ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE septiembre (II): LAURA RIPOLL, @LauritaKeloke MODELO Y COOPERANTE

Primeros días del mes de septiembre vienen con la vuelta al cole, como telón de fondo, y coronavirus como compañero de pupitre. Nosotros continuamos con las palabras de Laura Ripoll, modelo y cooperante.

Familia Ripoll

Nuestra presidenta, Mar Olayo, tuvo la suerte de cruzarse con la familia Ripoll en Colmenarejo a través de las Cristi's Team, colaboradoras de Cinco Palabras en la actividad "DE PARED A PARED", donde conoció a la matriarca de la familia, Beatriz Martínez Campos (colaboradora de Cinco Palabras como modelo de nuestras camisetas solidarias) y a través de ella y de su ARTE llegó al resto de la familia. Alícia Ripoll, voz de la canción oficial de Cinco Palabras en Onda Cero Sierra, quiso colaborar con CINCO PALABRAS ofreciendo su maravillosa voz para la Presentación del Documental de Togo.

Laura Ripoll en India

Su hermana, Laura Ripoll, es nuestra protagonista de esta semana de septiembre. Ella misma le contó a Mar Olayo sobre el voluntariado que realizó en la India y la ayuda que necesita la Fundación para la Educación Bodhi Tree. Así lo relató también en Onda Cero Sierra, en el programa Más de Uno Sierra de Mónica Rodríguez, tras convertirse en la causa del mes de noviembre del año pasado, cuando Vicente Alonso Fogué, Titón, Presidente de SEPLA-Ayuda nos hacía un emotivo prólogo "Bravo por vuestra determinación, bravo por el arte y la fuerza de CINCO PALABRAS, ADELANTE CON TODA LA FUERZA. BUENA SUERTE AMIGOS"

Laura Ripoll, además de dedicarle tiempo como cooperante a la  Fundación para la Educación Bodhi Tree,  para ayudar a miles de niños y sus familias a que puedan vivir una vida sana y satisfactoria, es modelo y maestra de primaria.

Éstas son las palabras de la modelo Laura Ripoll para los escritores solidarios de Cinco Palabras:

GIRASOLES
TRASPASAR
ÉPOCA
INEFABLE
HOGAR

Normas de CINCO PALABRAS para escribir un relato solidario:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.
*Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.


(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

BANKIA

IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Laura Ripoll, modelo y cooperante

Agradecer a Laura Ripoll, vecina de Colmenarejo (Madrid), su predisposición a darnos a conocer esta causa de la Fundación para la Educación Bodhi Tree, contarnos su experiencia en la India y regalarnos sus palabras .

Laura Ripoll con Neko

CAUSA DE SEPTIEMBRE: HOCICOS Y HUELLAS

La causa de este mes de septiembre es Hocicos y Huellas, una asociación fundada en 2009 cuando dos mujeres aterrizaron en Madrid. Al llegar a la gran ciudad y conocer su periferia, se sorprendieron al no ver animales abandonados en la calle, a los pocos días, en un viaje a Toledo, encontraron en la carretera, a un Mastín atropellado (Duncan), al llamar a las fuerzas de seguridad y estas comentarles el protocolo de actuación (llevar al perro sin chip a una perrera) descubrieron que si no rehabilitaban y buscaban ellas mismas a Duncan una casa, el perrote bonachón al que habían salvado la vida, no tendría otra oportunidad.

Un año después de aquel suceso, tramitaron e inscribieron la asociación en el registro dotándola de Identidad . En Hocicos y Huellas son muy conscientes de la necesidad que tiene nuestra sociedad de reinsertar
a los animales a formar parte de ella. "Hay estudios que demuestran que compartir la vida con un animal, ayuda a las personas a conectar con las Emociones, haciendo que generen vínculos empáticos con la sociedad y el medio que les rodea", comentan desde esta organización.

Por ello dedicamos todos sus esfuerzos y recursos en cumplir sus objetivos.

SUS LOGROS

  • Rescatar más de 500 perros
  • Entregados en adopción a 459 perros
  • Rescatar más de 50 gatos
  • Y entregar en adopción a más de 49gatos. Además de conseguir reducir los accidentes de las carreteras en nuestra comunidad y apoyar a la fuerzas de seguridad y guardia civiles en denuncias de ciudadanos y ciudadanas en las que había un animal involucrado.

Hocicos y Huellas, una Asociación Protectora sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones. Es un pequeño grupo de voluntarios, y su labor se centra en el rescate y la recuperación de todos los animales que se encuentren abandonados o maltratados con el único objetivo de encontrar para ellos un hogar en el cual poder disfrutar el resto de su vida. Nº de cuenta para donaciones: Ibercaja 2085 8015 60 0330278318

TERTULIA DE CINCO PALABRAS DESDE EL CONFINAMIENTO CON LOS ESCRITORES SOLIDARIOS

Juan Antonio Tirado, periodista, jefe de informativos de Onda Cero Sierra y Director de La voz de la Sierra, ha comenzado su iniciativa “TERTULIAS SOLIDARIAS de CINCO PALABRAS”, para dar a conocer a los Escritores Solidarios y todos aquellos que han colaborado en estos siete años de andadura y siguen colaborando.

En esta primera tertulia participan los siguientes escritores solidarios y colaboradores de Cinco Palabras:
Gracia Olayo
Soledad Olayo
Javier Olayo
Marga García Calvo
África Sánchez
Claribel Aránega
Lili Del Riego
Alicia Manzanares
Gabriela Vázquez

Visita nuestra tienda solidaria para adquirir la pulsera de Cinco Palabras PINCHA AQUÍ: Tienda On Line

Normas de CINCO PALABRAS para escribir un relato solidario:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.
*Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.

*Si quieres mandar un audio con tu relato solidario leído por ti, evíanoslo a contacto@cincopalabras.com


NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

NORMAS DE CINCO PALABRAS

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

BANKIA

IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336.

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Para cualquier sugerencia: contacto@cincopalabras.com

26 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE septiembre (II): LAURA RIPOLL, @LauritaKeloke MODELO Y COOPERANTE”

  1. Incluso como los Girasoles, que no dejan de girar hacia el sol, nosotros no podemos traspasar la sensación de abandono de una época de incertidumbre, donde lo inefable se ha hecho parte de la decoración de nuestro
    hogar.
    Un hogar que pese a todo, tiene una parte inexplicable, una nueva versión de la vida que aún ignoramos su desenlace.
    Quien sabe el destino de este nuevo rumbo del mundo en estos momentos.
    Me gustaría ser una paloma y volar en busca de una respuesta para la humanidad, como aquella rama de olivo. ¿Dónde se encontrará el olivo de esta situación?

  2. Nunca se sabe-2. N.N. – Día 177, 7 de septiembre

    Desconocida vecina del otro lado de la plaza:

    Mi nombre es Mario. Me atrevo a escribirle aun sin conocerla. Veo cada noche la luz de su torrecita encendida y sentí curiosidad, como los GIRASOLES que se empeñan en mirar al sol. Es difícil TRASPASAR el límite para contactar con un desconocido pero puede que tengamos cosas en común, como que seamos de la misma ÉPOCA o que nos rodee una INEFABLE soledad aunque contamos con alguna compañía y ayuda.
    A esta altura de mi vida un HOGAR es sentirme bien conmigo mismo.
    ¿Aceptaría que nos enviáramos notas?

    Mis respetuosos saludos.

  3. SENTIRES Y RECUERDOS

    Mi padre sembraba girasoles. Cada año, a finales de agosto, estaban listos para cosechar. Con la hoz y de un tajo fuerte y seco, cortábamos la flor por su base y la dejábamos boca arriba en el suelo. Con cariño. De otro tajo, cercenábamos la caña que agrupábamos en haces ordenados para amontonar y quemar más adelante.

    Mi padre me enseñó con su ejemplo, la satisfacción del trabajo bien hecho. Desearía traspasar intactos estos recuerdos a mis hijos.

    Sentires de otra época.

    Inefable la emoción.

    Cada fin de verano regresa a mí este recuerdo emanando inconfundible olor a hogar.

  4. Siempre me han fascinado los girasoles. Cuando, de niña, los veía a través de la ventanilla del coche, hubiese querido traspasar el vidrio y volar sobre ellos para mirarlos de cerca. Era una época distinta. Nunca me atreví a decirle a mi padre: ‘Para. Detén el coche y déjame perderme entre esas enormes flores’. Me imaginaba experimentando ese placer inefable de conectar con lo natural, ese sentimiento oceánico al sumergirme en la vegetación y saberme en mi verdadero hogar. Pero dejábamos atrás los campos y esa noche, de nuevo, dormíamos en una fría habitación de cualquier desangelado hotel de carretera.

  5. Los lánguidos GIRASOLES con su plegaria intentan TRASPASAR las densas nubes, que les niegan la luz del astro sol, para su florecimiento. El verano era la ÉPOCA de esplendor de muchas flores y frutos; pero, con nuestra INEFABLE actitud acerca del cambio climático, estamos consiguiendo que La Tierra deje de ser un HOGAR para cualquier ser vivo.

  6. Duerme, no permitas que la luna sea tu consejera, haz como los girasoles y no quites la vista del sol.
    No es nuestro momento, quizás si lográramos traspasar la barrera del tiempo y nos reencontráramos en otra época, en otra vida, entonces quizás.
    Ha llegado el momento de la despedida, me voy para no hacerte daño, para no mentirte.
    Me resulta inefable intentar explicarte mis razones, no encuentro las palabras adecuadas, pero sé que junto a mí nunca tendrás el hogar que anhelas, lo justo es que me olvides y busques la felicidad.

  7. DOLOR INVISIBLE 

    Se te apagaron los soles,
    enmudecieron tus ruegos.
    Ya no giran girasoles
    están tristes… están ciegos.

    Traspasar la oscuridad
    como quien corta a cuchillo,
    tanta dosis de crueldad
    que te ahoga a ti chiquillo.

    Romper, liberar la soga
    que a la fiera te ata duro.
    De esa vergüenza que ahoga
    a devolverte el futuro.

    Época que arrastrarás;
    inefable es el dolor.
    Girasoles buscarás
    que te miren sin pudor.

    Hay secretos tras la puerta;
    hogar enfermo que hiere.
    Abismo que desconcierta
    y frente al horror se muere.

    Niño de ojos tan esquivos…
    ¿qué hizo mal la sociedad
    para que sufran cautivos?

  8. La vida habita en los campos de GIRASOLES. Habita en sus hojas acorazonadas, alternas, dentadas. Habita en sus frutos al TRASPASAR la frontera de la dulzura. Vida marcada por una ÉPOCA INEFABLE que nos toca vivir.
    Como ellos, nos movemos buscando la luz, nos saciamos con los rayos que nos envía Lorenzo y giramos…giramos…giramos… hasta encontrarnos con ese HOGAR que habita en las mentes humanas. Al que queremos llegar, ese hogar que deseamos construir: el mío…el tuyo…el nuestro.
    Buenos días, Mundo!

  9. GIRASOLES TRASPASAR ÉPOCA INEFABLE HOGAR

    Los niños, estaban exaltados. Las clases del colegio, empezarían con una excursión, a un gran, laberinto con varios niveles.
    El primer tramo, eran altos GIRASOLES; la siguiente zona, consistía, TRASPASAR un área de arbustos, con dificultad.

    La mejor ÉPOCA, para visitar el laberinto, era octubre.

    Los chavales firmaban, un divertido certificado de confidencialidad, para participar; INEFABLE, contar las dificultades o salidas del mismo.
    Superado el reto. En la salida, llegaban al HOGAR de la lechuza Liboria; donde esperaba a los chavales con la merienda, magdalenas y una taza de chocolate. Liboria saludaba con algarabía, toda una fiesta por haberlo superado.

  10. SABER VIVIR
    Este año he vuelto a disfrutar retozando entre girasoles. Por momentos he sido la niña que se divertía y jugaba con sus padres entre ramas y hojas. He conseguido traspasar los rayos del sol filtrándose entre las plantas y estos, acariciaban mis mejillas. Si se lo contara a los chicos, dirían que son cosas de otra época y que esos juegos ya no se llevan. ¡No entienden lo inefable que es vivir en un verdadero hogar y lo siento por ellos, aunque aún no es tarde!

  11. Con 5 palabras: GIRASOLES, TRASPASAR, ÉPOCA, INEFABLE, HOGAR…. mi relato.

    “VOLVIENDO A CASA “

    Viajando en coche por la carretera,
    podía ver los campos amarillos llenos de GIRASOLES,
    que dirigían su cara al sol…

    Logrando TRASPASAR mis pensamientos y corazón
    que quería regresar a mi tierra y a mis hijos,
    que como sol me atraían.

    Fue una ÉPOCA dura de separación,
    donde la INEFABLE naturaleza habla y enseña
    trayendo esperanza.

    Hoy, soy feliz!
    el sol se ha encontrado conmigo!
    he vuelto a mi HOGAR!

  12. Otros tiempos

    Si Rapunzel no se hubiera cortado las trenzas, habría hecho sombra a los girasoles que iluminaban las laderas del camino por donde tenía que llegar el infante. Sin su luz no habría podido traspasar el pasadizo oculto y no la hubiera salvado.

    Era la época, en la que sus altezas esperaban al caballero inefable, para que las convirtiera en reinas del hogar.

    Las princesas contemporáneas no esperan al príncipe, salen al campo de mirasoles y eligen el que más les gusta. Si acaso se han equivocado, lo retornan al origen sin ningún recato. Sin duda es, ¡una lección bien aprendida!

  13. Nostalgia
    El campo de girasoles relucía bajo el sol inclemente que, a pesar de su fuerza, no lograba traspasar hasta el suelo y permanecía húmedo aún a esas horas de la mañana. Era época de descanso y, en el porche, fresco y acogedor, una mecedora danzaba al compás del cric crac de la madera. La inefable sensación de felicidad la envolvía.
    Si no hubiera sido por el sonido chirriante del metro al frenar en la siguiente parada, hubiera seguido soñando que había vuelto a su hogar.

  14. Vuelvo mi mirada al campo de girasoles. Las grandes coronas amarillas, con sus cabezas inclinadas mirando al sol, sumisas y alineadas, me hacen traspasar una época perdida en el inefable recuerdo: sus piernas desnudas estiradas entre los tallos y su cabello dorado revoloteando entre los pétalos; cruzamos el campo, el uno detrás del otro; pensando… sintiendo que aquello era nuestro hogar.

  15. LA SIEGA

    En verano, cuando volvía a la finca, donde mis padres eran los guardeses, por atajar atravesaba la pradera de girasoles. Me gustaba traspasar aquel mar ocre.
    En esa época, era muy ingenua. Por ello, la tarde que tropecé en el interior del campo con el señorito no me asusté. Su comportamiento fue inefable. Se abalanzó como una fiera. Su lujuria rasgó mi vestido y mancilló mi inocencia. Nadie escuchó mis gritos bajo aquel frondoso verdor, que comenzó a perlarse de rojo.
    Ahora, a la sombra de los girasoles, espero la siega, para que mi familia, al fin, averigüe por qué no regrese a mi hogar.

  16. LA SIEGA

    En verano, cuando volvía a la finca, donde mis padres eran los guardeses, por atajar atravesaba la pradera de girasoles. Me gustaba traspasar aquel mar ocre.
    En esa época, era muy ingenua. Por ello, la tarde que tropecé en el interior del campo con el señorito no me asusté. Su comportamiento fue inefable. Se abalanzó como una fiera. Su lujuria rasgó mi vestido y mancilló mi inocencia. Nadie escuchó mis gritos bajo aquel frondoso verdor, que comenzó a perlarse de rojo.
    Ahora, a la sombra de los girasoles, espero la siega, para que mi familia, al fin, averigüe por qué no regrese a mi hogar.

  17. A diferencia de todos los girasoles, giré mi cabeza trescientos sesenta grados, subiendo por las paredes hasta el techo. Ojalá al escupirle, hubiera podido traspasar al estúpido tulipán negro llamado padre Carras. ¡Qué cansino con que el mal saliera de mi cuerpo! Llega el invierno, mala época para mí; aunque veréis como se esparcen mis frutos negros alrededor de los bancos de los parques. Ya sé que soy inefable, pero, ¿alguno sabe lo difícil que es ser niña del exorcista girasol en un invernadero? Ojalá me adoptes, prometo muchas pipas del mal en tu hogar para los ratos muertos.

  18. UN MADRILEÑO EN GALICIA

    Esos girasoles son sólo recuerdos,
    de una infancia plena de momentos tristes,
    de esa ancha Castilla, que otros presumisteis,
    de campos de trigo, de terrenos yermos.

    Y al fin conseguí, traspasar mis miedos.
    Miedo del pasado, de aquél que ya fuiste.
    Época acabada. Nunca más volviste,
    qué hasta en tu blancura, revela el cabello.

    Y así tú, Galicia, al fin me venciste.
    Tú me enamoraste, fuiste mi consuelo,
    color inefable, mire dónde mire,

    verde, azul y negro, tierra, mar y cielo.
    Hogar que bendigo, porque me acogiste…
    y a pesar de todo, de Madrid… me siento.

    J. Bris

  19. Tiempo de girasoles

    Prados frescos salpicados
    de intensos verdes y gualdos,
    telón de encuentros furtivos.
    Tiempo de girasoles
    dispersos en el olvido…
    Al traspasar hoy, atrevido,
    los celados confines
    de una época inefable
    perdida por el camino,
    reavivas con fulgor
    la lumbre dorada
    de un hogar templado
    mas no extinto.

  20. Los girasoles son para el verano… ¿o son las bicicletas? ¡Qué cabeza!, me ayudaron a traspasar los libros a mi habitación, pero… ¿qué busco? Tranquila, me sentaré hasta que lo sepa. ¿Qué debo saber? ¿Dónde estoy? Descansaré hasta entender qué me pasa. Es una época difícil de confinamiento, pero ésta no es mi casa, pero estos son mis muebles, pero… ¿quién soy? Ya lo veo, aquí está tu libro, “El brillo inefable de tu mirada” escrito en nuestro hogar, dedicado al “amor de mi vida”, como me llamabas. ¿Por qué te fuiste? ¿Quién se ha ido? ¿Dónde están las bicicletas?

    1. Estaba en medio del campo de girasoles.
      Ahora todos ellos la miraban y parecían sonreírle.
      Siguió caminando entre ellos y encontró al final un lago, que logró traspasar por medio de un pequeño puente de piedra dispuesto.
      Sin saber cómo se sintió en otra época.
      Su sensación era inefable hasta para ella misma.
      El tiempo parecía haberse detenido.La paz y calor interior que sentía la reconfortaban…
      La serenidad percibida le hacía querer quedarse al encontrar un hogar allí mismo.
      Despertó del magnífico sueño que le mostró que había conseguido sanarse.

  21. Los girasueños

    Soñó que corría por un campo de girasoles, dispuesto a atravesar el epicentro de uno de ellos para irrumpir en otra época en la que mostraba al mundo la inefable esencia que conformaba el hogar de su ser verdadero. Nada más despertar, Vicent mezcló los colores en su paleta, y comenzó a inmortalizar, con su trazo de alma atormentada, los primeros girasoles en un lienzo.

  22. Para llegar había que atravesar un campo de girasoles. Luego traspasar el río. En aquella época, cualquier movimiento, cualquier desplazamiento era sumamente peligroso, pudiendo costarte incluso la vida. Por todo aquello te inundaba una sensación inefable de absoluta felicidad cuando lograbas finalmente regresar a tu hogar.

  23. Mi dibujo (Relato en 3 partes)

    Atravesaba el campo de girasoles como si estuviese dentro de un cuadro de… Sí, ese era. Aquí todo era color y locura, no sabía si debía caminar más… ¡si avanzar me llevaría a alguna parte!
    ¿La verdad? Para estar donde estaba…

    ¡Qué Inconsciente fui! Me acerqué tanto… ¡hasta traspasar una hoja en la que había pintado!
    y ahora estaba en… ¿otra época, dimensión?
    ¡Era inefable, inaudito! ¿quién me iba a creer? Entonces llegué hasta una casa, la puerta estaba entreabierta… ¿Hola?

    En una silla había un hombre de mirada fija que fumaba en pipa:
    “Ah, ¿eres tú? Considéralo… Tu hogar”

    (Continuará)

Escribe tu relato