Archivo de la categoría: VOLUMEN VIII – NOVENO AÑO

PRÓLOGO DEL MES DE NOVIEMBRE: CARMEN DE LA BARREDA, SOBRECARGO DE IBERIA @IBERIA

El pasado 19 de septiembre ocurrió lo que muchos nos negábamos a creer, el Volcán Cumbre Vieja entraba en erupción. Y lo que en un principio pudiera parecer un espectáculo de la naturaleza se ha convertido en una auténtica pesadilla, donde familias enteras se han quedado sin hogar, sin su patrimonio familiar y muchos sin su principal fuente de ingresos. La isla sangra…

LEER MÁS

CAUSA DEL MES DE NOVIEMBRE: ONG MANO A MANO @manoamanoong Para LOS DAMNIFICADOS POR LA ERUPCIÓN DEL VOLCÁN CUMBRE VIEJA DE LA PALMA

Hace nueve años nuestra presidenta Mar Olayo recibió un llamada de Pilar Hernandis, presidenta de la ONG MANO A MANO, para pedirle el favor de llevar un ordenador a las Hermanas Misioneras de Los Sagrados Corazones de Jesús y María, en Basakato, Malabo.

Después de ese viaje nació el blog de CINCO PALABRAS, embrión de nuestra Asociación y nuestra primera causa se dedicó a la magnífica labor de las misioneras en Malabo

La relación, el cariño y la admiración hacia la ONG MANO A MANO se ha mantenido durante durante todos esto años. Este mes de noviembre queremos apoyar y hacer eco del trabajo solidario que están realizando en La Palma.

MANO A MANO - CARMEN DE LA BARREDA

Mano a Mano

"Mano a Mano es una ONG que se fundó en 1995 gracias a la iniciativa de empleados de Iberia con un objetivo fundamental: aprovechar los irecursos de la compañía para enviar ayuda humanitaria a aquellos países en vía de desarrollo y con altas tasas de pobreza, y el transporte de ayuda a aquellos que se ven afectados por catástrofes naturales, terremotos, huracanes, inundaciones e incluso por guerras, y entregar esa ayuda sin intermediarios, como su propio nombre indica, de mano a mano.

Muchos TCP (Tripulantes de Cabina de Pasajeros) de Iberia llevaban en sus equipajes cosas que en su entorno parecían poco útiles pero que, en  los  países  a  los que viajaban por su trabajo, resultaban muy necesarias  y difíciles de conseguir para una gran parte de su población. 

Estos empleados al dar un paseo o salir a conocer el lugar, toman conciencia de la precaria situación en que se encuentran ciertos núcleos de la población y  contactan, habitualmente, con personas que ya en estos lugares dedican su vida a mejorar la de otros, unas monjitas aquí, un maestro de escuela allí, o simplemente el camarero o el maletero del hotel les piden algo que necesita su hijo, su madre o una hermana que, generalmente suelen tener muchos hijos y están sin trabajo. Ellos saben que en un mes, o dos, alguien de Mano a Mano volverá con lo que nos han pedido.   

En muchas  ocasiones  los  productos solicitados son tan básicos como cuadernos y lápices para los niños, esa ropa que a nuestros hijos les quedo pequeña casi nueva, esos juguetes que se arrinconan o se guardan en un armario y que a nosotros solo nos sirven para coger polvo. Los medicamentos, que colocamos en el armario del baño cuando estamos curados y que un día recuperamos, seguramente, para darnos cuenta de que están caducados y debemos deshacernos de ellos y comprar unos nuevos. 

Algunas peticiones no son fáciles de conseguir, entonces los tripulantes intentanadquirirlas de forma gratuita entre sus familiares o vecinos. 

Dado que este tipo de ayuda se convirtió en algo habitual entre muchos tripulantes,  un grupo de ellos tuvo la idea de organizarse y crear la ONG Mano a Mano, para canalizar el esfuerzo y sacrificio de estas personas que, quitándose tiempo de su propio descanso o simplemente de su ocio personal,   dedicaban horas o días de su vida a recolectar estos pequeños tesoros que luego repartirían entre los que con ilusión esperaban nuestro regreso.

Desde un principio Iberia estuvo a nuestro lado demostrando su total solidaridad en este empeño. Para ello pone a disposición de Mano a Mano el espacio disponible en sus bodegas para el transporte de material sanitario, material escolar, ropa y alimentos, que muchas empresas, numerosos ayuntamientos es sus campañas solidarias y colaboradores particulares donan a Mano a Mano  para que sean distribuidos en aquellos lugares que más lo necesitan. Iberia ha llegando incluso, en situaciones puntuales, a fletar aviones especiales, de forma gratuita, para hacer llegar la ayuda más necesaria en momentos de especial gravedad. 

A menudo Mano a Mano recibe, a través de alguno de los colaboradores en las distintas delegaciones de Iberia, la petición de algún médico, una monja o simplemente un conocido, que les ha hecho llegar la información sobre un niño, generalmente proveniente de zonas pobres, huérfanos, o de familias sin recursos solicitando ayuda para que pueda ser trasladado a un hospital donde puedan recibir el tratamiento necesario para curar su enfermedad. 

Una vez que han aportada la documentación correspondiente, Iberia estudia la concesión del billete, y si es correcta, se conceden los billetes de forma totalmente altruista para que ese menor, con un acompañante adulto, pueda venir a España para ser atendidos en hospitales especializados donde tenga las mismas oportunidades que otros que tuvieron la suerte de nacer en unas circunstancias menos adversas.

Mano a Mano colabora, desde hace años, con el Dr. Antonio López Bermejo, en el Hospital Virgen de la Arreixaca de Murcia. Pero muchos casos han sido atendidos en los Hospitales Ramón y Cajal y La Paz de Madrid, el del Valle de Hebrón de Barcelona, Hospital La Fe de Valencia, la Clínica El Consuelo de Valencia y en el hospital Sanitas de Barcelona.

Estos niños suelen viajar con un familiar o un donante. Debido a lo complicado de su tratamiento, y para su control posterior suelen pasar una larga temporada en España. Mano a Mano se encarga de proporcionarles una familia o un piso de acogida donde estarán bien atendidos hasta que regresen a su país, en la mayoría de los casos, con una nueva esperanza de vida. 

Los voluntarios de Mano a Mano son, de forma directa o indirecta, todos los trabajadores de Iberia, que se ofrecen de forma espontánea a prestar su colaboración en cuanto se les solicita. Todos los colectivos se sienten directamente implicados, desde Cargo, que recibe y almacena los paquetes para su envío, a los pilotos y TCP que diariamente llevan esa medicina que necesitan urgentemente y que siempre transportan encantados. No podemos olvidarnos, por supuesto, de los Gerentes Comerciales y los Jefes de las distintas Escalas de la Compañía que confirman la llegada de los envíos. 

Los ingresos de Mano a Mano provienen, fundamentalmente, de las cuotas y los donativos que sus socios aportan anualmente. Este dinero se invierte, básicamente, en proyectos llevados a cabo en España, Argentina, Cuba, Guatemala,  Ecuador, Colombia, Guinea Ecuatorial, Nicaragua, Perú, Venezuela y Haití.

En estos años de vida, Mano a Mano ha repartido esta ayuda humanitaria en forma de alimentos, ropa, calzado, material sanitario, material escolar y juguetes entre otras cosas. 

Mano a Mano cuenta también con la ayuda, desinteresada, de los trabajadores de IBERIA en todos los países a los que vuela. Allí donde se llevan a cabo proyectos de ayuda humanitaria, de ayuda al desarrollo y en algunos casos se financian programas concretos de cooperación que tienen mayor o menor duración en el tiempo dependiendo de los recursos disponibles y del coste total del proyecto. Procurando siempre que estos proyectos puedan ser en algún momento autosuficientes y así poder destinar la ayuda a otra población o zona marginal que lo necesite. Esto no significa que se abandonen ya que los proyectos que están en marcha, son visitados asiduamente por los tripulantes durante su estancia en el país y por miembros de Mano a Mano , para garantizar que se cumple con el espíritu de nuestra ONG. 

La Junta Directiva y los colaboradores activos estudian los proyectos y su viabilidad, realizando las necesarias tareas administrativas y solicitando las subvenciones necesarias en los Organismos Oficiales."

LEER MÁS