quieres vivir conmigo

    Me gusta

  17. ESTA QUE NO SOY
    Catarata-
    angustias
    buscando
    algún
    cansado-
    comprensivo-
    amanecer-
    tus brazos-
    Vegetación
    de ocio salvaje-
    Soy-
    cuatro paredes-
    control de tv-
    sin sol ni luna-
    vida-no vida-
    mi vida-
    Soy-
    y no debería-
    Soy-
    y no me importa-
    Soy-
    tal vez molesta-
    Soy-
    esta vida
    sin pro-vidas
    sin proclamas-
    Pausa de todas
    las pausas-
    en pausa-
    todos los planes-
    planes-rebeldes
    nunca se dejaron
    planificar-
    jamás me preguntaron
    qué quería-
    egoístas-planes-
    jugando a jugar-se
    mi vida-
    des-planificándo-me
    a cada paso-
    Crueles-
    los otros que miran-
    que juzgan-
    Esta viga
    los condena-
    Observo
    sus vidas
    con soles y lunas-
    estrellas de colores-
    sus vidas-dormidas
    Y no soy yo
    si no me paralizo
    en un punto
    sin retorno-
    emocionada-
    temerosa-
    porque sé
    perder-me
    y encontrar-me-
    doler-me
    en cada callejón
    sin salida-
    Soy-
    rata de laboratorio-
    buscando una grieta
    en la ratonera-
    Al límite-
    ni yo recuerdo
    quién soy
    o por qué escribía-
    Llaman a la puerta-
    no-
    nunca llaman-
    algunas puertas
    no nacieron
    para ser abiertas-
    Me sale tan bien
    de-cantarme locura-
    me canto a mí misma-
    ingenúa encarnación
    de Whitman-
    Nosotros
    que nos odiamos tanto-
    Su exagerado optimismo-
    mi aburrida certeza-
    Estúpida felicidad
    en hojas de hierba-
    Me sale tan bien
    la callada locura-
    ya ni se me nota-
    Ostento
    los mejores enemigos-
    por eso sé
    que no voy a ganar-les
    y eso me tranquiliza-
    Debe ser la locura
    mi razón verdadera-
    porque como río
    me estanco-
    y como estanque-
    doy risa-
    Soy
    mi propio criadero
    de pestes-
    mi propia alimaña-
    ¿Será por eso
    que más no necesito?
    Habito
    un solo instante eterno-
    envidia de cucaracha-
    Soy-
    Así sé que soy-
    Eso es saber demasiado-
    En las películas
    de suspenso-
    la gente muere
    por saber demasiado-
    Aburrida-certeza
    la mía-
    espectadora de profesión-
    visionaria
    en mis ratos libres-
    Debería olvidar
    mi identidad-secreta
    y todos mis paupérrimos
    poderes-
    Esta que no soy
    y que te escribe-
    Esta que no soy
    y que me manda-
    Esta que no soy
    y hace raíces-
    se me hace todo…
    todo lo que no tengo-
    Fiel espejo aquel
    oráculo de vida
    reflejando negaciones-

    mónica laneri

    Me gusta

    1. Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

      No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

      El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

      Me gusta

  18. CATARATA – AMANECER – VEGETACIÓN – RETORNO – RIÓ

    Las lluvias de estos últimos días, habían sido abundantes y decidimos visitar el nacimiento del rió Nervion. Su CATARATA, con una caída de 270mt. Es la mas alta de la península Ibérica.
    Salimos al AMANECER, haciendo sedentarismo y disfrutando de la VEGETACIÓN, y el paisaje tan bello que rodeaba el entorno. Es un Parque Natura; Monte Santiago. Las vistas desde el mirador impresionaste y el caudal de agua era un escándalo de sonido ensordecedor, precioso.
    El RETORNO lo hicimos siguiendo el curso del RIÓ que hacia frontera con Euskadi, y Burbos. Otro año lo visitaremos de nuevo quedamos fascinados.

    Me gusta

  19. MAR ADENTRO

    Su vida, durante los últimos años, había sido unan catarata de operaciones y tratamientos agresivos desde que el monstruo había anidado en su interior.
    Esta mañana, al asomarse a la ventana, sabía que sería su último amanecer, que contemplaría por última vez la vegetación del jardín que rodea su casa. Estaba preparada para realizar su viaje sin retorno. Tomó el vaso de agua, añadió las gotas del frasco que había conseguido por internet y se lo bebió de un trago.
    Ahora, todo sucedería con tranquilidad, como cuando un río desemboca en el mar.

    Me gusta

  20. Resulta que no es fácil.
    Resulta que la catarata de palabras fluye sin control.
    Fluye de manera desordenada, con el afán de explicar?
    Y con esa vegetación de palabras desordenadas, debo satisfacer la medida de una mente, si, la medida, más no la exigencia.
    Una mente que intenta jugar con la mía.
    No seré yo si no logro satisfacerla.
    Debo acercarme, pero no demasiado.
    Debo decir, pero no demasiado.
    No hay retorno, pues como el río, solo tiene un destino.

    Me gusta

  21. Soy un sueño despierta …golpeaste a mi corazon …con tu aliento en mi boca …una noche me llenaste de de energia…agitando hasta la ultima hormona loca… se hizo eterna la locura aqui adentro…lo decido cada mañana…Yo soy una porcion del infinito …quiero ser siempre feliz ..eterna en tu abrazo …infinita en tu manos …soy el amor que invente… vivo la ilucion …mi mente todo lo crea y lo cree ….voy caminado en los tiemos …sin tiempo por que congele el momento presente …sin tiempo para hacer eterno el amor que he creado ..paŕa ti…no puedo tener miedo solo puedo creer …es lo que me enseñaste ..es lo que aprendi de ti …es lo que senti a tu lado y se hizo eterno…por que es la fuerza y es aceite y azucar en mochila adentro …desde que te encontre …y mi cuerpo en extasis transformado …sensual satisfecho alegre con tu perfume dentro de mi …soy lo que quiero ser ..y dejo abierta la puerta cada noche…

    Me gusta

    1. Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

      No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

      El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

      Me gusta

  22. HASTA SIEMPRE, PESCAÍTO

    Profundo e intenso dolor
    que se extiende,
    cual catarata que alcanza
    todos los rincones del Alma.
    Angustioso respirar
    aferrado al amoroso recuerdo
    de un pequeño y dulce pescadito.

    Taciturno amanecer
    que no traerá la luz consigo;
    no existiendo sol capaz
    de entre tanta oscuridad,
    alcanzar a clarear el día.

    Cielo bañado en lágrimas;
    y entre la vegetación,
    tristes girasoles
    han perdido su color.

    Y no hay retorno;
    con la maldad al acecho
    al pececito se le impidió nadar.
    Y el río se quedó sin agua
    ocultándose reseco bajo los pies.

    Ahora sabemos que Gabriel voló;
    y junto a otros pescaditos
    luce ya como una estrella,
    nadando entre nubes de algodón.

    Me gusta

    1. Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

      No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

      El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

      Me gusta

  23. Se aleja de casa despacio, pensando en su vida: una catarata de recuerdos amontonados.
    Todo vivido tan rápido, ahora todo tan lento.
    Despertándose cada amanecer para disfrutar del rocío en la vegetación de su jardín.
    Buscando las pequeñas cosas que perdió por el camino que ya no tiene retorno.
    Pero ahora realmente es él, ahora se permite llorar, abrazar, emocionarse.
    Y así va llegando al encuentro de esos ojos infantiles que le adoran.
    Por fin ha encontrado la manera de regresar a ese punto del río que fue su vida y en el cual perdió la ocasión de querer.

    Me gusta

  24. Los barcos de junco y cañaheja

    Nos parecían las del Niágara, pero, en realidad, era un chorro de agua, en forma de catarata, que saltaba, desde la reguera de desagüe de los lavaderos, al arroyo. Deseábamos el amanecer, para recoger, entre la escasa vegetación de las orillas, juncos y cañaheja y construir unos barquitos que uno de nosotros ponía en la reguera y que caían sobre el escaso cauce del arroyo para perderse, en un viaje sin retorno, hacia el puente del Sacristán, un kilómetro más abajo, donde el arroyo, como un diminuto río, remansaba su cauce. Allí, los demás, esperábamos a los barquitos, no llegaban todos, para verlos pasar y festejar al ganador.

    Me gusta

  25. Aquello no era lluvia sino una espectacular catarata de meteoros.
    En mitad del páramo, sentada en la frágil comodidad de una silla de pescador, observaba abismada cómo las Perseidas corrían veloces hacia el amanecer en una fugaz pugna por ver quien de todas era la más luminosa, la más duradera, la que portaría sobre su estela los deseos que gritaban mis sentidos.
    La escasa vegetación mecida por el viento cantaba sibilante el paso de las horas.
    Quedaba la seguridad del retorno a un nuevo encuentro cuando el río imparable de la periodicidad cósmica volviera a citarnos bajo las estrellas.

    Le gusta a 1 persona

  26. DECLARACIÓN
    Precipitarme por una catarata de placer inmarcesible, y amanecer extasiado en un mar de nenúfares, sin más arnés que tus brazos ni más colchón que la vegetación de tu pubis.
    ¿Te preguntas si aún te quiero?
    Tiempo ha inicié un viaje sin retorno, amor mío, nadando a contracorriente, esforzándome, día a día, por mantenerme a flote en el abismal y fértil río de tus ojos.

    Me gusta

  27. DECLARACIÓN
    Precipitarme por una catarata de placer inmarcesible, y amanecer extasiado en un mar de nenúfares, sin más arnés que tus brazos ni más colchón que la vegetación de tu pubis.
    ¿Te preguntas si aún te quiero?
    Tiempo ha inicié un viaje sin retorno, amor mío, nadando a contracorriente, esforzándome, día a día, por mantenerme a flote en el abismal y fértil río de tus ojos.

    Me gusta

  28. Un día soleado estaba un niño en su casa con la esperanza de poder ganar el partido que jugaba hoy, el partido era de totalmente de fortaleza para los dos equipos. La inmensidad del equipo local era favorito para ganar el partido. Empezó el partido y el primer gol fue de Fénix el mejor jugador de la liga y pichichi. El partido acabo y ganaron los locales con hattrick de Fénix. El partido fue un poco transparente, pero como siempre apareció el killer para meter los goles

    Me gusta

  29. Un niño se presentó en el nuevo instituto y tenía la esperanza de hacerse amigo de los chavales pero no fue así. Parecía transparente, nadie le hacia caso y se entristeció mucho. El jefe de una pandilla llamado Fénix empezó a acosarle. el niño no podía más, no podía aguantar nada más,es como si hubiera creado una fortaleza dentro de si. Al día siguiente su madre fue a despertarlo pero lo encontró ahorcado y mpezó a gritar. El padre fue a la habitación corriendo y lo vio en el techo. El padre llamo a la policía y a la ambulancia. el acosador había prometido no acosar a nadie más en su vida y la familia se quedó sin hijo.

    Me gusta

  30. Un día una persona que trabajaba tenia esperanza de que le iban a ascender,pero su mejor amigo mintió al jefe y le ascendió a el.Ese día creo una fortaleza para no decir la mentira de su compañero . Intento invocar a un fénix ,pero murió toda la gente y toda la inmensidad de persona que había en la tierra desapareció por culpa del fénix.Cuando se fue al trabajo se sintió transparente y olvidado en todo el mundo.

    Me gusta

  31. Gabriela 7 años.
    Un día Sara se fue de aventura, vio una catarata muy bonita, desde allí le encantaba ver el amanecer. El paisaje tenia mucha vegetación y se estaba leyendo un libro que se llamaba , ” el retorno de Villarina”, vio un rio tan bonito que le hizo dos fotos.

    Me gusta

  32. Sin retorno

    Se trata de una operación sencilla: dijo el cirujano. Confió.
    Una CATARATA que le nublaba el único medio que tenía para ver AMANECER, contemplar la VEGETACION del frondoso jardín que con tanto amor cuidaba…, era toda su dolencia. No habría problema.
    Pero las adversidades llegan siempre en compañía y no se apiadaron del único ojo que le funcionaba y que tanta luz le había dado. No hubo RETORNO.
    Un torrente de perlas desgastadas de tanto uso, se fue conformando en un RIO que horadaba sus mejillas, surcadas ya por tantos y tantos momentos frustrados.

    Me gusta

  33. En este frío hospital, doy gracias por poder ver de nuevo. A mis ochenta años sé de la importancia de los sentidos. Esos que valoramos cuando los perdemos. Poder admirar tu belleza, oler tu cabello, acariciar tu piel, escuchar tus susurros, saborear tus besos. Gracias. Ahora, sin la catarata que nublaba mi vista, disfruto de otro amanecer junto a ti, contemplo la vegetación y retorno a tus brazos, por el río que nos unió, sin necesidad de bastones. A mis ochenta, vuelvo a ver el amor en tu mirada y doy gracias al cielo por mi vida a tu lado

    Me gusta

  34. La catarata es la atracción que más le había atraído a Alberto en el vídeo que habíamos visto de Isla Mágica y llevaba desde el amanecer pensando nada más que en ello.
    -Papi, entonces, seguro que puedo subirme en la catarata contigo.
    -Claro que sí, mi amor.
    Por fin llegamos al parque temático de Sevilla y nos metimos en una zona de mucha vegetación donde caían las barcas de la catarata y te empapaban.
    Pasamos el puente sin retorno que cruza el río y te conduce directo a las barcas.
    -Papi, no sé si tengo un poco de miedo.
    -¡Cagueta!

    Me gusta

  35. Cierra los ojos. Imagina un amanecer cuya vegetación inunde todo el universo. Como un río que no tiene fin, y desemboca en una enorme y larga catarata. Piensa que estás allí y respira. Querrás quedarte y no darle retorno a tu vida, porque la paz que allí se respira es justo lo que necesitas.

    Me gusta

  36. El viaje valió la pena..Abrir la ventana y ver esa inmensa catarata desbordada y el sonido de los pájaros del lugar era mágico.
    El amanecer ayudaba a renacer, a salir cómo nueva de aquel paraje.
    La frondosa vegetación autóctona llena de diferentes tonos de verde y de los colores más brillantes que te puedas imaginar….obligaba al retorno,el río de sensaciones era inexplicable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s