ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE septiembre (I): andrés díez, piloto de iberia

Llega el final de un verano atípico, los últimos días de agosto se unen a los primeros de septiembre con una vuelta al 'cole' con el coronavirus como protagonista. Queremos agradecer a todos los que habéis colaborado con el cumpleaños de nuestra presidenta Mar Olayo, quien decidió ofrecer en esta onomástica su apoyo a difundir el Proyecto de Alfabetización que estamos desarrollando desde Cinco Palabras, a través de Facebook

Desde hace tres años Facebook permite hacer una campaña solidaria de donación en favor de una buena causa solidaria. Dos semanas antes de que llegue la fecha de la onomástica, Facebook recuerda al usuario que su cumpleaños está cerca y pregunta si quieres dedicar su aniversario a apoyar a una organización no gubernamental. El usuario escoge de entre las opciones disponibles y, durante el día del cumpleaños, todos los amigos de Facebook reciben una notificación sobre el evento.

El dinero recaudado irá destinado al Proyecto de Alfabetización de Cinco Palabras.

El reto literario de esta semana nos lo envía un comandante de la compañía aérea IBERIA, Andrés Díez, padre de la actriz y prologuista, Lucía Díez, y sus palabras están relacionadas con su profesión. De esta forma pone a volar a los escritores solidarios con las siguientes palabras:

CONOCIMIENTO
REACCIÓN
EMBARQUE
COMUNICACIÓN
EMPUJE

Normas de CINCO PALABRAS para escribir un relato solidario:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.
*Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.


(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

BANKIA

IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Lucía Díez. Actriz y prologuista del mes de septiembre

El prólogo de este mes es de la actriz Lucía Díez.

Desde el siglo XIV hasta los años noventa. Lucía Díez ha viajado por distintas épocas, en ficciones como Velvet Colección interpretando a la descarada Lourditas; La catedral del mar encarnando a la calculadora Margarida; La otra mirada en el papel de Margarita; o El Cid. 

Tras descubrir el mundo de la interpretación en Inglaterra en la RADA – Contemporary Drama y formarse con Cristina Rota y en diversos talleres, continuó su instrucción en París, en el Theatre de L’Europe. Paralelamente ha estudiado en la Universidad la carrera de Derecho y Política.

Desde entonces ha compaginado su carrera en televisión con el teatro –La última noche de Don Juan, de Carlos Tuñón; Amor de Don Perlimplín con Belisa en su Jardín Amistades peligrosas, ambas de Darío Facal–.

Además, ha protagonizado tres cortometrajes: Madrehijahermana, de Alfonso Nogueroles; Niña de trapo, de Roberto Montalvo; En casa; dirección Alfonso Nogueroles.

CAUSA DE SEPTIEMBRE: HOCICOS Y HUELLAS

La causa de este mes de septiembre es Hocicos y Huellas, una asociación fundada en 2009 cuando dos mujeres aterrizaron en Madrid. Al llegar a la gran ciudad y conocer su periferia, se sorprendieron al no ver animales abandonados en la calle, a los pocos días, en un viaje a Toledo, encontraron en la carretera, a un Mastín atropellado (Duncan), al llamar a las fuerzas de seguridad y estas comentarles el protocolo de actuación (llevar al perro sin chip a una perrera) descubrieron que si no rehabilitaban y buscaban ellas mismas a Duncan una casa, el perrote bonachón al que habían salvado la vida, no tendría otra oportunidad.

Un año después de aquel suceso, tramitaron e inscribieron la asociación en el registro dotándola de Identidad . En Hocicos y Huellas son muy conscientes de la necesidad que tiene nuestra sociedad de reinsertar
a los animales a formar parte de ella. "Hay estudios que demuestran que compartir la vida con un animal, ayuda a las personas a conectar con las Emociones, haciendo que generen vínculos empáticos con la sociedad y el medio que les rodea", comentan desde esta organización.

Por ello dedicamos todos sus esfuerzos y recursos en cumplir sus objetivos.

SUS LOGROS

  • Rescatar más de 500 perros
  • Entregados en adopción a 459 perros
  • Rescatar más de 50 gatos
  • Y entregar en adopción a más de 49gatos. Además de conseguir reducir los accidentes de las carreteras en nuestra comunidad y apoyar a la fuerzas de seguridad y guardia civiles en denuncias de ciudadanos y ciudadanas en las que había un animal involucrado.

Hocicos y Huellas, una Asociación Protectora sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones. Es un pequeño grupo de voluntarios, y su labor se centra en el rescate y la recuperación de todos los animales que se encuentren abandonados o maltratados con el único objetivo de encontrar para ellos un hogar en el cual poder disfrutar el resto de su vida. Nº de cuenta para donaciones: Ibercaja 2085 8015 60 0330278318

TERTULIA DE CINCO PALABRAS DESDE EL CONFINAMIENTO CON LOS ESCRITORES SOLIDARIOS

Juan Antonio Tirado, periodista, jefe de informativos de Onda Cero Sierra y Director de La voz de la Sierra, ha comenzado su iniciativa “TERTULIAS SOLIDARIAS de CINCO PALABRAS”, para dar a conocer a los Escritores Solidarios y todos aquellos que han colaborado en estos siete años de andadura y siguen colaborando.

En esta primera tertulia participan los siguientes escritores solidarios y colaboradores de Cinco Palabras:
Gracia Olayo
Soledad Olayo
Javier Olayo
Marga García Calvo
África Sánchez
Claribel Aránega
Lili Del Riego
Alicia Manzanares
Gabriela Vázquez

Visita nuestra tienda solidaria para adquirir la pulsera de Cinco Palabras PINCHA AQUÍ: Tienda On Line

Normas de CINCO PALABRAS para escribir un relato solidario:

1-. Extensión máxima 100 palabras.
2-. No se cambiará la posición de las palabras.
3-. No se modificará el género ni el número de las palabras proporcionadas.

*Por favor, revisad ortografía antes de publicarlo.
*Se eliminarán los relatos que no cumplan las normas.

*Si quieres mandar un audio con tu relato solidario leído por ti, evíanoslo a contacto@cincopalabras.com


NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

NORMAS DE CINCO PALABRAS

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 10€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

BANKIA

IBAN ES22 2038 2463 2460 0037 9336.

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincopalabras.com

Para cualquier sugerencia: contacto@cincopalabras.com

24 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DEL MES DE septiembre (I): andrés díez, piloto de iberia”

  1. Estoy a punto de perder el conocimiento, me falta el aire, me siento morir apoyado en esta columna intentándo no caer al suelo, a veces es incontrolable la reacción del cuerpo.
    Ahora que la veo en la cola de embarque, me asaltan las dudas, e venido para evitar que se marche, para decirle que la quiero, pero se que no es justo, nuestro momento paso, nos falto comunicación seguramente y ahora es tarde, debo dejarla marchar.
    Mi mente lucha contra el empuje de mi cuerpo que desea, que necesita besarla y abrazarla.
    Cedo y corro gritando su nombre.

  2. En su conocimiento interior se basaba su primera reacción, se sentía tan impaciente. El embarque era el paso previo para su libertad.
    Sabía desde hacía tiempo lo que estaba sintiendo ahora, pero su mente y su corazón no tenían una comunicación fluida. Siempre había hecho lo que se esperaba de él, lo mejor para los otros, no para él, pero conocerla fue decisivo en su vida.
    Admiraba su seguridad, su actitud, su empuje. No había nadie mejor para él. Fue el ejemplo a seguir y ahora, por fin, se iba.
    Ni siquiera dijo un adiós, sólo se fue.

  3. Cuando tuve conocimiento de la situación mi primera reacción fue llamarla. Necesitaba detenerla. Calculé la hora del embarque y pensé que todavía estaba a tiempo. Sin embargo no pude establecer comunicación. Debía haber apagado ya su móvil. Odié una vez más esa manía suya de hacer las cosas antes de lo necesario. Estaba convencida de que era mejor ir siempre un paso por delante. Ella lo llamaba ‘tener el empuje que a mí me faltaba’. Conduje como un loco pero ya era tarde. Aquel día más le hubiese valido dejarlo todo para el último momento.

  4. Qué poco conocimiento de la situación, me transmitió nuestra asistente del aeropuerto. Desde que buscamos el servicio de chaquetas rojas y vieron que éramos dos personas con movilidad reducida, la reacción de la chica, mientras nos tomaban los datos no me gustó, no se creía que fuéramos solos
    Pocos minutos antes de nuestro embarcar, nos dirigimos a la puerta de embarque, le dimos los billetes ¿Quién viaja con vosotros? Nadie, estamos de luna de miel.
    Ustedes no pueden viajar solos, y ¿Quién lo dice? Me puse a gritar, tranquilo cielo, quieres que pidamos a alguien que nos empuje y listo.

  5. En pleno vuelo. N.N. – Día 170, 31 de agosto

    En pleno vuelo, el comandante Andrés se dirigió al copiloto Lucio, pero éste no respondía; así se dio cuenta de que había perdido el CONOCIMIENTO. Contactó con la sobrecargo de vuelo cuya REACCIÓN fue acudir de inmediato a colaborar.
    Mientras el comandante se comunicaba con tierra, la sobrecargo intentaba averiguar qué le ocurría a Lucio, al que por cierto notó un tanto extraño durante el EMBARQUE.
    El comandante entabló COMUNICACIÓN con un médico que le dio instrucciones para reanimar al copiloto, pero nada, seguía inconsciente. Tenía pulso y respiraba.
    Las cosas se complicaban, el EMPUJE del avión comenzaba a fallar.

  6. “EL ÚLTIMO VIAJE”

    Estaban un abuelo y su pequeña nieta
    pasando un tiempo muy agradable,
    cuando de pronto la niña preguntó:
    -Abuelo; cómo sabré cuando me toque partir
    de este mundo?…
    -El abuelo comprendió que su nieta
    quería tener CONOCIMIENTO del asunto.
    Y, aunque le sorprendió la pregunta
    su REACCIÓN fue contestarle con un relato.
    -Mi niña querida, será como cuando hemos hecho
    un viaje, recuerdas?
    Llegamos al EMBARQUE; y tú sabes el momento
    de salida, cuando te doy tu boleto.
    Sin necesidad de más COMUNICACIÓN tú sabes
    que la hora llegó.
    Eso, es suficiente para tener el EMPUJE
    de continuar…

  7. LA TRAICIÓN

    Tener total conocimiento del caso le producía una reacción que le sacudía por dentro. Sentado en la sala Vip de la zona de embarque revisaba los informes.
    Si la comunicación entre abogado y cliente resulta imprescindible, ¿soportaría el empuje necesario reconociéndose a sí mismo? ¿Convencería a alguien? Y lo más importante, ¿quería hacerlo?.
    “Le vendió por treinta monedas de plata. Sin embargo, logró vencer a la muerte a la que aquel le envió”.
    Entonces, ¿de qué era culpable?
    Su reflejo en el ventanal le devolvió la imagen de la traición, y otras cifras; otros muertos sobre su conciencia…
    Estaba acabado.

  8. “Actúa con conocimiento de causa”, solía decir mi padre impostando la voz. A continuación, escudriñando mi reacción, añadía, “no permitas que nadie te embarque en sus locuras, y, si eres corresponsable de ellas, asume las consecuencias con valentía y aprende de tus errores. Tirar la piedra y esconder la mano es una vileza”. Yo contenía el llanto y aguantaba el chaparrón tras cada travesura.
    Hoy me escucho repitiendo sus palabras en la comunicación con mis hijos. Al otro lado de la habitación, el abuelo, reconvertido en empuje de los mimos, guarda silencio acunando feliz al más pequeño de sus nietos.

  9. IR, VENIR, LA VIDA.

    Es a través del conocimiento
    que me regalan tus hechos,
    donde me sumerjo,
    en ese lecho marino de tus instintos
    libero toda reacción espontánea,
    salvándome de la desafección
    en un continuo embarque a la aventura,
    nos sobra la comunicación verbal
    cuando la risa y la caricia
    mecen nuestros cuerpos
    en una tormenta alentadora
    plagada de locura y libertad,
    de ahí el empuje contradictorio
    de nuestro ir y venir,
    de ahí nuestra oscuridad
    y nuestra luz.
    Mi verdad, tu verdad.

  10. CONOCIMIENTO – REACCIÓN – EMBARQUE – COMUNICACÍON – EMPUJE.

    Los nuevos voluntarios tenían CONOCIMIENTO, adentrarse a un nuevo proyecto, en un pequeño pueblo, del continente africano.
    Viajaron en barco, su REACCIÓN, al alejarse de las costas, eran mil emociones inquietantes.
    En el EMBARQUE, conocieron a un grupo de chicos, que iban al continente africano a compara telas coloridas.

    Hablando se hicieron eco, del proyecto de los voluntarios. Al llegar al destino puerto africano, se intercambiaron los teléfonos para estar en COMUNICACIÓN.
    Algún día harían un trabajo junto, para favorecer al pueblo nativo.

    Un viejo Jeep, les llevaría al poblado remoto; el viejo vehículo, necesitaba un pequeño EMPUJE, para arrancar.

  11. ¡Bienvenidos a bordo! Les habla el piloto Andrés Díez: pongo en su conocimiento que volamos a Cinco Palabras, un viaje a reacción hacia la solidaridad; abrochen sus plumas al folio . Desde el embarque hasta la primera causa social, se verán envueltos en cada ayuda benéfica, lo que les provocará una enorme sensación de bienestar. Estarán en comunicación y apoyados en las alturas de cada logro por la incansable azafata, Mar Olayo, y la voz de trueno riojana, Kike McDowell. No olviden que el combustible de esta nave, es su empuje y corazón.

  12. El hombrecillo
    (Última parte)

    Dando brincos comenzó a crecer, de hombrecillo a… ¡Gigantón! Parecía que su cuerpo tenía conocimiento del hundimiento del barco y era una milagrosa reacción. Se tiró al agua y creció tanto que sus pies tocaron el fondo. El trasatlántico se hundió pero el hombre dijo: “¡Embarque, pasajeros!”

    Allí el operador de comunicación avisó al rescate y todos esperaron su llegada impresionados por estar a hombros del gigantón. Cuando llegaron el hombre disminuyó inexplicablemente su tamaño hasta desaparecer bajo las olas pero el empuje del mar le llevo hasta una isla.
    Volvía a ser… ¡diminuto!,
    donde eligió su querida vida arbórea.

  13. EXTREMOS

    Clara era psicóloga clínica y su interés era desentrañar el misterio de los opuestos. Sabía que en un mundo regido por la polaridad el conocimiento de hoy no era sino el desconocimiento de mañana, que la ley de acción llevaba implícita la ley de reacción, y su meta pasaba por el embarque en el turbulento océano de la comunicación. Estaba segura de que en la ruta que llevaba a la bipolaridad, al consciente y al subconsciente, se hallaba el camino del discernimiento y sus pacientes solo necesitaban un pequeño empuje que les sacara del atolladero.

  14. ¡¿Mejor no saber?!

    El conocimiento de historia, influye mucho en la reacción de la gente ante cualquier evento: películas, obras de teatro, mítines (no importa el color)… Así descubres que las opiniones de unos son más disparatadas que las de otros. Y concluyo que no aprendimos a mirar al pasado, con los ojos de su tiempo.

    Camino del hogar, hice el embarque de mis impresiones y me pregunté, cómo era antes, cuando la comunicación era exigua, y más sesgada todavía.

    Aterido, más de miedo que de frío, aceleré el paso. María me daría el empuje que necesitaba, para apartar tantos pensamientos negativos.

  15. EL TRASPIÉS

    El hombre más torpe del mundo yacía a mis pies bañado en sangre. Cuando recuperó el conocimiento, su primera reacción fue intentar levantarse. Frustrado al ver que no podía, sollozaba porque no iba a llegar al embarque. El personal sanitario, los curiosos que habían presenciado el accidente y yo lo atendimos y nos pusimos en comunicación con la Policía. Él aún no se había dado cuenta de que había perdido algo importante al impactar contra el carro. Por el rabillo del ojo lo localicé y, con todo mi empuje, me lancé a recuperar aquel pie seccionado, con zapato y todo.

  16. MI VOCACIÓN

    Durante el confinamiento me matriculé en un curso online porque necesitaba adquirid conocimiento en jardinería. Mis plantas me devuelven el tiempo invertido y su reacción, ha sido regalarme flores de todos los colores. En vacaciones visitaré a mis padres y cuando embarque, llevaré un hermoso y variado ramillete para que comprueben la comunicación que ha surgido entre la vegetación y mi natural curiosidad. Solo necesito el empuje y confianza de ellos, para convertirme en el futuro jardinero que siempre he soñado.

  17. Esparcía la magia del CONOCIMIENTO en sus clases. La maestra rural despertaba la curiosidad en el aula, la avivaba como la leña al fuego. Llegaban preguntas… era la REACCIÓN que esperaba para lograr sus propósitos.
    Consiguió abrir la puerta de EMBARQUE hacia el mundo de la imaginación.
    — Escribidlo en vuestros cuadernos.
    Les repetía continuamente.
    Y aprendieron. Hicieron de la COMUNICACIÓN su herramienta de vida. Sembraron risas, llanto, dolor, justicia, amor, desamor, amistad…
    Apartaron el miedo creando una puerta de EMPUJE hacia su propia esencia.-

  18. Desde niña,sin conocimiento alguno sobre el mundo de la aviación,mi deseo fué formar parte de él.
    De mi primer vuelo,Linz-Graz, recuerdo la ilusión y la reacción de mi cuerpo (me temblaba todo) una vez me vestí de uniforme.
    El encuentro con el resto de la tripulación y posterior embarque me llevó a tomar conciencia de la responsabilidad que teníamos.
    Una vez cerramos puertas,la comunicación entre la tripulación,incluso no verbal, fué una conexión difícil de explicar.
    El empuje de esos motores hacia el amanecer de ese día…me mantiene, todavía hoy ,en el aire con ilusión.

  19. Cada vez que lee, se toca el dedo meñique. “El Cuento de la Criada” le ha dejado un poso de angustia.
    Se imagina ese mundo donde a la mujer no se le permite el conocimiento, le cortan el dedo si lee o la mano si es reincidente y las mutilan, porque su único fin es casarse de niñas o dar hijos a mujeres ricas infértiles.
    La reacción ante ese mundo tan presente, provocó su embarque en una lucha a favor de la mujer a través de la comunicación y la educación, mostrando la cultura como empuje hacia una vida digna.

  20. Tan pronto como tuvo conocimiento de la situación, su reacción fue impecable. Detuvo el embarque y dio la comunicación al pasaje de que tenían que desalojar el avión a la mayor brevedad posible por la puerta delantera. Dirigió a los pasajeros del finger que no habían embarcado aún hacia la terminal y apremió a los que estaban dentro para que abandonaran la aeronave. Uno de ellos salía muy nervioso y con tal ímpetu que se lo llevó por delante, a lo que el sobrecargo le dijo impertérrito: “Caballero, salga, pero no hace falta que me empuje”.

  21. No pasa un día sin que recuerde a mi peludo. Fueron 14 años de fiesta moviendo su cola cuando volvía a casa No imaginaba su vida sin la mía. Era parte de mi familia. Vino con nosotras a todas partes. Y siempre fue de una fidelidad a prueba de bomba. Fue con nosotras de camping, a la playa , de senderismo cual fiel compañero. Hizo y seguirá haciendo parte de mi vida

  22. Cuando obramos sin conocimiento, lo más probable es que quienes nos observan, puedan experimentar conceptos muy variados, sobre nuestra reacción.
    Llamaron para el embarque, y con las ganas que tenía ya de dejar esa ciudad que cada vez que tengo que ir, me resulta un suplicio, al escuchar la comunicación, recogí mis cosas y encare para el mostrador, dejándome la mochila debajo del asiento donde había estado sentado varias horas.

    Pase el control de pasaportes, empuje el torno de entrada a la rampa de acceso al avión y en ese momento me acorde de la maldita mochila.

Escribe tu relato