ESCRIBE TU RELATO DE ENERO (V): CAÑIZARES

WhatsApp Image 2017-01-29 at 11.45.37.jpeg
Juan M.Cañizares

Quinta Semana: Esta semana nos ofrece sus Cinco Palabras Juan Manuel Cañizares, uno de los guitarristas más importates de nuestra querida España. Su guitarra de flamenco y su nuevo flamenco se han convertido en un referente mundial. Este músico catalán ha recibido el Premio Nacional de Guitarra y el Premio de la Música al Mejor Intérprete de Música Clásica.

Niñez
Luz
Mar
Camino
Mirada

Cañizares coincidió con Mar Olayo volviendo de dar un concierto en Japón. Precisamente a  lo largo de las dos últimas décadas ha viajado dado conciertos en Japón, Estados Unidos y numerosas ciudades europeas y colaborando en distintos proyectos artísticos y musicales.

En 2011, Cañizares interpretó el Concierto de Aranjuez bajo la dirección de Sir Simon Rattle con la Orquesta Filarmónica de Berlín en su Concierto Europeo celebrado en el Teatro Real de Madrid, España. Ha participado como guitarrista principal en la película Jota de Saura (2016) interpretando la Jota de Tárrega.

Cañizares en 1987 entró a formar parte del grupo de Paco de Lucía, en donde permaneció diez años y actuó en muchos países. Igualmente participó en la grabación del disco de Paco de Lucía Concierto de Aranjuez. Cañizares ha colaborado en un gran número de grabaciones y ha editado seis discos como solista.

Este mes dedicamos la causa a África Sol Safaris en Johannesburgo que ayuda a niños huérfanos de la favela de Kosmos (NPO) en Hartbeespoort.

AfricaSolSafaris_logo.png

Los escritores solidarios de CINCO PALABRAS siguen las siguientes reglas:

No se cambiará género ni número de las palabras propuestas. No se modificará la posición de las mismas.

El relato tendrá una extensión de máximo 100 palabras.(*)

(*) Escribe el relato en esta PÁGINA pinchando DEJA UN COMENTARIO (aparecerán publicados una vez sean aprobados por nuestro equipo de edición) – Al final del mes se recopilarán todos los relatos en un volumen editado en PDF, que se podrá adquirir por un donativo de 5€, destinado a cada causa del mes. Colabora con nosotros y nuestras causas.

Además, puedes colaborar  para que siga creciendo el proyecto CINCO PALABRAS mediante un donativo realizando una transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Asociación de Escritores Solidarios:

ING DIRECT

Titular: CINCO PALABRAS
IBAN: ES60 1465 0100 9219 0019 2138
Código BIC/SWIFT: INGDESMMXXX

NOTA: CINCO PALABRAS se reserva el derecho de la publicación de los relatos. Se eliminarán relatos ofensivos o insultantes hacia cualquier país, pueblo, animal o personal que puedan herir la sensibilidad del lector.

Anuncios

30 pensamientos en “ESCRIBE TU RELATO DE ENERO (V): CAÑIZARES”

  1. El amor no muere jamás

    ¿Cómo me dejé convencer? Me preguntaba mientras corría como un imberbe a esconderme. ¡Estaba loco! ¿a mi edad? Corrí, pensando en esa locura, como en mi Niñez, cuando jugaba, de chiquillo, con Luz, Mar, José. Hasta creí reconocer el Camino por el que corría, un sendero que llevaba “a nuestro castillo”, un árbol grandioso y centenario donde teníamos nuestro “cuartel de juegos”. No, no estaba el árbol, en su lugar una brillante lápida con una inscripción que decía:
    Mar, mi querida y adorada Mar… siempre llevaré en mi corazón tu dulce Mirada. ¡Te amo!
    Marcos. ⃰ 28/04/47 ―19/09/61 ⃰

    Me gusta

  2. Que buenos recuerdos guardo de mi NIÑEZ en una casa llena de LUZ, me asomaba a la ventana y veía el MAR, solo había que recorrer el CAMINO con la MIRADA y casi podía meter los pies en el agua. He vuelto, con MIRADA de adulto y mis hijos de la mano. Juntos hemos recorrido el CAMINO que separa el MAR, infinito y azul, de mi casa y de aquella ventana por la que aun entra la LUZ y conserva intactos los recuerdos de mi NIÑEZ

    Me gusta

  3. Que lejos que me queda mi niñez ….cuando echo la vista atrás solo puedo ver los buenos momentos vividos gracias a la generosidad de los padres que la vida me ha regalado. Han sido y son uva luz permanente en mi vida.
    Recuerdo la primera vez que mi padre me llevo al mar y me enseño a nadar. A fecha de hoy cuando aún me sumerjo en el agua tengo estas enseñanzas muy presentes .
    Siempre son mi camino , mi referente a seguir….
    … sigo echando la mirada atrás y sigo viendoles a mi lado ayudandome a no desfallecer, ayudandome a mostrar mi lado positivo , ayudandome a ser valiente y a seguir luchando.
    Lo sé. Son mi debilidad y se me nota

    Me gusta

  4. CELOS

    No tuvo niñez, desde que murió papá y mamá tenía que trabajar, él todos los días cuando regresaba del colegio tenía que cuidar del odioso nene, mientras con rabia escuchaba desde la ventana como sus amigos apuraban la última luz del día jugando alrededor del faro y como el mar rompía con furia contra el acantilado. Mamá le tenía prohibido acercarse allí.
    Aquella tarde cuando su madre lo vio, solo, volver por el camino del faro y ante su insistencia de donde estaba el pequeño, él, con la mirada perdida y dibujando una tenue sonrisa, solo acertó a decirle –“el nene quería volar como una gaviota y yo le he dado un empujoncito”.

    Me gusta

  5. En aquella tarde, en la que me perdí en tus ojos, aquellos sueños que desde mi niñez atesoraba, desaparecieron.
    Cegada su mente, deslumbrado su corazón, anegado su cuerpo en un mar de sentimientos, dejó de luchar e inició el camino que se le antojaba incierto y emocionante a la vez.
    Juntos, de la mano del amor más sincero, iniciaron la senda que les llevaría a la pasión, el aprendizaje, pues basto tan solo una mirada para que dos corazones solitarios se fundieran en una sola alma.

    Me gusta

  6. Al mirarse se asustó, nada que ver con lo que sentía. Las lagunas de su memoria la llevaban a su niñez, muy feliz. Pero tras aquel espejo veía una cara llena de arrugas marcadas por el dolor, así lo sentía, aunque no lo recordaba. Al sentir el calor de la luz que entraba por la ventana, la tranquilizaba, se alegraba de saber que ese sonido que escuchaba era el mar, lo recordaba, hoy encabritado por la melodía que tocaba. Sabía que su camino había llegado a su fin, y feliz, no mas oscuridad, así lo reflejaba en su mirada

    Me gusta

  7. Desnortada
    La noche atronadora, el portazo, la figura errática acercándose, le anunció el final de su niñez, aunque en ese momento no lo sabía.
    No tenía paño con el que secar sus ojos cegados por una luz imaginaria, e inexistente. ¡Si su madre fuera otra!
    Abandonó el inconfortable lecho, y caminó triste y desnortada. El mar era la frontera que necesitaba cruzar. Se adentraba sin pensar, no sentía el agua heladora que poco a poco la cobijaba.
    Desde la atalaya, el socorrista la divisó y fue a socorrerla. «Tienes otro camino» — le dijo con mirada caritativa, cuando escuchó su historia

    Me gusta

  8. Me viene a la memoria aquella niñez, una época donde y como cualquier persona empecé a encender mi propia luz. Una luz que con el paso del tiempo, tomaría el brillo suficiente para iluminarme cual faro ilumina en las noches cerradas en un inmenso mar, en el que se puede encontrar un nuevo camino.
    Una mirada, que en ocasiones se pierde en el horizonte, puede ser que ayude a mi interior a descubrir, de nuevo, aquel valor de las pequeñas cosas con las que se protegía de la oscuridad de la habitación en los días de una noche completamente cerrada

    Me gusta

  9. Acertijo 29

    Altanero, petulante,
    vanidoso y bravucón.
    En el canto campeón,
    mantiene más de una amante
    sin pagar manutención.

    Nos dice la Biología
    que es macho y no tiene pene.
    Una corta niñez tiene.
    Solo, en el mar, se ahogaría.

    En su camino, sin duda,
    el hombre siempre se cruza
    para calmar su gazuza,
    y esta es la verdad desnuda.

    Es viveza su mirada
    y un primor su vestidura.
    Así lo creó Natura,
    ¡Que no necesita un Prada
    que realce su figura!

    Adivina adivinó:
    Le gusta comer de todo,
    menos salado, eso no.

    Me gusta

    1. Acertijo 29: si no me equivoco también suele despertarnos por la mañana cuando estamos en la casa del pueblo.
      A veces su kikirikí es un infierno.

      Me gusta

  10. Cierro los ojos para volver.
    Y vuelvo a mi niñez.
    Vuelvo a encontrarme con su luz,su mar en calma y su arena blanca.
    Cierro los ojos para recorrer el camino con pies pequeños,con pies de niño.
    Y cierro los ojos y vuelvo a ver tu mirada tocando la arena blanca.

    Me gusta

  11. MatíasXXII

    – Has violado la niñez de Adela- mascullaba Matías dirigiéndose a la cocina- Crees ser su luz y sólo conseguirás ahogarla en una mar de frustración. No queremos tomar tu camino. No soportaremos más tu mirada de suficiencia. Eres un instrumento en manos del Consejo. Tu no estás en la cúspide de la pirámide. Eres un peón, sólo eso. Nos quieres anular porque no soportas nuestra individualidad. No nos convertirás en autómatas sin sentimientos, como tú. Nunca nos llevarás contigo- terminó Matías en un grito-
    – Adela ya está allí- y Morina apareció en la oscuridad del pasillo.

    Me gusta

  12. En mi niñez un mago de la luz viajaba de pueblo en pueblo mostrando en un carromato una gran pecera llena de agua de mar. Por la noche y con una linterna dirigía un haz de luz sobre el recipiente de cristal. Los lugareños le rodeábamos asombrados pues en medio de la oscuridad y tras apagar la linterna el agua brillaba como un cielo estrellado y los peces bailaban al compás de una melodía interpretada con una armónica. Tras recolectar unas monedas retomaba su camino y nuestra mirada le seguía atónita. Era un tiempo donde la magia ocupaba cualquier espacio.

    Me gusta

  13. Inmisericordes, destruyeron mi niñez.
    Me mantenían atado y desatendido aunque desconozco si hubo maldad o ignorancia.
    Yo llevaba la cuenta de mis días gracias a la luz que se colaba a través de un agujero practicado en el maderamen y nunca lo vi, pero sentía la cercanía del mar por el olor a salitre y el ruido de las olas rompiendo contra el embarcadero.
    Un día escuché unos pasos aproximarse por el camino. No supe identificarlos, eran los de un extraño y cuando sorprendí sus ojos atisbando por la grieta intuí que aquella sería la mirada que inaugurara mi libertad.

    Me gusta

  14. Hace ya algún tiempo aterrizaste en mi vida. Tu vitalidad e inagotable optimismo me devolvieron las ganas de vivir y me proporcionaron alas para volar.
    Junto a ti, alivié mi dolor en el bálsamo de la niñez al refugiarme en la cálida luz de tu aparente ingenuidad.
    Como un barco a la deriva naufragaba en el mar de la desilusión y tú, incansable me devolvías al camino de la esperanza pues tus ojos eran mi faro y mi destino tu mirada.
    Ahora eres tú quien nada en la oscuridad, déjame ser tu guía y juntos de nuevo encontraremos la salida.

    Me gusta

  15. ANÓNIMOS

    Quería que su hijo tuviese una niñez feliz. Pensó que podía encontrar una vida digna, la luz que necesitaba, al otro lado del mar. Anduvieron el peligroso camino hasta llegar a aquella playa donde podrían embarcar.
    Compraron un lugar en aquella desvencijada barca, donde se hacinaban como ganado vidas hambrientas necesitadas de una oportunidad.
    Imposible superar la terrible tormenta que les sorprendió en alta mar, dejando destrozados sus sueños en mil pedazos flotando a la deriva. No se escuchaban gritos, solo el silencio.
    Al amanecer, yacen con la mirada inerte sobre la arena. Vidas anónimas truncadas que el mar arroja.

    Me gusta

  16. No se sabe, por que, en su corta NIÑEZ, fue abandonado.
    Sin LUZ, no le gustaba dormir. Pero llego a su pubertad, supero, lo que tanto le aterraba. Fue, un buen estudiante. Se graduó como piloto. Para volar y sentir la LIBERTAD. Cruzaba el MAR, de isla a isla de CAMINO a su hogar. Una MIRADA al horizonte, para amerizar junto al puerto. Allí le esperaba, la familia que mas amaba.

    Me gusta

  17. INFANCIA ROBADA

    Son sus ojos
    de triste de mirada,
    los de un niño
    al que robaron su infancia.

    Olvidada su niñez
    apenas puede ya recordar;
    esa luz que una vez,
    iluminó sus sueños.

    Sintiendo el mar entre
    espumas de sal y torbellinos.
    Olas bravas golpean sin piedad
    sus altos muros.

    Esos que levanta el miedo
    para no recordar,
    lo que un niño jamás,
    debería soportar.

    Que el camino
    que torció el destino, duele.

    Y duele tanto
    que una inocente mirada,
    despierta monstruos
    y dolores escondidos.

    Me gusta

  18. SIN PERMISO

    Habitando en el tiempo
    de la edad madura,
    perdura la niñez
    nunca olvidada,
    y, ebria de luz,
    también de sombras,
    caminando
    con la negatividad acribillada
    y los abismos
    reduciendo dimensiones,
    navego en un mar
    a veces calmo,
    a veces traidor,
    a veces empeñado
    en la batalla.
    Vida es el camino
    por caminar, aunque sea
    a trompicones, acechando
    siempre,el miedo.
    Arma traidora que
    sin permiso acecha
    pero, me defiendo a muerte
    con la vida, si hace falta.

    Me gusta

  19. Desde su niñez había tenido que soportar la envidia de sus amigos, la manipulación de quien intentaba apagar la luz de su sonrisa, directa del corazón, y los insultos de aquellos cuya admiración por ella le hacían temerla.
    Caminando al borde de su mar en calma, sus pensamientos recorrieron el camino de su vida. Cerró los ojos y recordó la mirada de cada una de aquellas personas. Sin abrirlos, decidió que las olas la guiarán.

    Me gusta

  20. Sentada en aquella vieja estación, Lucía daba un repaso a toda su vida. Levaba demasiado tiempo fuera y ahora volvía a su pueblo. No sabía a quién se iba a encontrar. Sólo tenía recuerdos de su niñez y de esa luz tan especial que les envolvía al estar a la orilla del mar.
    Había sido muy duro tener que emigrar tan joven, y, aunque siempre la acompañó el recuerdo de ese camino, en el que se encontró por última vez con la triste mirada de sus padres, podría decirse que tuvo una vida feliz.

    Me gusta

  21. Estaba haciendo la maleta y los recuerdos afloraban en su mente. Había sido muy feliz en su niñez; creció en un entorno envidiable con unos padres que la adoraban y un grupo de amigos con los que corrió mil y una aventuras imaginarias. Recordó los paseos por la arena de la playa, cuando caía la tarde y al anochecer la luna reflejaba su luz en la superficie del mar, lanzando destellos de plata. Una encrucijada en su vida la hizo tomar un camino equivocado y sin pensarlo dos veces, cerró su maleta decidida a cambiar su rumbo, sin tan siquiera echar una mirada hacia todo lo que dejaba.

    Me gusta

  22. Cheles había notado que su niñez estaba siendo más larga de lo normal. Por más que pasaba el tiempo no acababa de ver la luz al final de este túnel que para ella era la puericia. Mar se preocupaba e intentaba darle una explicación de porqué no llegaba su fase adulta.
    –Tranquila Cheles, le dijo. El camino que hay que recorrer durante la infancia es largo pero es el mejor de la vida de una persona. Cuando seas mayor desearás volver a ser pequeña. ¡Ya verás!
    -¡Ya!, Cheles bajo la mirada y torció el gesto. ¡No quieres cambiar mi viñeta!

    Me gusta

  23. Si pudiera preguntar a mi NIÑEZ¡…por esos momentos que el tiempo nubló en mi memoria y qué probablemente darían LUZ a esta encrucijada que me sumerge día tras día en un MAR de dudas, me atormenta y se desborda en el CAMINO húmedo de mi MIRADA¡¡.

    Me gusta

  24. Raras veces hablaba de su niñez, pero cuando lo hacía, un destello de luz se escapaba de sus ojos nublados por las cataratas. Hoy en la playa, mientras contemplaba el mar, el abuelo retomó el camino poco transitado de su infancia. Sorprendida, lo escuché con ávida curiosidad, sin hacerle preguntas para no romper la singularidad del momento. Creo que había sido tan feliz de niño que sus recuerdos, aunque gratos, se tornaban nostálgicos y dolorosos al evocarlos. Podía ver estos sentimientos reflejados en su mirada, la mirada ausente del emigrante que sabe que no volverá a ver su tierra.

    Me gusta

  25. Para M. J. Berlanga:

    Quisiera regalarte el amor de los días solitarios, cuando en mi niñez anhelaba tenerte.
    Luz tenue y pausada, escondes el calor del mundo en tu pecho.
    Amada mía.
    Voz de terciopelo,
    me alcanzas como el mar a la arena. Y dejas mi alma marcada,
    a fuego y ternura.
    Me asomo a mil caminos que confluyen en ti. Tu risa dulce y sensual, y esa mirada que desarma, son mi norte cuando me pierdo.
    No dejar de cuidarte, ni de buscar en tu abrazo lo que mi boca no dice. Quererte es mi suerte, tenerte, mi vida.

    Me gusta

  26. “Tan lejos, tan cerca”

    De pelo sucio,
    las ropas viejas,
    las manos rudas
    de llagas llenas.

    Niñez forjada
    de luz y niebla
    de guerra y fuego,
    cruda condena.

    Huye que huye,
    sueña que sueña,
    mar de nostalgia,
    camino y piedras.

    Nada que nada,
    corre que vuela,
    ríos y mares,
    riscos, fronteras;

    Playas de sangre,
    aguas siniestras,
    balsas que se hunden,
    muerte y ausencia.

    Caen uno a uno,
    caen por docenas,
    dejando un rastro,
    de llanto y pena.

    De pelo sucio,
    las ropas viejas,
    las manos rudas
    de llagas llenas.

    Una mirada,
    una promesa,
    tan tan lejos,
    tan tan cerca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s