ESCRIBE TU RELATO DE ENERO (IV): Equipo de @LibertadFm107 ‏

La cuarta semana del mes de enero ha sido muy importante para nuestra Asociación porque hemos tenido un gran éxito con el Concierto Benéfico de Cinco Palabras para recaudar fondos para el Proyecto de Alfabetización en África. El espectáculo musical  'Anda Salero'  interpretado genialmente por la Coral Cantoría con la colaboración de la Fundación Polibea desató los aplausos de un público que disfrutó a lo grande con la zarzuela en el marco del histórico del Teatro de La Latina de Madrid.

Además, la Escritora Solidaria de Cinco Palabras Claribel Aránega  donó sus Nancys Azafatas de Colección para el Proyecto de Alfabetización de Cinco Palabras a favor de los niños de la Favela Kosmos en Johannesburgo, con la rifa que se realizó durante el concierto.

Por este motivo, estos días hemos estado en la radio madrileña  Libertad FM con Marisol Picarzo Cano, promocionando este evento solidario. Fue el sábado de la semana anterior cuando estuvimos en Bienvenidos, presentado por Marisol Picarzo. Un magazine para quienes luchan por la inclusión laboral de las personas con alguna discapacidad intelectual o física, en el que colaboran Patricia y Rocio Pimentel, que participaron también en el espectáculo Anda Salero, llevando en sus sillas de ruedas los muñecos gigantes de los Carboneros de Barbieri creados por Román Clemente.

Estas son las Cinco Palabras del equipo de Bienvenidos en Radio Libertad FM:

SUEÑO
MAREA
MIMOSA
ORGULLO
ÓPERA

'Anda Salero' un éxito en el Teatro La Latina

El Concierto Benéfico que Cinco Palabras con la Coral Cantoría destinado al Proyecto de Alfabetización que estamos desarrollando fue presentado por el periodista Juan Antonio Tirado junto a la voz de Cinco Palabras, Kike Pérez Rioja.

Las actrices Soledad y Gracia Olayo Martínez sacaron el número ganador de las Nancys Azafatas la escritora solidaria que Claribel Aránega Pérez ha donado para esta causa. El número premidado fue 311 que había comprado  Miguel Ángel Conesa, trabajador de Iberia, del departamento de Control de Planificación (MNG).

Desde aquí queremos agradecer el esfuerzo y trabajo bien realizado de todos los componentes de la Coral Cantoría y de su director Román Clemente Magán. Así mismo poner de manifiesto nuevamente la ayuda inestimable de la Fundación Polibea y de sus usuarios, con los que nos sentimos hermanados. No nos podemos olvidar de los colabores de Cinco Palabras que nos ayudaron a distribuir todo nuestro merchandaising.

La Coral Cantoría presentó un concierto combinando parte de su repertorio exclusivo, con otras obras clásicas del género. “Los Carboneros” (1877) zarzuela en un acto, letra de D. Mariano Pina y música de D. Francisco Asenjo Barbieri. La Coral Cantoría, cuando era el Coro de la BNE, la rescató de los fondos de la Biblioteca Nacional. No tiene grabación y fu representada por primera vez en Madrid, en el Teatro de la Comedia, el 21 de diciembre de 1877, no nos consta que tuviese representaciones posteriores.
Este sainete lírico en un acto, dividido en 5 cuadros. Tres personajes principales: Elías, Simona y Onofre cuyas canciones para solistas, Cantoría las ha hecho corales y los personajes están representados en figuras que portaron jóvenes con discapacidad de la Fundación Polibea: Jordi, Perico, Rocío y Patricia.

Y la zarzuela que también representaron fue “HOY SALE, HOY…”, que tampoco hay nada grabado, ni apenas tuvo difusión. Esta zarzuela rescatada por Cantoría, cuyo argumento principal es el sorteo de la lotería nacional, que se celebraba en las dependencias que hoy ocupa el teatro “Fernán Gómez”, en Pza. Colón, como antigua fábrica de moneda y timbre y que está bien traída estuvo por el sorteo de las Nancys.
Zarzuela en un acto. Letra de los señores Tomás Luceño y Javier Burgos. Música de los maestros Barbieri y Chueca. Es un sainete lírico en un acto, dividido en seis cuadros. El estreno fue en el Teatro de Variedades el 16 de enero de 1884.

whatsapp image 2019-01-20 at 14.55.04

Mañana lunes la presidenta de Cinco palabras, Mar Olayo, y la escritora solidaria Claribel Aránega harán entrega de las Nancys Azafatas al ganador Miguel Ángel Conesa.

Dos semanas de periplo por las Ondas para promocionar nuestro Concierto Solidario

El último programa fue en Onda Cero Sierra con parte de los miembros de la Coral Cantoría y los escritores solidarios Claribel Aránega y Enrique Pérez Rioja, que fueron entrevistados por Mónica Rodríguez.

Esta semana hemos estado, también, en el programa radiofónico de Beatriz Pérez Otín, Herrera en COPE Más Madrid  Nuestra presidenta Mar Olayo presenta a los oyentes de la Cadena COPE este concierto solidario.

WhatsApp Image 2019x-01-13 at 15.20.30.jpeg

En Capital Radio volvimos a la Fuga de Alcaraz con Roberto Alcaraz, para hablar del concierto solidario, unos días antes de la Noche de Reyes.

Y como siempre nos recibieron con los brazos abiertos en Click Radio TV. El pasado día 4 de enero en el programa ENERGÍA DE LA BUENA, entrevistaron a Mar y Almudena Olayo junto a Nadia Cristobal, sobre el Concierto benéfico "ANDA SALERO". Marisa Garrido cada día nos acerca a un universo lleno de buenas vibraciones. A través de sus protagonistas, siempre invitados que llenan de buena energía sus estudios, nos adentran en mundos dispares y desconocidos que abren a las mentes ávidas de conocimiento.

WhatsApp Image 2019-01-1a3 at 16.11.07.jpeg

Ir a descargar

concierto-700x275-1-e1545216507174.jpg

La historia del recortable de Cheles en HenBea

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta WEB pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS

IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138

Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector. Registro de la Propiedad Intelectual Nº 43388/2013 © CINCO PALABRAS. Una vez que el autor escribe su relato en ‘comentarios’, autoriza a CINCO PALABRAS a hacer comunicación pública de las obras que voluntariamente publica en nuestra página web: cincoplabras.com

Anuncios

30 comentarios sobre “ESCRIBE TU RELATO DE ENERO (IV): Equipo de @LibertadFm107 ‏”

  1. Dama sinuosa

    Te envuelvo entre mis poderosos brazos
    y tú me dejas que te arrulle en mi sueño,
    mi deliciosa Yemayá, diosa de los mares,
    dueña de la marea oceánica del atlántico.

    Te dejas hacer, mimosa ante mis caricias
    y mis besos, los que acuden con orgullo
    al encuentro de tu boca por inercia de mi pecho.

    Ópera de Poseidón, cántico que me enerva
    y excita, cual imberbe adolescente
    ante su primer beso y encuentro con el sexo.

    Dama sinuosa, deja que te posea,
    no será como la primera vez, pero te prometo
    que no dejaré que duermas antes de haberlo vivido.

  2. Afortunadamente era un sueño, ¡Qué susto! Creía que me encontraba envuelta en una gran marea, que me llevó desde la orilla a alta mar.
    Me desperté sobre saltada y muy mimosa, con necesidad de un fuerte abrazo de mi marido, era un momento en el que era consciente de me tenía que tragar mi orgullo y más después de aquella noche que me había acompañado a la ópera, estando con la gripe.
    Al llegar a casa y una vez en la habitación, se limitó a ponerse el pijama y a ayudarme a terminarme de ponerme las medias para el frío.

  3. CARICIAS SONORAS

    Y sueños con estar
    mecida por la marea
    de un mar de caricias.
    Mimosa y feliz,
    me dejo acariciar por la brisa
    y muestro con orgullo
    que mi mundo sonoro,
    está repleto de arias de ópera
    y zapateados flamencos.
    Te invito a venir y disfrutar conmigo
    de este rincón de versos y caricias.

  4. MAL SUEÑO
    Corrí al dormitorio y entre sollozos me dijo que había tenido un SUEÑO que le daba mucho miedo. Estábamos en la playa, la MAREA nos arrastraba y los niños se burlaban como en el cole. La abracé con mucha ternura. Ella MIMOSA me correspondió con muchos besos. Me dijo que no veían normal que nos abrazáramos en la puerta. Se mofaban porque dijo que su ORGULLO era tener una familia preciosa, como si no fuera normal. Habían jaleado las cosas bonitas que fue contando, y la seño dijo que la clase parecía una mala ÓPERA interpretada por crueles actores.

  5. POR LA MAÑANA

    El SUEÑO no la deja ni abrir los ojos. Le cuesta girarse entre las sábanas, que en cada intento la envuelven agarrándola como una enredadera; si intenta incorporarse se MAREA, ¡ah, y este maldito dolor de cabeza, instalado como un okupa!.
    Entre pestaña y pestaña ve los reflejos del sol que se cuelan a través de los circulitos de la persiana. Se siente MIMOSA pero tiene su ORGULLO: no será ella quien llame primero porque él no tendría que haberse ido.
    En la cocina ruidos de cacharros, luego aparece él, con un desayuno: será la ÓPERA prima de esta historia.

  6. SUEÑO – MAREA – MIMOSA – ORGULLO – OPERA

    No se trataba de un simple SUEÑO. Sabia que había estado en este lugar en algún momento.
    Desde el acantilado, junto a esta bella costa observaba , la MAREA, las olas retiraban o acercaban al agua de mar, a la orilla.
    En la pradera del acantilado, en el borde, crecían MIMOSAS, de color amarillo que destacaban, del verde prado. Era todo tan bonito
    era un gran anuncio del carretera, plasmado en un gran cartel.
    Que ORGULLO, tener frente a mis ojos, esa panorámica, era como un espectáculo de OPERA, todo tan armónico.

  7. Era solo un SUEÑO, pero sentía vivamente como le llevaba esa MAREA, esa multitud que quería abocarle a una vida convencional, que si asumía, le trataría con cariño, sería MIMOSA con esa criatura que había ganado.
    Pero decidió negarse, resistir por puro ORGULLO y en lugar de aceptar el ritmo que le marcaban, escuchó, una y otra vez, esas oberturas de ÓPERA de Rossini que siempre le habían fascinado.

  8. Calma

    No te quisiste despertar, y nos dejaste esperándote. Te pudo el sueño. Ahora estarás de controlador de mareas. Parece que te estoy viendo, riendo casi en espasmos: “Marea del Este, te estás desviando”, y fruncirás el ceño. “Ya te diré cuando has de rolar”. Y la marea, mimosa, te hará arrumacos para que la dejes cambiar a Oeste, pero tu, firme, con el orgullo de un general en jefe, la mantendrás en su sitio.
    Culminaste con éxito tu “ópera prima”, la más difícil, la de vivir y ser querido. La primera la clavaste. Si la segunda no salió mejor fue nuestra culpa.

  9. Sucedido en Granada

    II

    Yo bien creí que era un sueño,
    alguna mala marea
    o ventisco alpujarreño
    que nublome la azotea.

    ¡Que muy mimosa no fue
    mi madre! -habló con orgullo-
    ¡No sé cómo lo aguanté,
    si hasta me llamó capullo!

    Al de la ópera, a Otelo,
    a mí se me parecía,
    y en su derecha, muy fiero,
    un gran alfanje blandía.

    Ahogado en mis desengaños
    -dijo con la voz quebrada-
    vago a la desesperada
    ha más de quinientos años
    por reconquistar Granada.

    Y yo, por quitarle hierro,
    le dije conciliador,
    Boabdil ¡ no te calientes !
    déjalo que ya pasó.

    Continuará…

  10. PERSIGUIENDO UN SUEÑO

    Me nace coser un sueño
    al borde de mi esperanza.
    Lo percibo casi al límite
    entregado a la marea
    que lo aleja seducido.
    No lo atraigo, se me escapa.
    Pudoroso cual mimosa
    se repliega sensitivo,
    si es mi piel que lo acaricia
    sin la fe que me requiere.
    No es orgullo ni desdén;
    es quizá que se resiste
    a mi propia indecisión.
    Me rehago, me refuerzo
    busco empuje en mis adentros.
    Y como parte de una ópera
    canto mi aria en solitario.
    Iré en busca de mi sueño;
    me levanto y doy batalla.
    Ya no hay freno a mi destino.

  11. LÁGRIMAS
    Ella siempre lo ayudó y él se esforzó persiguiendo su sueño.
    Poco acostumbrada, esta noche las luces, el roce de los vestidos y los intensos perfumes le producen un dulce mareo. Se coge de su brazo y, mimosa, apoya la cabeza en su hombro por un momento. Después lo despide con un beso tierno.
    Al final, entre las ovaciones. le resbalan por las mejillas lágrimas de orgullo. Su hijo ha regresado de gira como oboe solista de la ópera.

  12. EL REGALO DE LA MAR
    Cada vez me sucede con más frecuencia. Mi sueño me transporta a una playa desierta, donde la marea arrastra objetos, botellas de plástico y troncos de árboles sobre la arena. Yo camino hacia el borde descalza y una ola me acerca un tronco de mimosa. Lo reconozco a pesar de su desgaste producido por el agua, porque es uno de los árboles que más me gustan. Lo recibo, en mi sueño, con mucho orgullo, como un regalo que la mar me ofrece junto con su rumor que suena celestial a ópera de Haendel y me siento feliz. Luego despierto.

  13. El agua de mar lavó la cabeza de Clara
    bajo las habilidosas manos de su abuela
    mientras la espuma de fuerte olor a salitre
    era un sueño en la sofocante tarde del estío
    y la marea se llevó la espuma mar adentro
    mientras la mimosa suavidad de las esponjas
    acarició la piel de la muchacha
    con el orgullo del buen hacer de las abuelas
    que quieren a sus descendientes
    bajo los cantos de las voces
    de una diva de ópera
    al fondo de la colina
    en un viejo tocadiscos de cuerda.

  14. DE MÚSICA

    De música, un mar entero
    era mi mejor sueño,
    un caudal inmenso
    de blancas y corcheas,
    en los cuatro tiempos
    de la redonda
    subía a mi cerebro la marea
    y mimosa la cadera,
    de música iniciaba
    un baile sin instrumentos,
    ni de cuerda ni de viento.

    De música era mi sueño
    y con orgullo lo cuento,
    de danza acariciadora
    por fuera,fuego por dentro,
    música era sentirte,
    música tu contoneo,
    mi sueño ópera prima,
    de música fueron tus besos.
    De música ha sido el ayer,
    hoy, mi sueño es el silencio.

  15. Anhelar

    Candela insiste, entre bostezos:
    – ¿Vas a trabajar hoy? ¡Vayamos a la playa!
    -¡No es igual tener sueño que despertarse soñando! (bromea su madre).
    Ella sabe que quien anhela, construye, se acerca. Por eso cuando baje la marea de su angustia -por aquellos deseos que se niegan o se escapan- encontrará en la orilla el milagro misterioso de la calma.
    Mientras, espera…
    Como una planta mimosa en el balcón, aguardando en silencio la caricia del viento…
    O el incontenible orgullo de un maestro viendo cómo van creciendo sus alumnos…
    O la primera ópera, con su abrazo melodioso e impaciente.

  16. DIVA

    No puede conciliar el sueño. Los pensamientos vienen y van arrastrados por la marea que la agita por dentro. Se imagina cómo podrá decírselo a papá. Sabe que no será fácil hacerle cambiar de opinión, pero lo intentará. Solo desea que no se oponga, que la comprenda y la apoye en su decisión.

    Cree que lo mejor será acercarse a él con actitud mimosa. Cuando lo haya desarmado con abrazos y besos, le contará por qué no desea proseguir sus estudios de Derecho.

    Dejando a un lado su orgullo, él se emocionará al verla tan feliz cantando su primera ópera.

  17. Ya seamos grandes, pequeños, de diferente color de piel, diferente religión, todos, y digo todos, tenemos un SUEÑO que queremos realizar, y aunque a veces lo veamos como la MAREA que viene y que va, intentamos que se haga realidad.
    Pero mientras tanto nos conformamos con una caricia MIMOSA de alguien querido, alguien de quién podemos decir con ORGULLO que nos quiere de forma desinteresada, esa persona con la que digitar la vida, un cine, un trato, ir a la ÓPERA, en fin, maneras de seguir un poquito más feliz día a día.

  18. Ya seamos grandes, pequeños, de diferente color de piel, diferente religión, todos, y digo todos, tenemos un SUEÑO que queremos realizar, y aunque a veces lo veamos como la MAREA que viene y que va, intentamos que se haga realidad.
    Pero mientras tanto nos conformamos con una caricia MIMOSA de alguien querido, alguien de quién podemos decir con ORGULLO que nos quiere de forma desinteresada, esa persona con la que disfrutar la vida, un cine, un teatro, ir a la ÓPERA, en fin, maneras de seguir un poquito más feliz día a día.

  19. Habrá sido por el cansancio ó por la fiebre, pero acabo de despertar de un extraño Sueño: camino por un olivar interminable, las hojas se mueven en la lejanía como una verde Marea, solo destaca en el paisaje con un amarillo intenso una gran Mimosa en floración, a su sombra, un anciano que lleno de Orgullo canta Opera, me da la bienvenida, ¡Al Purgatorio! Me an condenado a saldar cuentas vareando olivos
    Si esto es así ¿Como es el infierno?pregunto.
    Sonríe, básicamente igual pero con viento.

  20. Una ovación interminable galopaba en su sueño tras la reverencia final. La exaltada marea humana desprendía su atronador aplauso vencida a la infinita calidad de su voz, una fuerza invisible que flotaba imperial ante la multitud. Se sintió como una mimosa sobre el cemento, con el orgullo recorriendo sus venas tras su última exhibición de ópera. El sonido de las monedas en el bote lo despertó. Miró el dinero de manera conformista mientras los viandantes de la plaza volvían a sus asuntos. Parecía que esta vez tendría para comer y un trago.

  21. UNA FURTIVA LÁGRIMA

    María, desde pequeña, había tenido un sueño: ser una gran diva del “bel canto”, pero por circunstancias de la vida no había sido posible. Por ello, cuando le propusieron participar en aquel recital de arias, le invadió una marea de sentimientos.
    Al fin llegó el día tan deseado. Se puso su mejor vestido, el estampado con flores de mimosa. Se subió al escenario con muchísimo orgullo. Al instante, se escucharon los primeros compases del aria “Una furtiva lágrima”, de la ópera de Donizetti. Cuando el tenor empezó a cantar, María, emocionada, comenzó a interpretarla con el lenguaje de signos.

  22. Efecto terapéutico
    Las horas de la noche se fueron al ritmo de siempre, pero no le dio tiempo a finalizar su SUEÑO. Se levantó con la MAREA encrespada, golpeando con sus olas la costa de su recuerdo y borró todo cuanto había soñado.
    Desencantada, comenzó su jornada, observando a los pacientes monitorizados: Le llamó la atención uno que se acercó a tocar una MIMOSA que encogió sus hojas al sentir el roce. Enfadado la increpó: «cuanto ORGULLO tienes, así no llegarás a ninguna parte».
    Asombrada anotó en su bitácora el resultado positivo de la planta y se fue a la ÓPERA.

  23. A la madre desdentada le vence el sueño. Mecida por la marea y relajada, el peso de los años cae sobre sus párpados. Se deja arrullar, mimosa, por su marido leal. Envuelta en una gruesa manta de cuadros, cabecea sobre la tumbona. Antes de sumirse por completo en la oscuridad, recuerda con orgullo la primera vez que fueron juntos a ver a su hijo a la ópera. Qué inmenso placer, qué felicidad. Con la sutil estela que deja el aroma del deber cumplido, se deja llevar tranquila sin oponer resistencia.

  24. MÁS QUE UN SUEÑO

    Era una obsesión, más que un SUEÑO. Sería mi primera vez.
    En el momento oportuno me mezclé con la MAREA de personas que ansiaban el comienzo de la obra.
    De repente una voz a mi espalda me sugirió que lo acompañara.
    Mientras me conducía a la salida pensé, que si me insinuaba un tanto MIMOSA, él cambiaría de opinión.
    Pero no fue así, y con mucho ORGULLO me alejé unos metros.
    Llena de furia y resentimiento me colé por otra puerta, logrando llegar hasta los camerinos.
    No escapé de la llamas, pero soy feliz…no me pierdo ninguna representación de ÓPERA…

  25. Aquel día de verano hacía un calor sofocante, tanto que decidí ir en metro. Estaba agotada y creo que me dormí profundamente unos minutos. Tuve hasta un SUEÑO, rarísimo, por cierto, pero eso no viene a cuento. De repente, me despierta una fragancia dulzona, espesa, que me MAREA, me recuerda a la flor de la MIMOSA que tenía mi abuela en su patio. Abro los ojos y me encuentro a mi lado a una señora muy elegante que le comentaba a su amiga con ORGULLO dónde había comprado el perfume. Menos mal que anunciaron mi parada, “próxima estación: OPERA”…

  26. Desperté de un largo sueño, el principal elemento: el mar. Tanto querer dar ese paseo de tarde por la playa y ver la marea junto a la puesta del sol y así despejar mi dolor de tu traición. Mi sorpresa fue encontrarte tan mimosa tirada en la arena, tu piel dorada por los rayos y sonrisa dominante que hizo perdiera el orgullo. Nos entrelazamos sin palabras, nos besamos y todo ocurrió en el acto. Recostados vimos las estrellas como una improvisada opera sin actores, solo luces y la magia del amor. Te perdono!

  27. Después de todo lo que había supuesto el horror, le llegó el sueño. Al estremecedor silencio le sucedieron espasmódicos alaridos que le llegaban a sus oídos como una marea más amenazadora que cuando Luisa se ponía mimosa con él. Después todo fue de nuevo una mortificante resignación y sintió con orgullo que le aliviaba el pensar en la promiscuidad que durante los primeros días le proporcionaron un miedo inalterable que se fue modificando en una diabólica curiosidad por conocer y tener relaciones con mujeres cada vez más jóvenes. Desde que estaba asistiendo a esta ópera, le dominaba un pesar disparatado.

  28. Los pecados capitales
    LAXUS (Parte VII)

    La arrastró del pelo hacia la cama. Como si de un mal sueño se tratara, cerró los ojos sumida en una marea de pensamientos inconexos, rotos por aquella incomprensible violencia Mientras le arrancaba la ropa, pensó en la mirada mimosa de su perrita, comprendiendo que si se resistía, él se excitaría más por su maldito orgullo y deseo de posesión.
    Comenzó entonces a tararear su opera favorita. Él, desconcertado, la observó y salió de la habitación. 
    A medida que relataba los hechos al oficial, no podía borrar de su mente el crucifijo que hundió en su estómago cuando regresó.  
     

Escribe tu relato